El verdadero milodón que acechó Chile

MILODON ok3

En las provincias de Última Esperanza y de Magallanes, donde se levantan las Cuevas del Milodón, Fell y Peli-Alice, se han encontrado nuevos registros fósiles del Pleistoceno, que reescriben la fisonomía del extinto animal y dan cuenta de una desconocida interacción interacción con depredadores naturales, como los tembiles dientes de sable.




El registro de la fauna fósil pleistocénica de Chile es escasa. Por eso, muchas de las recreaciones de estos animales requieren una profunda revisión. Como el mítico milodón, cuyos primeros hallazgos datan de fines del siglo XIX. Nuevos descubrimientos en las Cuevas del Milodón, Fell y Pali-Aike muestran cómo era realmente el extinto animal y cómo interactuaba con otras especies, como el tigre dientes de sable y el propio Homo sapiens sapiens.

Según Néstor Toledo, investigador de la División Paleontología Vertebrados del Museo de la Plata (Argentina), el animal pesaba unos 1.600 kilos y tenía "el porte del rinoceronte negro africano", dice.

Respecto de si el animal anduviera en dos patas, como se lo representa en la Cueva del Milodón, en Puerto Natales, agrega que la mayoría de los cuadrúpedos pueden erguirse sobre sus patas posteriores. "Incluso, animales tan grandes como el elefante. Los perezosos terrestres, al tener un centro de masa más cercano a los cuartos traseros, quizás pudieran erguirse sin demasiado esfuerzo", dice.

Sin embargo, aclara que una cosa es tener la habilidad de erguirse y otra muy diferente la de moverse en posición bípeda. "La mayoría de los animales que pueden erguirse se desplazan en cuatro patas cuando caminan distancias largas, incluso los chimpancés. En mis observaciones sobre su morfología no he encontrado ningún rasgo que indique que fuera bípedo".

Fabiana Martin, arqueóloga del Instituto de la Patagonia, coincide: "Era un animal que usualmente se desplazaba en cuatro patas".

En 2008, Harold Krusell esculpió una réplica del animal para la Cueva del Milodón, pero la escultura tiene imprecisiones, partiendo por su posición sobre dos patas, piel y cráneo.

Rodrigo Rodríguez, del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas de Última Esperanza de Conaf, dice que a partir de los últimos descubrimientos han tratado de cambiar la postura del animal. "Estamos conscientes del error de posición de la escultura, por eso hemos efectuado cambios graduales. Nos reunimos con autoridades y artesanos de Puerto Natales para cambiar el imaginario del milodón parado en dos patas, pero, al parecer, los turistas prefieren seguir viéndolo erguido", explica.

Haz click en la infografía para ampliar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.