6 consejos para escoger una chaqueta versátil

Foto: Amanda Vick.

Escoger una prenda como esta —abrigadora, resistente, cómoda pero además estilosa— debe hacerse de forma estratégica, más allá del gusto o la moda de turno. Para que la compra sea inteligente, dos especialistas del mundo de la moda dan sus consejos sobre cómo elegir un blazer o trench que combine con distintas ocasiones y atuendos.




Es lunes en la mañana. Tienes una importante reunión de trabajo, saltas a la ducha y mientras corre el agua piensas en qué te puedes poner. Escoges tu atuendo. Te engulles con velocidad el desayuno para lavarte los dientes y meter tu cargador a la mochila. Por la ventana ves que está nublado. Abres el closet y te quedas mirando: ¿qué chaqueta usar? La de mezclilla es muy informal; la de terciopelo demasiado elegante. No te sobra el tiempo pero tampoco las opciones.

Puede que varias personas hayan estado en una situación similar. Justamente en otoño, cuando el clima es más ambivalente, es cuando más cuesta escoger con rapidez nuestros atuendos, en especial las chaquetas o abrigos. Este pequeño problema puede traducirse en una indecisión que tomará valiosos minutos antes de salir de tu casa, lo que a su vez puede significar un atraso al lugar de destino, sobre todo en ciudades tan congestionadas como Santiago.

Por eso, tener una chaqueta versátil es clave en cualquier armario. Una prenda comodín, con la que siempre te sientas en seguridad y confianza, y que además te ayude a salir de apuros. El problema es que pensar en un modelo ideal es más sencillo que encontrarlo.

¿Cómo se puede escoger una chaqueta así? Para esta gran interrogante, dos especialistas en moda nos entregaron su visión y compartieron las claves para elegir esta prenda tan preciada durante la temporada otoñal.

1. ¿Por qué buscarla?

Una buena chaqueta es una prenda “que involucra una inversión importante”, dice Andrea Ávila, directora de la carrera de Diseño de Vestuario de Duoc UC Viña del Mar. “Según nuestros comportamientos de compra, es lo que menos adquirimos en el año. Por eso que debemos pensarla muy bien para no quedarnos luego con un producto caro en desuso”, añade.

“Para mí la ropa es nuestra armadura”, cuenta Feli Cavieres, diseñador y creador de contenido de modas. “En ese sentido, las chaquetas son parte muy importante, pues son la última capa y por lo tanto la más visible”. Tener una chaqueta que te acomode y te abrigue, pero principalmente que te haga sentir confiado y seguro en distintos look, es primordial para atravesar estos meses fríos.

2. Priorizar lo neutro

Para Ávila, lo primero a considerar cuando se busca una chaqueta es que pueda combinar con el resto de las prendas que ya tenemos en nuestro closet. “Más que la tendencia del momento, tener claro cuál es nuestro estilo personal, ya que nos debemos sentir cómodos con esta chaqueta que vamos a sumar a nuestro armario”, dice.

Por eso que sugiere siempre “escoger colores neutros y formas clásicas, que son las que mejor se adaptan a distintas instancias y también sobreviven mejor al paso del tiempo”.

3. Materiales

“En cuanto a la materialidad, existen infinitas posibilidades”, explica la académica. Para saber por cuál inclinarse, debemos tener clara la función que cumplirá este producto y qué cualidades técnicas debe poseer: si requerimos que sea impermeable o de mayor capacidad térmica”.

“Hoy el mercado ofrece chaquetas 3 en 1, que como su nombre lo indica contiene varias funciones en una sola prenda”, cuenta Ávila. “Incluyen una capa impermeable y otra térmica, y juntas forman una súper chaqueta para climas extremos”. Si bien estas superchaquetas son bien cotizadas —y muy necesarias— en el sur o en zonas con mucho frío y lluvias, en lugares más templados del país no son de gusto popular. Finalmente, este punto se traduce en gusto y la funcionalidad que buscas en la chaqueta.

La lana será siempre un material que aportará abrigo y comodidad, aunque no ayudará mucho durante los días de lluvia. Para soportar la humedad, en cambio, son mejores el náilon y el poliéster.

4. Intenta priorizar lo sustentable

“Hay que saber que la ropa en algún momento —ojalá después de muchos años y uso— se convertirá en un desecho, por lo tanto debemos comprar con plena conciencia de aquello y hacerlo solo si es estrictamente necesario”, comenta Ávila. “Existen muchas formas de adquirir prendas nuevas para nuestro clóset sin impactar tanto al medio ambiente”.

“Hay distintas marcas que trabajan de forma sostenible, ya sea reciclando o reutilizando telas o usando algodón o materiales que se obtienen de manera sustentable o más amigable. También siempre se puede optar por ropa de segunda mano”, agrega.

5. El peso

Este es un punto importante pero en el que no muchas personas se fijan cuando compran en línea. Ávila dice que es relevante “considerarlo, ya que eso influirá mucho en cuán cómoda se pueda sentir”. La idea es que la chaqueta nos proteja pero que también nos permita un desplazamiento simple; de lo contrario, la incomodidad hará que esta prenda sea poco práctica y por ende que se quede olvidada al fondo del clóset.

