El próximo paso de TikTok: convertirse en una superapp

La plataforma de la empresa china ByteDance, que ya ha incursionado en áreas como el metaverso, busca sumarse a una de las tendencias que ha ido al alza en los últimos y que debiera crecer en los últimos meses. Incluso Elon Musk, ahora propietario de Twitter, ha dicho que la adquisición de la empresa es uno de los primeros pasos para dar el salto hacia las "superaplicaciones".


Hoy día todo está en la red. Pero así como todo queda en internet, es necesario también poder acceder rápidamente a esta información. Las aplicaciones facilitan ese proceso, ya que llevan años siendo el principal puente para diversas plataformas: tiendas departamentales, redes sociales, organizaciones públicas en proceso de digitalización o supermercados las usan. Pero el gran problema, al menos para algunas de las firmas más grandes, es que muchas veces los usuarios deben salir de las apps para recurrir a otro tipo de servicios.

Las superapps buscan ser una solución a eso, y por eso se han mantenido en el último tiempo en el ojo público. Fue el mismo Elon Musk quien, de acuerdo con declaraciones de trabajadores de Twitter previas a su llegada a la compañía, comentó que quería convertir a la red social en una herramienta de este tipo. Tiempo después, él mismo publicó en sus redes que la empresa era su primer paso para crear la “Aplicación de todo”. Y si bien él acuñó su propio concepto, apunta directamente a una plataforma de este tipo. TikTok, incluso, daría el gran salto a esta modalidad próximamente. Pero, ¿Qué es una superapp?

Para comprender este tipo de plataformas tomaremos el ejemplo de Twitter. Hoy en día la red social del pájaro azul es una herramienta de miroblogging. Los usuarios pueden subir comentarios, videos, noticias, pero se queda solo en la generación de contenido. Un paso más adelante —que es lo que habría explicitado Musk— sería que pudiesen hacerse las compras de la semana en la aplicación, o que tuviera juegos incorporados para que los cibernautas pasaran menos tiempo fuera de ella. La consultora Gartner, por ejemplo, las ha calificado como una navaja suiza. Un todo en uno.

En el caso de Facebook, si es que alguno recuerda cuando era más común utilizar la versión de escritorio, podría haberse convertido en una superapp manteniendo los distintos videojuegos que antes tenía. Eso, sumado al marketplace más desarrollado y su aplicación Messenger, podrían haberla impulsado aún más. Otro ejemplo, y que podría verse en el corto plazo, es el de Netflix, que incluyó hace unos años un sistema básico de juegos en su app, pero que ahora pretende expandir con una modalidad de cloud gaming. Y es también lo que tendría entre manos ByteDance, la firma china dueña de TikTok, para incluir en una nueva pestaña.

Elon Musk dijo que adquirir Twitter es uno de los pasos hacia "X", su "aplicación de todo" que podría ser el futuro de la plataforma, con nuevas alternativas que entregarían más experiencias a los usuarios.

Según un reporte realizado por el Financial Times, la marca oriental llevaría mucho tiempo desarrollando una modalidad de videojuegos incluidos al interior de la plataforma, que debutaría en el tiempo próximo. De esa forma, a pesar de que los usuarios ingresen netamente a consumir videos y que inviertan muchas horas del día en eso, no tendrían que salir de ella para entretenerse en otras cosas.

En los últimos días, la plataforma de ByteDance añadió también la pestaña TikTok Now, que replica lo que hace la red social BeReal. En esta, los usuarios deben subir un contenido en ese preciso momento y lo mismo harán sus seguidores. Cada uno podrá ver los TikTok Now del otro solo cuando hayan publicado el suyo. Además de la sección dentro de la misma app, cuenta con su propia plataforma que puede descargarse en iOS y Android.

La competencia ya comenzó, y el verdadero objetivo es ver cuál es capaz de quedarse con la mayor atención de sus usuarios.

Las plataformas ya existentes en el mercado

El concepto lleva un buen tiempo en la industria, principalmente en países asiáticos. Incluso, para algunos occidentales, llega a ser extraño cuando, por ejemplo, al realizar alguna compra o pago de forma digital o contactless, la transacción se solicite a través de WeChat o AliPay. Y es que ya existen diversas de estas herramientas en otros países, pero son soluciones aún no masificadas en estas latitudes.

WeChat es la superapp más conocida del Asia, particularmente utilizada en China. Es este el modelo de plataforma el que Musk ha esbozado de su proyecto de “X”, la aplicación de todo. Esta permite pagar algunos transportes en ese país, realizar transferencias de dinero, pagos en distintos comercios, compras en línea, ampliar el círculo de amistades y enviar mensajes, entre otras tantas posibilidades.

Hubo un tiempo, de hecho, en que en Chile intentó potenciarse su uso. Al mismo tiempo que LINE comenzaba su masificación, algunos usuarios locales daban inicio a su proyección en el país. Con el tiempo eso fue ralentizándose, hasta que finalmente hoy son pocos los usuarios activos a nivel nacional. Pero, a pesar de eso, sigue siendo el ejemplo para algunos.

En China, WeChat acumula servicios que tienen otras plataformas y que el gobierno de ese país ha censurado, como Facebook, Whatsapp, Instagram o Twitter.

Es tal el modelo a seguir —más allá de Musk— que incluso hay quienes que afirman que WhatsApp, más allá de las coincidencias (ambas son principalmente plataformas de mensajería y tienen el mismo color de logo) estaría cada vez más similar a la herramienta china.

