Gerente general de Enel Américas por capitalización: "Pido el dinero porque quiero volver a crecer"

Imagen enel 2

Maurizio Bezzeccheri asegura haber contado con una asesoría legal, que les certificó que la operación no es entre partes relacionadas. Además, el ejecutivo les dice a las AFP que "el primer llamado es 'necesitamos verlas para que puedan entender mejor el deal'".




La semana del 18 de marzo, el gerente general de Enel Américas, Maurizio Bezzeccheri, visitará Chile. No será un viaje de placer, por el contrario, vendrá a reunirse personalmente con cada una de las AFP. Y les explicará en detalle un anuncio que ya hizo temblar al mercado.

El miércoles, la compañía informó su intención de concretar un aumento de capital por US$ 3.500 millones. La información trajo inicialmente más dudas que certezas.

La acción cayó más de 10% ese día, y si bien el grupo definió el destino de los recursos -US$ 2.650 millones para prepagar deuda con Enel Finance y US$ 850 millones para financiar pasivos por los fondos de pensiones existentes en Eletropaulo- revivió el fantasma de la capitalización por US$ 6.000 millones de 2012, proceso que se tradujo en una serie de conflictos con los institucionales que hoy vuelven a la memoria.

Desde Roma, Bezzeccheri defiende la operación e invita a las AFP a esperarlos para entender mejor el deal.

El miércoles, la acción de Enel Américas cayó 10,3% y ustedes señalaron que era apresurado el análisis. El jueves, el papel se redujo 5,44%, y ayer cerró plana. ¿Cuál es su diagnóstico?

-El día del anuncio dijimos que esto era una reacción y, como se ve, poco a poco se ha ido aplanando la caída de los títulos.

De hecho, mirando lo que ha pasado en otras operaciones similares, hay una caída de la acción de 4% a 10% promedio, y en algún caso ha llegado a 29%, por lo cual esto es típico de operaciones de este estilo, producto, en algunos casos, de la sensación de no tener información, y es por este motivo que estamos ya haciendo un non deal roadshow, en el cual vamos a explicar cuál es la finalidad de la operación y los beneficios.

Creo que una vez que el mercado se sienta conforme con el tema de la operación, el precio de la acción retomará su ritmo.

Más allá de ello, el mercado recibió el anuncio con dudas, dado que nunca se deslizó la posibilidad de un nuevo aumento de capital. ¿En qué momento se dieron cuenta de que requerían una nueva capitalización?

-Acá se ha trabajado con la máxima reserva. En el directorio previo a presentarle al mercado los resultados del tercer trimestre de 2018, mostré cómo se estaban presentando una serie de posibles adquisiciones en el mercado. Mirando la situación financiera de la sociedad, salía que podía disponer de US$ 700-US$ 800 millones, que era evidentemente poco dado el tipo de adquisiciones que estábamos mirando.

Y ¿por qué? Porque la compañía no tenía capacidad adicional de endeudamiento a condiciones de no perder el grado de inversión. Por lo tanto, en el directorio dije: 'Tenemos este tipo de limitaciones y específicamente las tenemos en Brasil, porque tengo algunas cosas que me comen caja'.

Había un tema de costos de fondos de pensiones, un problema relacionado con contingencias de los clientes, y un problema de caja; además, había costos financieros de la deuda importantes.

Todo este análisis lo presenté y le dije al directorio que en la sesión de diciembre les iba a presentar una recomendación de cómo solucionar estos temas. Y ahí les planteo que evidentemente una de las posibilidades de reducir el impacto que sale del costo financiero es pagando la deuda.

¿Y por qué vía un aumento de capital y no otro mecanismo? ¿Planteó otra posibilidad, un crédito a largo plazo?

-Es que no se podía. La compañía no se podía endeudar más. La pregunta adicional que puede surgir es por qué se quiere pagar la deuda. Recordemos el contexto en el cual se produce la adquisición de Eletropaulo.

Se da antes de las elecciones brasileñas, mucha incertidumbre, por ende, cuando tuvimos que buscar el dinero para la adquisición, encontramos dificultades en el mercado y tuvimos la posibilidad de este préstamo de la entidad financiera que tiene el grupo Enel a tasa de mercado de ese entonces, alrededor de 9%.

Desde ese momento hasta ahora, Bolsonaro es electo Presidente, el mercado mira a Brasil con mucha más serenidad y los costos financieros bajan.

