Sun Dreams: “A pesar de las incertidumbres, creemos en el futuro de la industria y del país”

El presidente de la compañía de casinos, Claudio Fische, dice que todavía espera que el gobierno enmiende el rumbo para que el sector pueda renovar sus licencias por 15 años más. Mientras, rechaza la extensión por tres años de los permisos y prevé impacto en inversiones, menor aporte al Estado y daño a la imagen por modificar las reglas del juego.




El presidente de Sun Dreams, Claudio Fischer, dice que todavía espera que la autoridad enmiende el rumbo y vuelva a apostar por el desarrollo de la industria de casinos en Chile de la forma en que se planteó a mediados del 2000, cuando el sector fue invitado a invertir en un nuevo rubro.

Los privados, en ese entonces, desembolsaron US$ 1.800 millones amparados bajo la Ley 19.995, normativa que les garantizaba 15 años de licencia, más un proceso de renovación por otro plazo igual.

Hoy, la Superintendencia de Casinos de Juegos (SCJ) hace otra lectura, y en la licitación de casinos convocada en julio por la autoridad y suspendida por 90 días desde fines de agosto -plazo que vence el próximo miércoles 25-, se plantea la exigencia de un puntaje mínimo a las empresas ya presentes para gatillar la opción preferente para extender su presencia por 15 años más.

“Nosotros cumplimos nuestra parte del acuerdo, pero el gobierno de Chile no ha estado a la altura, alterando las reglas”, sostiene Claudio Fischer, quien hace unas semanas se unió a otros CEO y directivos de la industria, en una conferencia conjunta inédita, para acusar trato preferente de parte del Ejecutivo hacia Enjoy.

“No sabemos por qué el gobierno actúa de esta manera y es lo que todos nos preguntamos”, señala.

¿Tiene la esperanza que la autoridad cambie su postura?

-Sí, la esperanza no se pierde, además aquí no está ganando nadie. Sin duda, esperamos que las autoridades y el gobierno recapaciten y revisen su posición, ojalá vuelvan a darnos señales positivas. Nuestra expectativa es que la autoridad sectorial se conecte mejor con los operadores y comparta la visión de futuro que es necesaria para que la industria avance por el bien de todos. Hasta ahora vemos una autoridad distante y poco cooperativa, que no se condice con lo que ocurre en otros países. Por ejemplo, después de ocho meses en que todo el mundo se ha volcado a la digitalización, todavía no tenemos la posibilidad de operar online.

¿Hoy están conversando con el gobierno?

-En este momento no, pero por supuesto siempre estaremos abiertos al diálogo. Cuando vimos que la Superintendencia de Casinos de Juegos estaba activando un modelo de licitación que vulneraba la ley, se intentó conversar con la subsecretaría de Hacienda, a través de la Asociación Chilena de Casinos de Juegos (ACCJ), pero no hubo resultados. Luego se intentó establecer una mesa de trabajo y cuando los representantes de la ACCJ iniciaron su participación para buscar un consenso, la superintendenta de Casinos de Juegos (Vivien Villagrán), en paralelo, salió públicamente a decir que estábamos equivocados y que el modelo de licitación que habían iniciado era el correcto. Ahí nos dimos cuenta que en realidad nos estábamos sentando en una mesa con una decisión tomada, contraria al texto expreso de la ley y sin escucharnos.

¿A qué atribuye el accionar del gobierno respecto de Enjoy, con quien el gobierno conversó en la mesa de trabajo?

-No sabemos por qué el gobierno actúa de esta manera y es lo que todos nos preguntamos. Lo que es más incomprensible aún es que la autoridad, en vez de respetar la ley y generar condiciones para renovar los permisos de operación por un solo periodo de quince años (según las reglas existentes cuando se hicieron esas inversiones), esté evaluando extender los permisos de operación por tres años. Esa no es una solución. De hecho, no se hacen cargo del problema de fondo y benefician a un solo operador que lo necesita (Enjoy), ya que no está en condiciones de postular en el corto plazo. La solución es mucho más simple: que se aplique la ley como corresponde.

Si la opción de los tres años es la única salida, ¿ustedes la tomarían?

-No lo creo y no es la solución correcta. Estamos frente a un grave problema de fondo respecto a la forma como se está operando en Chile, y de cómo se está tratando a las inversiones que recibe. Nosotros no pedimos un tratamiento especial, solo pedimos que el Estado cumpla lo ofrecido cuando nos invitó a invertir en esta industria. Por lo demás, esto no tendría costos para el Estado. Nosotros pagamos IVA e impuesto a la renta, pero además, pagamos un 20% de impuesto específico sobre las ventas, que es el principal ingreso para el Estado. No tengo dudas que con el modelo que la autoridad pretende imponer, la recaudación caerá ostensiblemente, disminuyendo de esa forma el aporte directo a los presupuestos comunales y regionales. Es obvio que no habrá inversión ni proyectos integrales que atraigan turistas nacionales ni extranjeros, impactando de forma negativa la actividad turística y gastronómica en regiones. Nosotros cumplimos nuestra parte del acuerdo, pero el gobierno de Chile no ha estado a la altura, alterando las reglas.

¿Y si la autoridad no cambia su postura?

-Lo que hemos mencionado y que es de público conocimiento, es que Chile enfrentará una demanda ante el Ciadi por parte de inversionistas extranjeros que sienten que sus derechos fueron vulnerados y, con justa razón, pedirán indemnizaciones millonarias al Estado de Chile. Además, nosotros como inversionistas locales seguiremos con nuestras acciones en los tribunales de justicia. Mientras todo esto sucede y, dada la falta de conducción efectiva por parte de la autoridad, sumado a la ausencia de certeza jurídica que existe en el país, es un dato que se paralizarán inversiones para desarrollar nuevos proyectos de inversión en esta industria. Además, si el país se deja demandar por inversionistas internacionales, es extremadamente improbable que haya inversionistas serios interesados en ingresar a esta industria en Chile, al menos mientras duren los juicios, que pueden tardar años.

¿Por qué entonces apostó por adquirir el 100% de Sun Dreams en el actual escenario que está viviendo el sector?

-Porque a pesar de las incertidumbres, creemos en el futuro de la industria y del país. Esos riesgos son de varios tipos: de mercado, sanitarios, políticos, de desastres naturales, etc. Trabajamos intensamente para estar en posición de enfrentar esos riesgos de la mejor manera posible, y prueba de ello es que después de casi ocho meses con todas nuestras operaciones cerradas, seguimos en pie y mirando hacia adelante, con muchos planes y proyectos. Hay muchos actores en la industria de Hotel & Leisure que no han corrido la misma suerte y, en parte, creo que eso habla de lo ordenados y responsables que hemos sido siempre. La única incertidumbre con que nunca esperamos tener que lidiar es que en Chile se cambien las reglas del juego de manera tan burda y desastrosa para la industria. Sigo creyendo que se va a enmendar el rumbo.

¿Se pueden recuperar las pérdidas que ha dejado la pandemia?

-Las pérdidas generadas por casi ocho meses de cierre total afectan a todos quienes están ligados con el sector y eso incluye a colaboradores, inversionistas, municipios, gobiernos regionales y también al fisco. Miramos hacia adelante e intentaremos, por todos los medios, revertirlas para el bien de todos ellos, para lo cual evidentemente necesitaremos voluntad de las autoridades.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.