La SEC de EE.UU. evalúa la posibilidad de hacer que las compañías entreguen divulgaciones sobre impactos climáticos

En esta foto de archivo se puede ver el sello de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) en su sede en Washington, D.C., EE. UU., 12 de mayo del 2021. REUTERS/Andrew Kelly/File Photo

El presidente de la institución le pidió a su equipo considerar si es que las declaraciones relacionadas con el cambio climático deberían ser requeridas en los reportes anuales llamados 10-K (informe financiero anual) que realizan las compañías que están en la bolsa.




Se les podría exigir a las empresas abiertas en el mercado que revelen los riesgos relacionados con el cambio climático a los inversionistas en los informes regulatorios de valores, según una propuesta que está siendo formulada por la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), un paso que podría exponerlas a nuevas amenazas de litigios.

El presidente de la SEC, Gary Gensler, dijo el miércoles que le pidió al personal de la agencia que considere si las divulgaciones relacionadas con el clima deben incluirse en los informes anuales de las empresas, conocidos como Formulario 10-K, junto con datos financieros y otra información considerada crucial para los inversionistas. Eso requeriría que proporcionen declaraciones que sean completas y precisas, lo que facilitaría a los abogados de ejecución de la SEC investigar a las empresas o sus directores por fraude o fallas en la divulgación de información.

Si bien algunas empresas actualmente brindan alguna información sobre los riesgos climáticos, Gensler afirmó en un discurso que esas revelaciones pueden ser inconsistentes y difíciles de comparar. Asimiló las divulgaciones estandarizadas con las carreras olímpicas.

“No es como que algunos velocistas corran una carrera de 100 metros y otros una de 90 metros”, afirmó en un discurso ante los Principios para la Inversión Responsable. “Los inversionistas de hoy están pidiendo esa capacidad de poder comparar empresas entre sí. En general, creo que es con las divulgaciones obligatorias que los inversionistas pueden beneficiarse de esa consistencia y comparabilidad“.

La SEC tiene amplia autoridad para exigir divulgaciones por parte de las empresas que venden valores, y la administración de Biden ha hecho que abordar el cambio climático sea una prioridad central en todo el gobierno federal. Pero debido a que el cambio climático no afecta los resultados de todas las empresas de la misma manera, las reglas planificadas de la SEC se han vuelto políticamente controvertidas y han desencadenado una ola de lobby en Washington.

Las empresas de energía, las aerolíneas y grupos como la Cámara de Comercio de Estados Unidos, han argumentado en documentos presentados a la SEC que la agencia debería permitir divulgaciones relacionadas con el clima fuera de los informes regulatorios. También han pedido protección de responsabilidad para las empresas siempre y cuando hagan esfuerzos de buena fe por seguir las reglas.

“Alentamos a la Comisión a proporcionar un puerto seguro de responsabilidad para las métricas y los puntos de datos del cambio climático y la información prospectiva proporcionada de buena fe en respuesta a cualquier nuevo requisito de divulgación”, escribió el director legal de Delta Air Lines, Peter Carter, en una carta de respuesta el 16 de junio.

Los defensores de reglas de divulgación más estrictas advierten que, en ausencia de auditorías de terceros y la posible responsabilidad de los funcionarios de la empresa, algunas compañías seguirán minimizando sus riesgos relacionados con el cambio climático o exagerando sus esfuerzos de sostenibilidad.

Las empresas mencionan cada vez más los riesgos relacionados con el cambio climático en sus informes anuales. En 2009, la empresa promedio mencionaba los riesgos relacionados con el clima 8,4 veces en su documento 10-K. En 2020, ese número era de 19,1, según un paper de investigadores del Brookings Institution.

Otra pregunta que enfrenta la SEC es cuánta información debe requerir. Gensler señaló el miércoles que algunas empresas ya informan las emisiones de gases de efecto invernadero de sus propias operaciones, así como los de recursos energéticos que utilizan. Pero ha pedido al personal de la comisión que estudie si también se debería exigir a las empresas, en algunas circunstancias, que divulguen las emisiones de otras empresas en sus cadenas de valor (de las que no tienen control), conocidas como emisiones de “alcance tres”.

Para las empresas, el cambio climático puede implicar tanto riesgos físicos, como eventos climáticos extremos que pueden causar pérdidas inesperadas, como riesgo de transición, que incluye políticas gubernamentales que obligan a abandonar los combustibles fósiles. California, por ejemplo, ha indicado que prohibirá las ventas de vehículos nuevos a gasolina en la próxima década.

Las pautas actuales de la SEC sugieren que es posible que sea necesario divulgar ambos tipos de riesgos en los informes de valores anuales. Pero la guía no detalla las divulgaciones específicas y obligatorias, y las empresas deciden qué decir sobre los riesgos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.