Por lo tanto, como no puedo endeudarme adicionalmente, hago la petición de aumento de capital para mayoritariamente pagar la deuda por US$ 2.700 millones; enfrentar el tema del fondo de pensiones, y luego el tema de los litigios.

Pido el dinero porque quiero volver a crecer, volver a tener la posibilidad, cuando se presente, de endeudarme de manera sustentable.

Dice que pagan la deuda y se les abre un espacio para volver a endeudarse. Hoy la relación es 2,2 veces Ebitda…

-Sí, después iremos a 1.

Perfecto, bajan a 1, pero luego vuelven a endeudarse, han hablado de unos US$ 2.500 millones, y vuelven a subir…

-No, me voy a endeudar a una tasa de interés más baja.

¿Con una relación menor a…?

-Ya hoy estoy menos 100 puntos base. Si eran 9%, estaría en 8% y, además, si es que esta operación me permite tener una mejora en mi rating, la tasa de interés baja más.

¿Están determinadas las inversiones que se financiarán con esos US$ 2.500 millones? ¿Por qué son US$ 2.500 millones y no otra cifra?

-A estos US$ 2.500 millones hay que añadir los US$ 800 millones que están disponibles ahora en flujo de caja, o sea, son US$ 3.300 millones, o -decimos- alrededor de US$ 3.000. Tenemos un pipeline de posibles adquisiciones, el cual se localiza en Perú, donde estás teniendo venta selectiva de activos por parte de fondos, como la noticia de Sempra.

En Brasil, tienes ventas adicionales respecto de privatizaciones, se habla de la privatización de la distribuidora de Eletrobrás, pero también estamos viendo otro tipo de deals siempre en el sector de la distribución.

Y, además, hay otras oportunidades en Colombia, siempre en el sector de la distribución. Salió la venta de Electricaribe, Enel Américas fue el único que compró el pliego para entender la operación.

Ahora, no obstante, están pensando en organizar esta licitación de una forma distinta, pero están saliendo cosas, estamos monitoreando otra venta de distribuidoras y, de hecho, hemos presentado al directorio -sin nombres- una simulación con adquisiciones de US$ 1.500 millones, US$ 2.000 millones y US$ 2.500 millones, al final puede ser una adquisición o un par. Y les hemos presentado el efecto sobre el balance de la compañía.

¿Son adquisiciones que prevén concretar este año?

-Nuestra intención es estructurarnos para en la primera parte del año poner a la compañía en condiciones de enfrentar posibles adquisiciones a partir de la segunda mitad del año.

Nuestro foco es doble: poner a la compañía en una forma que pueda retomar esta senda de crecimiento y dar evidencia de los resultados de la integración de Eletropaulo.

La compra de Eletropaulo elevó la razón de endeudamiento un 46%, además, se tradujo en una caída de 28% en la liquidez. ¿Fue una buena compra?

-Sí. En el resultado de 2018, Eletropaulo está por encima de la proyección inicial. La tomamos en siete meses de 2018; los primeros cinco, tenía un Ebitda de US$ 100 millones, y estábamos proyectando un cierre de US$ 200 millones y cerramos con US$ 244 millones.

Y en 2019, estamos proyectando un Ebitda de US$ 600 millones, hasta llegar a US$ 800 millones en 2021. Y cómo lo hacemos, el accionista anterior privilegiaba la distribución de caja y, por lo tanto, no hacía inversiones, y la calidad de Eletropaulo la mantenía incorporando personas, es decir, aumentando los costos operacionales.

Cuando entramos dijimos que mantendríamos la calidad, haciendo inversiones tecnológicas, digitalización, por lo tanto, sustituyo Opex con inversiones, porque voy a reducir el personal en cerca de 40% en tres años.

¿Cómo se financia ese plan?

-Con flujo de caja.

El aumento de capital trajo consigo el fantasma de la capitalización de 2012. ¿Qué ocurrió con los US$ 6.000 millones de ese proceso?

-Se gastó en una serie de inversiones. Se compró Coelce, Edegel, Volta Grande en Brasil; la distribuidora de Goiás (CELG), por ende, se han hecho compras de crecimiento inorgánico, y además se ha invertido en crecimiento orgánico. Las inversiones que hicimos en Goiás se tradujeron en un aumento en la tarifa de 19%.

