Más de 28 mil chilenos morirán de cáncer este año y otros 50 mil serán diagnosticados, siendo el colorrectal y de páncreas los que más aumentan

Este año morirán 28.443 personas y 53.365 serán diagnosticadas con la enfermedad según estimaciones de Globocan. En 2016 3.250 personas murieron por cáncer gástrico, 3.162 por cáncer de pulmón y bronquios y 2.362 por colorrectal.


Para este año, se estima que en Chile morirán 28.443 persona a causa de algún cáncer. Otras 53.365, serán diagnosticas con este mal. Así lo señalan las últimas cifras de Globocan, la base de datos que estima incidencia, mortalidad y prevalencia del cáncer en el mundo para 185 países, un proyecto de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según Globocan, la mayor cantidad de estos pacientes nuevos son varones que enfermarán de cáncer de próstata (6.576), el 12,3% del total de nuevos cánceres. Otras 5.393 personas serán diagnosticadas con cáncer de mama mientras que 5.914 personas con cáncer colorrectal.

De acuerdo a las cifras de mortalidad, los cánceres que más matan hoy en Chile son el cáncer de estómago (3.250 personas en 2016), el cáncer colorrectal (2.362) y el de pulmón y bronquios (3.162).

Si la mortalidad se analiza por tasa ajustada (número de muertos por una causa por cada cien mil habitantes), es el cáncer colorrectal el que más crece en nuestro país. De acuerdo a cifras del Ministerio de Salud, si en el año 2000 murieron 1.107 personas, en el año 2016 fueron 2.362 personas, más del doble de fallecidos en números totales, ajustado por tasa pasó de 7,58 por cada cien mil personas en el 2000 a 9,18 por cada cien mil en 2016.

El tumor maligno de páncreas es el segundo que crece por tasa de mortalidad. 695 personas murieron en el año 2000 (4,70 por cada cien mil personas), mientras que en el 2016 fueron 1.478 (5,70 por cien mil). Tercero se ubica el cáncer de hígado y vías biliares, que pasó de 633 personas (4,33 por cien mil) a 1.292 (4,99 por cada cien mil).

Jorge Jiménez de la Jara, profesor del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la U. Católica y Presidente Fundación Foro Nacional de Cáncer, señala que el cáncer de colon, recto e hígado comparten factores de riesgo como la edad y el estilo de vida, las dietas ricas en grasa y la obesidad, por lo que con las actuales cifras del país, es absolutamente esperable que aumenten y que lo sigan haciendo por algunos años. Lo mismo ocurre con la cantidad de cánceres nuevos diagnosticados, los 53 mil que señala Globocan, van de la mano con el estilo de vida de los chilenos, el tabaquismo y sedentarismo que existe. “Mientras no se modifiquen los factores de riesgo, es difícil que disminuya la incidencia y también la mortalidad”, señala Jiménez de la Jara.

Respecto del cáncer de hígado, Alejandro Corvalán, investigador principal del Centro Avanzado de Enfermedades Crónicas (Accdis) dice que el aumento de esta enfermedad está relacionado con la infección con el virus hepatitis B y C. “Probablemente sea una infección subdiagnosticada que evoluciona de una manera no necesariamente clínica. Es una tendencia mundial, en todas partes está aumentando. Además, en el caso chileno se debe considerar también el alto consumo de alcohol porque este hábito potencia el desarrollo del cáncer. El alcohol produce estrés celular y si ya tenemos una célula que está infectada por el virus de la hepatitis, con estrés el daño es mayor”, señala Corvalán.

Sobre el aumento del cáncer de páncreas y riñón, el investigador de Accdis dice que es difícil saber causas de aumento, porque son enfermedades poco frecuentes y al ser tan bajas, el tipo de registro influye en el número final.

Entre los cánceres que disminuyen su tasa de mortalidad según la tasa ajustada de los datos de Minsal, está el cáncer gástrico, de vesícula, cuello uterino, los dos últimos con cobertura GES y en los que el impacto de la extracción del órgano (vesícula) y los exámenes periódicos (PAP) representan buena parte de la explicación de esta baja.

En el caso del cáncer gástrico, el especialista de Accdis señala que sigue siendo el cáncer que más muerte causa en Chile (aunque según las cifras de DEIS es uno de los más disminuye mortalidad por tasa ajustada). La principal causa de este cáncer es la presencia de la bacteria Helicobacter pylori. “Hay oportunidad de bajar estas cifras, que sigue siendo la más alta, sobre todo en comunas más pobres. No existen exámenes preventivos como en el cáncer de próstata, de mama o colorrectal. En el cáncer gástrico hay mucho de factores ambientales, depende mucho de los hábitos alimenticios de las personas, y como problema local, la solución también deber serlo”, señala.

