Escondida y sindicato llegan a acuerdo y se votará última oferta

La noticia se conoció pasada la medianoche de este martes y considera la extensión de la mediación para entregar los detalles de la propuesta a los trabajadores.


“Hemos recibido una nueva oferta que estimamos reúne las condiciones para ser presentada a la asamblea de socios a fin de que decidan su aceptación o rechazo”. Con esas palabras el sindicato N° 1 de Escondida, informó a los trabajadores, poco después de la medianoche, los avances de las conversaciones de la jornada, las que se mantuvieron desde tempranas horas de la mañana, y cuyos detalles se manejaron en total hermetismo.

El sindicato, también informó, mediante una comunicación interna, que extenderán el proceso de mediación, con el fin de contar con el tiempo suficiente para entregar los detalles de la propuesta a los trabajadores y que estos voten.

Con lo anterior, los fantasmas de una nueva huelga en la faena -que de haberse concretado se hubiera sumado a la de 44 días desarrollada en 2017- se aleja, y quita parte de la preocupación que existía tanto en el gobierno como en el sector minero, por las repercusiones a la economía y la imagen del país a nivel internacional que podría haber implicado.

Las luces de un posible acuerdo ya las había entregado en la mañana de ayer el vocero del sindicato, Carlos Allendes, quien en conversación con Cooperativa, había adelantado que se estaba trabajando en un preacuerdo.

“Estamos trabajando ya en la concreción de un preacuerdo (…). Tenemos que estructurar ahora lo que se dijo”, señaló Allendes a dicha radio. “En lo estructural ya hemos despejado bastantes puntos (…). Esperamos lograr algo definitivo en este día adicional de negociación y si llegamos a un acuerdo, este debe pasar por la aprobación de las bases y eso va a tomar unos días más. En ese caso tendríamos que tomar los días que quedan de mediación de mutuo acuerdo con la empresa, porque necesitamos que nuestros socios aprueben o rechacen lo que saquemos de acá”, añadió.

Puntos clave

Según lo declarado en la tarde del martes por Allendes a Reuters, hasta ese momento se mantenían diferencias frente a temas clave, cosa que ponía en riesgo un eventual acuerdo.

“Si bien es cierto que hemos despejado bastantes puntos, aún quedan varios para estructurar un contrato. Son cláusulas que tienen que quedar bien establecidas para tranquilidad nuestra”, explicó a la agencia.

En esa línea, puntualizó que entre los puntos con mayor diferencia estaba el de la salud, ya que la empresa pretende licitar el plan a una isapre.

“La letra y la forma van a cambiar, pero lo estructural del sistema tiene que quedar, entonces eso seguramente tomará un tiempo en la negociación”, señaló.

Otros de los puntos relevantes por tratar tenían que ver con el aumento del bono por término de negociación, la mantención del denominado plan habitacional y que los beneficios alcanzados en la negociación no fueran extendidos a los no sindicalizados.

Cabe recordar que el sindicato solicitó al inicio de las conversaciones un bono por término de negociación de $25 millones, más un reajuste salarial de 5%, entre otras cosas. Sin embargo, la empresa presentó en su última oferta conocida, hecha el domingo, un bono por término de negociación de $15 millones, más un crédito blando de $3 millones y un reajuste salarial de 2%.

Seguir leyendo