Si se concretan los US$ 3.500 millones serían los dos aumentos de capital más grandes en la historia de Chile, entonces…

-Subrayaría solo que para crecer nosotros estamos utilizando el mercado de capitales chileno. Entonces, aparte del tema del endeudamiento y etc., me gustaría agregar que creo que el gobierno chileno ve con buenos ojos que operaciones que van fuera de Chile se transen en la Bolsa de Chile, eso evidentemente aumenta el valor de la Bolsa.

¿Pero me imagino que en su análisis aparecía como más conveniente hacerlo acá?

-Sí, pero estoy incrementando la Bolsa chilena. Yo miraría la cosa en esta perspectiva: todos los aumentos de capital se han convertido en una serie de inversiones que han beneficiado a los accionistas, a la comunidad local.

He generado una gran sociedad, entre los primeros operadores integrados de Latinoamérica, la única utilities (servicios básicos) integrada que está en los primeros puestos de los índices de sostenibilidad. Y ahora pido un aumento de capital adicional, porque estoy creciendo.

¿Cuál ha sido el feedback de las AFP? ¿Han hablado con ellas?

-Estamos tomando contacto con todos los inversionistas, y vendremos a hablar con ellas para explicarles la operación. Hoy lo hemos hecho con las ADR, la próxima semana estaré en Nueva York y Boston, y la semana del 18 estaré en Chile para reunirme personalmente con todas las AFP.

Las AFP tienen que aportar US$ 470 millones. ¿Cuál es el llamado que les hacen?

-Las AFP son organismos extremadamente profesionales, por lo que no se inscriben hasta que no entienden bien el deal, por lo tanto, el primer llamado es 'necesitamos verlas para que puedan entender mejor el deal'; la primera petición es a tener más información.

Cuando terminé el directorio hice una call con el mercado, estaban conectadas alrededor de 100 entidades, entre las cuales estaban las AFP; ahí presenté el deal y en virtud de esta información las tres agencias de rating más importantes (Fitch, Moodys y S&P) se expresaron positivamente respecto de la operación.

¿Qué dudas le plantearon las AFP en ese call?

-Hicieron algunas preguntas respecto del quórum necesario para que el aumento de capital sea aprobado. Y este es de 2/3 de las acciones totales existentes, y no de las presentes en la sala.

La segunda pregunta era relacionada con el accionista Enel, que en este momento tiene el 51,8% de Enel Américas, y la pregunta era cómo están respecto del anuncio que hicieron en diciembre de la compra de un 5% adicional; y la respuesta fue: evidentemente no lo sé. La otra pregunta fue, considerando que se necesita el 65%-66% de las acciones emitidas, cuántas acciones tiene Enel, y no lo sé.

Ahora se abrió el debate respecto de la posibilidad de que esto pueda ser una operación entre partes relacionadas (OPR), ¿cuál es su posición al respecto?

-Nosotros somos una empresa que crece y se desarrolla, porque tiene la capacidad de escuchar y aprender del pasado. Y hemos aprendido del pasado, por lo tanto, cuando trabajamos la operación no solo tuvimos un asesoramiento en términos de si el mercado podría absorber esto, sino también desde el punto de vista legal.

Y en ese aspecto, conociendo lo ocurrido en el pasado, nos planteamos esa pregunta y el bufete de abogados dijo que no se trata de una operación entre partes relacionadas, porque se trata del pago de una deuda.

¿Pero se plantea que sí podría tener el cariz de OPR, porque el dinero iría a una filial?

-No es una filial. Enel Américas ha tenido a su accionista que le ha dado el dinero para hacer la operación de Eletropaulo, por lo tanto, esta deuda queremos pagarla. No es una filial, es nuestro accionista de referencia.

¿O sea para ustedes no hay OPR?

-Un estudio de abogados de primer nivel nos ha dado certeza de que no se trata de una operación entre partes relacionadas, no es nuestra opinión.

¿Cuánto va a suscribir el controlador?

-No lo sé. Hablo como gerente general de Enel Américas y, como tal, no lo sé. Enel Spa está analizando el tema al igual que todos los accionistas.

En 2012 el aumento de capital finalmente se redujo de US$ 8.000 millones a US$ 6.000 millones. ¿Hoy existe ese margen para reducir el monto?

-Yo espero que el aumento sea en su totalidad, aunque después adaptaré la gestión de la compañía sobre la base de lo que decida la junta. Yo gestionaré lo que tenga.

Comenta