Dolorosa decisión




SEÑOR DIRECTOR

La reciente decisión del Consejo de Monumentos de trasladar los restos del soldado desconocido, de los pies del ex Monumento al General Baquedano, ha sido la solución clásica de la venta del sofá de don Otto. Sin embargo, debo decir que comparto con dolor la misma y la entiendo, no es el rol del CMN dar tranquilidad a una parte tan importante de la ciudad sino que velar por el patrimonio.

Es penoso que este hombre que luchó por nuestro país haya dejado su lugar en medio de la noche, en la soledad y evitando a la banda de orcos que lo habrían agredido aun en su féretro, lo que es un signo de estos tiempos de incultura. La reflexión que viene es, ¿qué sucederá con el monumento de Baquedano?, ¿dónde se instalará? o ¿simplemente quedará guardado como ha sucedido en otros casos para que nos olvidemos de él y se pierda?

¿Qué pasará con otros monumentos que, en el futuro, a estas hordas sin educación se les atraviesen y quieran sacarlos?, ¿seguirá en la lista Pedro de Valdivia, Diego de Almagro, Portales, Alessandri o Frei?

¿Qué vamos a hacer ante esa situación?, ¿un parque de monumentos olvidados? Espero por el bien de nuestro Chile que no nos mantengamos impávidos frente a estas acciones y reaccionemos en defensa de nuestra historia que es la que nos proyecta al futuro.

Baquedano y el soldado desconocido merecen nuestro respeto y un lugar de honor en la ciudad. Ese debe ser nuestro compromiso.

Óscar Acuña Poblete

Abogado

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.