Abimael Guzmán y el fantasma de Sendero hoy

(Foto: HECTOR MATA / AFP)




La muerte de Abimael Guzmán, el pasado 11 de septiembre, marcó para los peruanos el fin de una historia sangrienta. El fundador y líder del grupo guerrillero Sendero Luminoso, que durante décadas sembró el terror, matando a miles de personas en su guerra contra el estado peruano, murió cumpliendo su sentencia de cadena perpetua en una base naval del Callao.

La noticia llegó en un momento en que el recién instalado gobierno de Pedro Castillo intenta sacudirse la polémica de contar en sus filas con simpatizantes del grupo subversivo, fundado como una organización política de inspiración maoísta. ¿Qué explica la persistencia del fantasma de Sendero Luminoso en la política peruana hoy? ¿Cómo llegó el grupo a transformarse en un referente para parte de la izquierda de su país y de Latinoamérica?

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.