En el caso concreto de WeChat, parte de su configuración responde a la censura que recibieron las plataformas de Meta —Facebook, Instagram, WhatsApp— por parte del gobierno de ese país, así como también Twitter. Entonces, la superapp, desarrollada por Tencent, se decidió a responder a todas esas necesidades.

Grab, aunque a algunos les cuente comprenderla como tal, es también una superaplicación. La herramienta singapurense nació hace algunos años años como un servicio de taxi —de hecho, su nombre inicial era “My Teksi”—, pero se fue expandiendo. Comenzó a formar flotas, como si de Uber o Cabify se tratara; luego pasó a servicios más específicos de transporte de grupos grandes de gente o incluso para familias. En 2018 se fusionó en operaciones en el sudeste asático con Uber, pasó a tomar mando de la línea de Uber Eats y eso los llevó al delivery de alimento.

Grab es una superapp singapurense que comenzó con el servicio de transporte, pero que ahora suma hasta arriendo de vehículos y despacho de comida.

Un año antes de eso, en 2017, comenzaron a construir su camino de servicios financieros e iniciaron los servicios de pago digital a comercios, para luego seguir hacia los servicios de seguro y financiamiento. Sumaron servicios de scooter, de arriendo de automóvil, de compras de supermercados, servicios de video y de despacho de artículos o mensajería. Actualmente es una de las firmas que más crece en la región. Todo en una sola plataforma.

En cuanto a Gojek, una plataforma de Indonesia, sigue un ejemplo similar al de Grab: es una app que surgió como servicio de mensajería y servicios de transporte “a dos ruedas”. Con el tiempo, la firma comenzó a crecer, se estableció como un player duro en su zona y uno de los más fuertes en el sudeste asiático. Ahora es una herramienta multiservicio, pero dadas las eventualidades de los últimos años por la pandemia ha tenido que detener su crecimiento.

De hecho, desde antes del inicio de la pandemia global, habían iniciado en el cese de algunas de sus operaciones. Servicios de lavandería, de vida diaria, de reparación a domilio o de belleza ya tenían orden de cancelación, mientras que otras opciones de aseo del hogar “on-demand” y de masaje decrecieron en su demanda.

Gojek acumula servicios de transporte, de streaming y de víveres, entre otras. Es competencia de Grab, pero ha tenido que cancelar algunas de sus prestaciones.

Más allá del éxito o cómo le impactó la emergencia sanitaria, la plataforma hoy se mantiene y, al menos según indican en su sitio web, buscan aún crecer y mantenerse en el rubro de las superaplicaciones. Mantienen servicios de pago con una billetera digital, gestión de cuentas y BNPL, entre otras. También sus servicios de streaming, de transporte de pasajeros, de envío de documentos, de mudanza, de compra de alimentos, medicamentos, y más. Nuevamente, todo en una misma aplicación que es competencia de Grab.

Los gigantes chinos siempre están unos cuantos pasos por delante. AliBabá, la mente maestra detrás de AliExpress, tiene también su herramienta AliPay. Si bien dentro del mismo e-commerce se puede pagar a través de este servicio, esta sí es una aplicación aparte. Inició como un generador de códigos QR para que los usuarios pudieran pagar a través de sus teléfonos en locales comerciales, internet o máquinas expendedoras. Pero ahora ha crecido, particularmente en su país de origen.

En China, la superaplicación se puede utilizar con diferentes servicios de bicicleta, se puede recargar saldo en el teléfono y comprar paquetes de navegación; también incluye servicio de entrega de alimentos y víveres varios, venta de entradas para diversas cadenas de cine y eventos, y la posibilidad de transferir dinero a otros usuarios. A eso suman una modalidad en que los usuarios, cada vez que usen bicicletas o productos sotenidos, ganan “puntos verdes” para su proyecto “Ant Forest”, que busca reducir las emisiones.

AliPay, de AliBaba, comenzó como un servicio de pagos en comercio a través de código QR, pero en los últimos años han expandido su carpeta de servicios. Incluyen arriendo de bicicletas, entradas para cine y eventos, entre otros.

Hay otros ejemplos, pero estos son algunos de los más relevantes. Y el éxito que han tenido, al menos en sus países de origen, está claro y deja en cierta evidencia lo que pretende hacer Elon Musk. No explícitamente, pero sí a cómo quiere incluir diversos servicios a Twitter. O incluso, desde otra perspectiva, que esta se sume a otra plataforma y sea solo una prestación más.

En la escena más regional también hay casos, pero hay quienes denominan que Rappi es una superapp. La aplicación incluye despacho de comida desde restaurantes, pero también compras de supermercado, tiendas de mascotas o de tiendas en centro comerciales, farmacia e incluso una sección de viajes, en las que se pueden ver pasajes, hoteles y automóviles.

A estos servicios se suman una pestaña de favores, en que los usuarios puden despachar artículos a otras ubicaciones —sí, Uber también lo tiene, pero no suma tantas opciones en una misma herramienta— y también seguros, videos “in-app” y una sección especial para jugar al interior de la aplicación. Pero como es un término que no suele acuñarse en las propias empresas y queda solamente en la mirada de los críticos o los cibernautas, queda en evidencia que mientras más opciones existan en un solo lugar, más cercano se estará a este “Súper título”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Cecilia Schröder, gerenta general de Sercotec; Matías González, gerente de Claro negocios, y la emprendedora Barbarita Lara analizaron todas las posibilidades que se abren para los emprendedores durante este encuentro organizado por el Ministerio de Economía.