6. Que tenga buenos bolsillos

Es difícil pensar en una buena chaqueta que no tenga bolsillos. Estos maximizan nuestra experiencia, ya que además de permitir guardar nuestras cosas sirven para proteger las manos del frío. Por eso es importante fijarse que tenga un par de buenos bolsillos a la altura de las caderas y alguno extra, ya sea por dentro del abrigo o quizá en el pecho.

Opción: la gabardina o trench

“Existen muchos tipos de trench y de varios materiales distintos”, dice Feli Faxion Cavieres sobre estas chaquetas largas, también llamadas gabardinas, muy de moda a mediados del siglo XX. Según él, “la gente le tiene miedo a esta prenda”, quizá porque en el inconsciente colectivo sigue muy atada a películas de detectives o al Inspector Gadget. En Europa y Estados Unidos, en cambio, ha vuelto a ser tendencia.

“Es una prenda muy versátil, porque puedes usarlo en ocasiones formales y queda muy bien, pero también puedes combinarlos con un buzo y zapatillas para un look más urbano”, sugiere. Las gabardinas son abrigadoras e impermeables, ideales para enfrentar el viento y soportar una breve caminata bajo la lluvia.

A pesar de eso, Feli cuenta que en un comienzo le “atemorizaba” usar trenchs. Pero fue en un viaje a Japón cuando tuvo la oportunidad de ver esta prenda en acción, muy popular en las calles de Tokio, donde el frío es similar al de Santiago. “Ahí todo el mundo usaba esta prenda combinada de diferentes formas y en distintas ocasiones”, recuerda. “Las mujeres japonesas, que en promedio son bajitas, solían usarlo con un look monocromático y se veían increíbles”. Por otro lado los hombres lo utilizaban con buzo, zapatillas y un jockey. “Créanme que se veían muy bien”, asegura.

“Cuando llegué a Chile, me animé con un trench que había comprado hace mucho tiempo en la ropa usada, pero que no me ponía porque no sabía cómo combinarlo, ya que pensaba que era solo para ocasiones elegantes”, cuenta. “Cuando me lo puse, usándolo encima de la misma ropa que me ponía siempre, vino a completar un look mucho más novedoso y elevado”.

Material según estación

“Existen muchos tipos de trench y de muchos materiales distintos”, analiza Feli. Como primera sugerencia, hay que “pensar para qué ocasión y estación se quiere usar. Para una tarde de verano, podemos encontrar un trench delgado, que sirva como una última capa si baja la termperatura”, mientras que “hay otros que son gruesos para el invierno e incluso podemos encontrar impermeables para la lluvia”.

Parka Zara combinada 100% algodón


Preferencias de color

“Los típicos trench son color beige o negro, que podemos tenerlos como un básico que combine con muchos tipos de prendas y para distintas ocasiones”, explica Feli. “Si los mezclamos con colores similares, podemos tener un look monocromático sobrio, pero también se pueden elevar complementando con otras texturas, como el denim, por ejemplo”. De esta forma, “podemos escapar de ese look más clásico que se asocia al trench”.

Respecto a su forma, Feli sugiere para estos tiempos “una chaqueta oversize, bastante grande, y si tiene manga raglán mejor aún, ya que así nos aseguramos un buen calce”.

Cuidados

“Si tienen un trench antiguo puede que requiera más precauciones en el lavado, pues antiguamente se usaba un material almidonado y entretelas para mantener la forma de la prenda, lo que se daña en una lavadora”, comenta. Sin embargo, la mayoría de las gabardinas actuales ya no están hechas de ese modo, entonces “no requiere mayores cuidados”.

“La mayoría de los trench son de algodón y son muy resistentes”, detalla, por lo que recomienda “plancharlos con vapor o al revés, por el forro de la prenda, ya que la gabardina suele ponerse brillante si la planchas directamente”.

Otra opción: blazer negro

Esta es otra prenda clásica que difícilmente sobraría en tu armario. Se trata de una chaqueta que entrega mucha sobriedad, capaz de generar un balance en tu atuendo, algo ideal tanto para días de oficina como para complementar con jeans en algún evento nocturno.

Lauren Bacall y Katherine Hepburn lo convirtieron en su prenda recurrente en la década de 1940, y la popularizaron por su versatilidad: puedes usarlo tanto de día como de noche, en situaciones casuales o formales, y al ser clásica y atemporal puede sacarte de varios apuros durante muchos años. Solo dependerá del outfit seleccionado o la idea que quieras transmitir.

Al igual que el trench, esta es una pieza que sirve para todas las estaciones. Un calce oversized permitirá combinarlo con chalecos sin que se sienta apretado, mientras que en estaciones más cálidas su tamaño ancho permitirá que fluya la temperatura de forma cómoda.

Chaqueta H&M Coupe Etroite


*Los precios de los productos están actualizados al 9 de mayo de 2022. Los valores y su disponibilidad pueden cambiar

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.