Los inversionistas de lujo reciben una llamado de atención desde China

lujo wsj

Un hombre pasa junto a una boutique de Louis Vuitton en Beijing. FOTO: THOMAS PETER / REUTERS

Las acciones suntuosamente valoradas de las marcas de diseño europeas apenas comienzan a cotizar debido a las preocupaciones sobre el mercado más importante para la industria.


Un yuan más débil es una amenaza directa para las esperanzas de crecimiento de las principales marcas de lujo de Europa. Y obligará a los inversionistas a tomar más en serio la excesiva dependencia del sector de China.

Las acciones de lujo europeas han caído un 7,5% desde el viernes por la mañana, según un índice de 10 nombres de lujo compilados por Heard on the Street. El índice más amplio del Euro Stoxx ha bajado solo un 4%. Las caídas siguen a un período de notable capacidad de recuperación: el índice de lujo de Heard sigue subiendo un 24% hasta la fecha, a pesar de las tensiones entre EEUU y China.

La moneda de China se debilitó por debajo de siete yuanes por dólar el lunes, la primera vez desde 2008 que el Banco Central chino ha permitido que caiga a este nivel. La decisión de no defender la moneda se produjo pocos días después de que el presidente Trump anunció un arancel del 10% sobre otros US$300 mil millones en productos chinos. China también está considerando cómo responder a las violentas protestas en Hong Kong, una de las ciudades más importantes del mundo para las compras de lujo.

Hasta ahora, a los inversionistas les ha resultado fácil ignorar el empeoramiento de las relaciones entre EEUU y China. La mayoría de las marcas de diseñadores europeos hacen su fabricación cerca de casa, protegiéndolas de los aranceles directos que han afectado a fabricantes de automóviles como BMW. La exportación de bolsos a China tampoco representa el tipo de amenazas a la seguridad nacional que han afectado a la industria de semiconductores de EEUU. Luego, las propias compañías de lujo tranquilizaron a los inversores al informar una fuerte demanda de los compradores chinos en sus actualizaciones trimestrales el mes pasado.

Pero una caída del yuan es diferente, erosiona directamente el poder adquisitivo de los consumidores chinos, que representan un tercio del gasto en bienes de lujo a nivel mundial y la gran mayoría de su crecimiento. Los turistas chinos tendrán menos para gastar en el extranjero, y las marcas eventualmente tendrán que decidir si aumentan los precios en China continental. Después de que el yuan cayó en 2015, el crecimiento en toda la industria se detuvo.

Los disturbios en Hong Kong tampoco ayudan a las marcas que pagan arriendos locales exorbitantes. Las existencias de relojes Richemont y Swatch están más expuestas, dado que la ciudad fue el mayor mercado de relojes suizos a nivel mundial en la primera mitad de 2019.

Los llamados refugios seguros de lujo no están demostrando ser tan defensivos como pensaban los inversionistas, tal vez porque anteriormente tenían un desempeño tan fuerte. Moët Hennessy Louis Vuitton, propietario de Christian Dior y Celine, así como sus marcas homónimas, fue alguans de las que más cayeron en el Euro Stoxx 50 este lunes. Las acciones del fabricante de bolsos Birkin Hermès han caído más que las de la marca italiana Salvatore Ferragamo.

Incluso después de los descensos de los últimos días, las acciones de lujo europeas alcanzan un promedio de 26 veces las ganancias proyectadas, muy por encima de su promedio de cinco años de 22 veces. Los inversionistas deben vigilar de cerca el yuan en particular. Con valoraciones tan ricas, el sector del lujo parece vulnerable.

Comenta