Mark Stengel en picada contra Valente: “¿Por qué se movilizó rápido para el cierre de Maersk y ahora se ausenta?”

Mark Stengel, director de Pacific Blu. Foto: Cultivos Pelícano.

Director de Pacific Blu dijo que el titular de Economía ha rechazado reunirse con el sector que genera unos 40 mil empleos “de calidad”.


En medio de la tensión que genera la denominada “guerra de la jibia”, el director de Pacific Blu, Mark Stnegel, criticó duramente a la autoridad por la Ley Corta de Pesca, particularmente al ministro de Economía, José Ramón Valente.

En una carta al director enviada a La Tercera, el directivo dijo que la Comisión de Pesca del Senado optó por “debatir sin escuchar, aprobando con imprudente premura este mal proyecto, que contraviene las tendencias pesqueras en países OCDE.

Stnegel dijo que el titular de Economía ha rechazado reunirse con el sector que genera unos 40 mil empleos “de calidad”.

“¿Por qué el ministro Valente se movilizó rápido para el cierre de Maersk -1.200 despidos- o con  Iansa, y ahora se ausenta”, cuestionó Stengel.

El ejecutivo afirmó que en la Ley 2013, la industria pesquera “entregó de buena fe” permisos indefinidos por otros 20 años; subió impuestos a niveles que en su opinión la dejan en desventaja frente a otros países; y redujo las cuotas “al punto que el 65% de la pesca es artesanal”.

Los grupos que están detrás de las cinco mayores firmas del negocio de la jibia en Chile

“Ni el Congreso ni el ministro Valente escuchan éste y otros argumentos, como la tradición democrática dicta. Y nada bueno puede salir de un proceso que se tramita a espaldas de todos”, afirmó.

Cabe destacar que cinco empresas lideradas por las familias Stengel, Sarquis, Santa Cruz, Bohorodzaner, Fosk, Angelini, Izquierdo y capitales noruegos, son las que actualmente protagonizan la industria de la jibia.

Dichas participan en el negocio a través de las firmas Pacific Blue, Pesquera Landes, Foodcorp, Alimar y Orizon.

Justamente, son ellas y otras 90 compañías -conformadas por firmas de distintos tamaños- las que hoy se ven amenazadas, según sus representantes gremiales, por los cambios legales que se quieren concretar frente a la captura de la jibia, recurso que se destina en un 100% al consumo humano y cuya cuota de extracción está en un 20% en manos del sector industrial, que pesca alrededor de 40 mil toneladas al año, generando unos 8.500 empleos directos e indirectos.

Seguir leyendo