Acciones chilenas se ubican en su nivel más atractivo desde la crisis subprime

Bolsa de Comercio - acciones- latam




Con las tasas de mercado en mínimos históricos, la búsqueda de rendimiento se ha vuelto una difícil tarea para los inversionistas. Y es que en medio de las tensiones comerciales, junto con el menor dinamismo de la economía local, la renta fija ha sido uno de los activos más apetecidos por el mercado, al tiempo que la Bolsa de Santiago destaca entre las plazas de peor desempeño en la región.

El IPSA acumula una caída en lo que va del año, y si bien los números no son alentadores, dicho castigo representaría una atractiva oportunidad para que los inversionistas recuperen el apetito por las acciones chilenas.

De hecho, ante la caída global en las tasas de interés, bancos de inversión como JP Morgan y Bank of America, asignaron una recomendación de venta para los bonos, y en virtud de las valorizaciones actuales, recomiendan a sus clientes comprar acciones.

En el plano local, la discusión sobre incorporar activos de riesgo en los portafolios ha tomado fuerza mientras el Banco Central entrega señales de una política monetaria aún más expansiva.

En esa línea, el earning yield gap, que mide la rentabilidad de las acciones frente a un instrumento libre de riesgo, como los bonos del Banco Central en pesos a 10 años, se ubica 3 desviaciones estándar sobre su promedio histórico. Esta oportunidad sólo se ha visto en 2008, en medio de la crisis financiera.

Para Germán Guerrero, socio fundador de MBI Inversiones, el fuerte castigo con el que opera la Bolsa de Santiago representa una atractiva oportunidad para invertir.

"Creemos que es un punto de entrada porque el mercado accionario no ha reflejado la fuerte caída en la tasa de interés salvo en las acciones de centros comerciales, pero la caída en el costo de capital se debiera ver en todas las acciones", dice Guerrero.

Lejos de los promedios

Pero el earning yield gap no es la única variable que están mirando aquellos inversionistas que analizan la posibilidad de apostar por acciones chilenas.

El ratio precio/utilidad a doce meses es relevante para identificar si la bolsa se encuentra "barata" en relación a su precio histórico. Según datos de JP Morgan, el IPSA transa a un ratio de 13,9 veces, es decir, 1,7 desviaciones estándar bajo su promedio histórico de 15.6 veces, lo que podría suponer una oportunidad de compra.

La teoría en torno al atractivo de la acciones chilenas se sustenta aún más al analizar el dividend yield, que actualmente se encuentra cerca del 4%, lo que supone una rentabilidad superior a la de cualquier papel del Banco Central.

Situación similar sucede al comparar la relación bolsa/libro de la bolsa, que actualmente se ubica en 1,4 veces, es decir, 1,5 desviaciones estándar por debajo de su promedio histórico.

Klaus Kaempfe, director de soluciones de portafolio y estrategia de Credicorp capital AGF, explica que las valorizaciones de las acciones chilenas se han mantenido constantes, lo que influyó en los indicadores se debe a la fuerte caída en las tasas de interés a nivel global.

Si bien Kaempfe descarta un alza en las acciones mientras no exista claridad respecto del crecimiento de las utilidades, en términos de inversiones de largo plazo, afirma "que el diferencial es grande", y en un escenario de menores tensiones comerciales, los precios dejarían de estar en los niveles actuales.

JP Morgan indica que el consenso anticipa que las utilidades del IPSA sufrirán una caída de 11% este año, para luego registrar un crecimiento de 12% en 2020. En tanto, los analistas del banco de inversión prevén una contracción de 15% en 2019 y un crecimiento de 13% durante el próximo año

Comenta