Fracttal: el software de mantenimiento que quiere tomarse el continente

fracttal_ok

En Chile, dos extranjeros buscaron masificar la gestión de mantenimiento entre medianas y pequeñas empresas, pero el éxito fue tal, que llegaron a las grandes compañías. Hoy, la startup tiene también oficinas en Colombia, Brasil, México y EEUU, además de presencia en Europa y Medio Oriente.




Chile fue el lugar de encuentro para que un colombiano y un venezolano impulsaran su idea de hacer un software de mantenimiento y gestión de activos accesible para las pequeñas y medianas empresas. En 2014, Chris Struve, quien tenía su consultora en Santiago-la cual ofrecía un servicio similar a lo que hoy es Fracttal y que trajo desde Venezuela- quería masificar este tipo de herramienta. La expuso en algunos eventos públicos y tuvo eco en Colombia. Recibió un correo electrónico por parte del colombiano Alejandro Pérez, con un "producto que era muy básico, pero que me sorprendió, por toda la tecnología que iba por detrás", recuerda Chris. El actual CEO de la startup se contactó con Alejandro, quien sin darle muchas vueltas se embarcó para crear la empresa que el 2018 facturó US$1.2 millones y que para 2021 se impuso el objetivo de conseguir ventas por $12 millones.

Alejandro solo tenía para aportar "su cerebro", por lo que Chris puso US$30 mil de sus ahorros y $20 millones que recibieron de Start-Up Chile. Con el apoyo de sus cercanos, pero sin clientes, el desafío que se autoimpusieron era tener el producto listo para febrero de 2016. En los meses previos, el panorama eran jornadas de trabajo de 14 horas junto un montón de bebidas energéticas. El único refuerzo que tenían ambos socios fundadores en la primera etapa era el de un desarrollador de Colombia, que llegó después de lo previsto. Su primera contratación fue deportada por no tener los requisitos que exige la ley para alguien que viene a trabajar. Más tarde se sumó otra desarrolladora que hoy es la actual pareja de Alejandro.

Una vez que estuvo listo el producto salieron a ofrecer el servicio, donde lograron a sus tres primeros clientes que sirvieron para generar confianza en el mercado. "Ya no lo hacemos, pero al comienzo era toda la semana llamando para preguntarles si nos podían hacer el favor de recibir a tal empresa que quería ver como funciona el software", recuerda Chris. Hoy cuentan con cerca de 710 clientes que tienen accesos a servicios de atención personalizados y un amplio material audiovisual que da cuenta de la experiencia con la empresa. El atractivo del producto fue tal que no solo logró captó a pequeñas y medianas empresas. En su actual cartera está Unilever, Aguas Andinas, Coca-Cola Chile y Petrobras, entre otras compañías.

Para la startup, el financiamiento externo vino con el programa de la Corfo, pero también con Scale Capital que aportó con US$2 millones, lo que sirvió para la expansión de Fracttal al extranjero. De hecho, una vez que ya estaba todo funcionando, Alejandro volvió a su país natal para abrir una sucursal en Medellín.

El salto internacional para la empresa era algo lógico, ya que consideraban que su modelo negocios era fácil de exportar y por eso desde el día 1 el dominio de página fue .com. Hoy, la empresa tiene oficinas en Chile, Colombia, Brasil, México y EEUU. Además, cuentan clientes en el Arabia Saudita, Chipre, Noruega, Angola, entre un total de cerca 30 países. "Una 'salsa' secreta de Fracttal es que no hace falta modificar nada a nivel de códigos para que se pueda aplicar a una empresa de manufactura en China o a un hospital en Chile". Sobre la competencia, la startup no ve un rival directo en Latinoamérica y ve una oferta similar en EEUU y Canadá. Chris dice que uno de sus rivales a vencer son las planillas de Excel y los registros a mano.

A nivel global son 55 colaboradores, de los cuales 22 trabajan en Chile y el acento extranjero está presente en el equipo que trabaja en la oficina ubicada en la comuna de Providencia. El departamento de ventas y marketing es el área que más recursos gasta.

La empresa hoy se compone de los socios fundadores, el fondo de inversión y un 6% entre trabajadores que cumplan con una cierta cantidad de años ligados a la compañía.

Respecto al balance de caja, todavía no registran grandes utilidades. Según explica Chris, todo lo que actualmente tienen de ganancias lo reinvierten inmediatamente. Pero para 2020 esperan consolidarse en este ítem. Para esta tarea están preparando una nueva ronda de financiamiento para acelerar su presencia en Brasil y México, que solo se limita a Río de Janeiro y Ciudad de México. Otro de los planes a futuros es poder utilizar la inteligencia artificial para predecir fallas, perfeccionamiento de la administración del big data y que el mismo servicio que se ofrece en versión web esté disponible para su aplicación del celular.

La desaceleración de la economía en Chile y en la región no ha pasado desapercibida para Fracttal. Para este año estiman facturar US$3 millones, uno menos a lo que se proyectó a principios de este año. "Me encanta el servicio, lo necesito, pero en este momento no me lo han aprobado", dice Chris que son los comentarios que reciben. Por otro lado, la ciberseguirdad no es un problema para Fracttal, trabajan con Azure, el servicio de nube de Microsoft y si hackean los servidores de algunos de sus clientes, la startup no se ve afectada al funcionar en otra red.

Comenta