Las AFP y sus tres razones para rechazar el proyecto de nacionalización que plantean los 45 diputados

El gerente general de la Asociación de AFP también respondió el planteamiento del economista Bernardo Fontaine, y se mostró contrario a utilizar estos recursos para cualquier otro fin que no sea previsional.


La idea de emular el modelo de peruano, y hacer uso de los fondos previsionales para enfrentar circunstancias excepcionales, sigue estando puesta sobre la mesa del debate público. Son varios los proyectos de ley que han intentado avanzar en esta dirección, y diversos los actores que han debatido respecto a la pertinencia y conveniencia de utilizar estos recursos. Sin embargo, la respuesta del gobierno ha sido una sola: que los fondos previsionales son para asegurar la vejez.

Pero, la realidad es que es un debate que está lejos de acabar, y que de hecho fue reabierto por el economista y empresario Bernardo Fontaine, quien se mostró partidario de “conversar sobre el retiro extraordinario de los fondos de pensiones” para enfrentar crisis, como las del Covid-19, por ejemplo.

En respuesta esto en conversación con PulsoTV, el gerente general de la Asociación de AFP, Fernando Larraín, no solo se mostró contrario a utilizar estos recursos para cualquier otro fin que no sea previsional, sino que calificó como un “atajo de corto plazo” la propuesta de Fontaine.

Bajo esta lógica, y en línea con lo que ya venía diciendo desde el año pasado, cuando se conoció el caso de una profesora que pidió a la AFP Cuprum retirar sus fondos previsionales para pagar el dividendo de su casa, Larraín hizo un llamado a buscar otros mecanismos “más originales, pero no hagamos atajos de corto plazo que nos signifique tener más recursos ahora, pero en el largo plazo nos lleve a tener pensiones más bajas para los chilenos”.

Esto, porque a su juicio, lo que no puede pasar es que “se le siga cargando la mano a los trabajadores, y se les pida que utilicen sus pocos ahorros para hacerse cargo de la crisis sanitaria que enfrenta el país hoy día”.

Así, planteó la urgencia de “buscar las soluciones con mecanismos más eficientes” a través de políticas públicas alineadas como las que se han venido aplicando para paliar los efectos económicos de la crisis del Covid-19.

Respecto a la idea de nacionalizar las AFP, y el intento de cerca de 45 parlamentarios por avivar el tema, pese a que el proyecto de ley fue declarado inadmisible la semana pasada, el gerente de la Asociación argumentó tres razones para rechazar de plano cualquier iniciativa que sugiera avanzar en esta dirección.

Así, dijo que “este proyecto les quita el ahorro a los trabajadores para entregárselo al Estado; también plantea una promesa respecto a mejores pensiones, cosa que no es cierto, porque si se compara la rentabilidad de los fondos de pensiones del Estado, con la de las AFP vemos que las de estas es superior, y lo tercero, es que esta propuesta va contra todo el consenso técnico mundial que hay respecto a las pensiones”.

Por eso, y si bien, con la llegada del Covid-19 los énfasis cambiaron y hubo un viraje hacia la emergencia sanitaria, Larraín reconoce que el tema de las pensiones permanece vigente y sostiene que es una discusión legislativa que se tiene que retomar de forma urgente pasada la contingencia, “porque el sistema requiere cambios respecto a la precariedad del mercado laboral; cambios sobre el tiempo en que las personas pueden cotizar; cambios respecto a los cuenta propia con pocos ahorros en el sistema y cambios en la tasa de cotización adicional”.

Sobre este último, por cierto, se mostró contrario a la idea del gobierno de postergar el alza de la cotización adicional. “Desde una perspectiva de las pensiones, no es positivo que se posterguen las cotizaciones. Mientras más se demoren en aumentar las tasas de cotización o de ahorro, menos tiempo de acumulación hay para construir las pensiones del futuro. Hay que sopesar estas discusiones”, dijo.

Comenta

Imperdibles