El repunte del café se volverá ‘violento’ ante heladas en Brasil

Una helada devastó los campos de Brasil a principios de esta semana, lo que podría causar pérdidas de 4,5 millones de sacos para la cosecha del próximo año.




Los precios de los lattes y los capuchinos podrían estar a punto de dispararse, ya que el café ha alcanzado máximos de varios años, un repunte que recién podría estar comenzando.

Una helada devastó los campos de Brasil a principios de esta semana, lo que podría causar pérdidas de 4,5 millones de sacos para la cosecha del próximo año, según estimaciones de Exportadora de Café Guaxupé Ltda, una empresa exportadora de Guaxupé, Minas Gerais. El año pasado, Brasil produjo 49 millones de sacos. Los daños se suman a una helada anterior en junio y a la sequía.

Ahora se avecina otra ola de frío entre el 28 de julio y el 30 de julio, según Don Keeney, meteorólogo agrícola de la empresa de previsión meteorológica Maxar. Los modelos de pronóstico dicen que volverá el peligro para los cultivos.

“Esto es terrible, y se pondrá horrible”, dijo Hernando de la Roche, vicepresidente senior de StoneX Financial Inc. “Si hay otra helada, el repunte va a ser violento”.

El café arábica para entrega en septiembre llegó a ganar 11% a US$1,95 la libra en la ICE Futures US de Nueva York, el nivel más alto para un contrato más activo desde noviembre de 2014. En tres días, los granos han subido 22%, la mayor alza desde 2000. El café arábica es el tipo que se usa en bebidas de alta gama en cafeterías como Starbucks Corp.

Los operadores de opciones están pagando para protegerse contra un repunte adicional. La volatilidad implícita para septiembre se elevó al 62% el jueves, frente al 41% del 19 de julio, a medida que se disparaban los futuros.

El exportador Guaxupé, ubicado en el corazón de Minas Gerais, la mayor región productora de arábica del mundo, estima que la región sur del estado puede haber perdido hasta 3,25 millones de sacos debido a las recientes heladas. Si se suman las pérdidas en Cerrado y São Paulo, el total llega a 4,5 millones de sacos. El estado de Minas Gerais representa el 70% de la producción total de arábica de Brasil.

La última devastadora helada se produjo en 1994 y elevó los precios minoristas del café en EE.UU. a niveles récord. Este año, los daños por las heladas se ven agravados por una sequía anterior que ya había debilitado las plantas. También existe la amenaza de los patrones climáticos de La Niña en el tercer trimestre, lo que podría traer más sequedad justo cuando las plantas necesitan más agua.

Poco después de la helada de 1994, los futuros en Nueva York subieron a US$2,75 la libra, y la fortaleza de los precios se mantuvo hasta 1997, cuando alcanzaron un récord, superando los US$3 la libra.

El repunte de la demanda está agravando la crisis de la oferta. Las existencias están disminuyendo, y EE.UU. prevé que las de Brasil caerán a su nivel más bajo en 60 años. Los inventarios de los países consumidores, como EE.UU., el mayor comprador, también están disminuyendo justo en momentos en que se levantan las restricciones por la pandemia y los cafés comienzan a reabrir. Los vientos en contra de la logística, incluidos los altos costos de los fletes, también están afectando a las cadenas de suministro.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.