Canciller Ribera asegura ante el Consejo Permanente de la OEA que el estallido social en Chile "es una advertencia para todos"

teodoro-ribera-2

Foto: AgenciaUno

Desde Washington DC, el ministro de RR.EE. insistió que el crecimiento económico y la estabilidad política no siempre "garantizan la paz social". 




En el marco de la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), realizada esta tarde a petición del gobierno de Chile, el canciller Teodoro Ribera se refirió al estallido social en el país y advirtió que los Estados miembros también podría enfrentarse a una situación como la que vive Chile más de un mes.

En la instancia,  que se concretó en el Salón Simón Bolívar de la sede de la OEA en Washington D.C, el titular de Relaciones Exteriores, al referirse al estallido social, señaló al iniciar su alocución que "muchos de ustedes se preguntarán como es posible, que por qué ocurren estas cosas en Chile, cuando el país goza de una democracia estable, de un estado de derecho y de un crecimiento fuerte".

En ese sentido, insistió en que el crecimiento económico y la estabilidad política no siempre "garantizan la paz social".

Posteriormente comenzó a enumerar de manera cronológica los hechos que comenzaron con el llamado evadir masivamente el pasaje del Metro de Santiago, el estado de emergencia decretado por el Presidente Sebastián Piñera hasta comenzar el proceso de diálogo entre los actores sociales y el gobierno y el pacto alcanzado entre la mayoría de los partidos políticos para iniciar un proceso constituyente.

En cuanto a DD.HH., Ribera también fue claro al señalar que el gobierno ha colaborado con organismos internacionales, al extender invitaciones a la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas -que envió una misión al país-, con la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y con el informe entregado por José Miguel Vivancodirector para las Américas de Human Rights Watch.

"Los hechos que ocurren en Chile no están confinados a nuestras fronteras. A nivel global vivimos tiempos exigentes, enfrentamos diversas urgencias sociales a nivel de demandas insatisfechas que los diversos Estados no siempre hemos identificado oportunamente y reitero el crecimiento económico y el desarrollo no son garantías absolutas de paz social. La desigualdad no es una materia meramente económica sino que también es de dignidad individual y colectiva", concluyó.

Comenta