¿Qué hacer con la renta fija local luego del Ipom?

Fachada Banco Central

En términos de los retornos que podríamos esperar para la renta fija local, claramente estos niveles de tasas condicionan el desempeño esperado. En particular, implica que en los próximos 12 meses, si es que los tipos se mantienen sin variaciones, los retornos serán incluso menores que la inflación.


El último recorte de la tasa rectora (TPM) y el contenido del Informe de Política Monetaria (Ipom) del Banco Central, arrastraron a la baja las tasas de renta fija local, lo que es una buena noticia para los bonos en el corto plazo, pero profundiza nuestra preocupación de bajos retornos en el futuro.

En un escenario de tasas en mínimos históricos y bajos premios por riesgo, es más atractiva una duración objetivo en torno a 2 años. Primero, por el bajo nivel que exhiben las tasas de mayores plazos: a 2 años marcan -0,93%, a 5 años -0,66% y a 7 años -0,46%, lo que creemos no compensa el riesgo asociado a invertir en papeles de mayores duraciones. Y segundo, porque la situación global actual se basa en la inestable relación entre China y EE.UU., en donde cualquier avance en las negociaciones puede generar incrementos en las tasas locales e internacionales de mercado. Aunque probablemente las tensiones comerciales se podrían mantener en el corto plazo, es probable que EE.UU. busque algún tipo de acercamiento en caso de que Donald Trump intente impulsar una reelección en su mandato.

En términos de los retornos que podríamos esperar para la renta fija local, claramente estos niveles de tasas condicionan el desempeño esperado. En particular, implica que en los próximos 12 meses, si es que los tipos se mantienen sin variaciones, los retornos serán incluso menores que la inflación. Así, es importante recalcar que las diferencias de puntos base en las tasas nos hablan de una débil relación riesgo retorno para los plazos mayores. Recordemos que un rebote en las tasas tiene un efecto negativo de 3,5 veces mayor en un bono de 7 años, que en uno de 2.

Por último, en la medida que nos acercamos a los meses de septiembre y octubre, vemos más atractiva una exposición a la UF. Recordemos que ambos meses presentan una alta estacionalidad en la inflación, a lo que se suma la actual depreciación de la moneda local y efectos sobre precios de frutas y verduras frescas que podrían producir las menores lluvias en algunas regiones del país.

Comenta

Imperdibles