Cáncer colorrectal

Para Francisco López, coloproctólogo y director del Instituto del Cáncer de Clínica de Clínica Las Condes no es sorpresa este crecimiento de la mortalidad del cáncer colorrectal, ya que en incidencia (casos nuevos) es el segundo cáncer que más casos tiene cada año con casi seis mil personas diagnosticadas solo en este año (3.002 hombres y 2.912 mujeres), según las estimaciones de Globocan.

El cáncer colorrectal está asociado al envejecimiento de la población, pero también a factores ambientales y el estilo de vida de las personas, el consumo excesivo de grasas saturadas, poca fibra, tabaco, obesidad y sedentarismo. “En los países desarrollados las tasas de mortalidad son del orden de 15 por cien mil habitantes. En Chile no superamos el 10 por cien mil. En la medida en que los países tienden al desarrollo, aumenta también la mortalidad por esta enfermedad, por lo tanto todavía nos queda por crecer y no es solo un problema de Chile, sino de todos los países latinoamericanos que están creciendo hacia el desarrollo. En Estados Unidos y Canadá ya se detuvo el ascenso pero porque ellos han hecho prevención y detección en la población antes que presenten síntomas”, señala el especialista.

Según López, en EE.UU. hoy está aumentando la mortalidad por este cáncer en los pacientes más jóvenes, menores de 50 años por lo que ya están pensando en adelantar los controles preventivos (test de sangre oculta en deposiciones o colonoscopías) en las personas de 45 años.

En Chile, hace 10 años que se trabaja en un proyecto de prevención (Previcolon y ahora Prenec) en el que hoy participan siete centros hospitalarios (seis de regiones y uno en la Región Metropolitana), un esfuerzo que según López ha sido principalmente de los gobiernos regionales, Seremis de Salud pero en el que el Ministerio de Salud ha estado ausente.

El Programa de Prevención de Neoplasias Colorrectales (Prenec), nace de un convenio de cooperación que se firmó en el año 2009 entre el Minsal, Clínica Las y la U. Médica y Dental de Tokio (Japón) para iniciar el primer programa piloto de detección precoz de cáncer de colon en mayores de 50. A la fecha se han evaluado unas 30 mil personas, se han hecho 6 mil colonoscopias y se ha diagnosticado cáncer en 250.
“Si se aumenta la cantidad de personas a las que se les practique exámenes preventivos, se puede reducir la mortalidad. No esperemos a llegar a las tasas de 15 por cien mil para hacer algo”, dice López.

Cáncer de mama

En cifras totales, el cáncer de mama aumenta: si en el año 2000 murieron 1.037 mujeres, en 2016 fallecieron 1.499. Sin embargo, por tasa ajustada a la población, la mortalidad está disminuyendo pasando de 7,06 por cada cien mil a 6,18.

Dulia Ortega, directora médica de Imagenología de Red Salud, señala que desde el año 2000 se ha visto una reducción de la tasa ajustada y se explica en gran parte por el GES (Garantías Explícitas en Salud) que permite más acceso a la población a realizarse mamografías y a la atención en la sospecha de cáncer de mama. “Las tasas deberían seguir bajando porque hay un aumento de la cobertura y porque en este momento se ha invertido en más mamografías que se harán en el sector público. Lo único que hace bajar las cifras de mortalidad es el diagnóstico precoz. Al principio aumentan los casos nuevos porque hay más detección, pero baja la mortalidad baja porque esos casos se pueden tratar a tiempo”, señala.

Badir Chahuan, cirujano Oncoplástico de mama, de la Fundación Arturo López Pérez (Falp) dice que han visto también esta disminución en la mortalidad y que además del diagnóstico precoz, también se explica por una mayor concientización de esta enfermedad en las mujeres y tratamientos más efectivos y específicos según condición de cada paciente. “Hoy la tecnología nos permite entregar terapias más efectivas en términos de quimioterapia y radioterapia, según el tipo de tumor, con menos impacto en tejidos sanos, en especial de otras áreas como pulmón y corazón”, dice.

Esta reducción, añade Chahuan, no implica bajar los brazos, “porque esta patología continúa siendo la de mayor incidencia en mujeres tanto en Chile como el mundo, y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres”. A su juicio, no hay que olvidar que la edad es un importante factor de riesgo y que Chile es un país con mayor expectativa de vida, por lo que la incidencia podría incrementarse en los próximos años.



Seguir leyendo