Felipe Avello: Mi vida con Ítalo

PERIODISTA Y COMEDIANTE, FELIPE AVELLO. FOTO: MARIO TELLEZ / LA TERCERA

Durante ocho años, Felipe Avello e Ítalo Passalacqua formaron una inesperada dupla de humor que suma miles de visitas en internet y en la que se burlaron abiertamente de la homofobia que por años sufrió el crítico de cine. En la semana de la muerte de Passalacqua por un paro cardiorrespiratorio, Avello recuerda los altos y bajos de esa historia.


-¿Y tú, Ítalo, si pudieras, te casarías alguna vez?

La pregunta de Cristián Pérez a Ítalo Passalacqua ahora parece inocente, pero en 2004 ese era un tema delicado de hablar a mediodía en televisión. El divorcio recién se había aprobado hacía pocos meses, luego de una larga discusión valórica. La posibilidad del matrimonio homosexual parecía lejana y no se solía discutir públicamente. En el estudio de SQP -programa de farándula de CHV- hubo un breve silencio entre los panelistas. Entonces, Felipe Avello se adelantó, abrazó a Ítalo y respondió mirando a la cámara.

-Primero estamos esperando sacar la casa propia y luego nos casamos.

Fue la primera vez que el comediante y el crítico de cine hicieron una rutina en vivo. Y fue -también- el inicio de una relación televisiva que se extendió por ocho años y que acercó a Passalacqua al público como nunca lo había hecho. Antes era visto como una persona lejana y severa. En SQP pudo desarrollar una faceta desconocida, en la que el humorista fue su principal aliado.

A una semana de la muerte de Passalacqua, Felipe Avello cuenta que ha pasado días de mucha emoción, pese a la distancia que tenían luego de abandonar el programa en 2012.

¿Que crees que significaban esas rutinas para Ítalo?
-Él sentía la libertad que le podían dar estas parodias para burlarnos de la homofobia que quizás en esa última etapa no la vivió tanto como en años anteriores. Me contó que por mucho tiempo tenía que tomar muchas precauciones. Porque era homosexual, conocido y polémico.

Passalacqua fue la primera figura de la televisión chilena en reconocer abiertamente su homosexualidad, en una entrevista en revista Caras en 2001. La revelación le costó las burlas y el hostigamiento público. En el Festival deViña del Mar de ese año, tras la premiación del dúo humorístico Millenium Show, el público empezó a gritarle “hueco, hueco” al crítico cuando apareció en pantalla.

Años después, le contó a Avello que en esa época unos desconocidos le destruyeron su auto y que no podía salir a la calle sin estar acompañado, por temor a ese tipo de agresiones. De esa homofobia se pudo reír por primera vez en SQP.

¿Le molestó alguna broma o rutina?
-Al revés. Como Ítalo era homosexual, era obvio que yo, como humorista heterosexual y encargado del humor, debería haberme reído de eso. Pero tuvimos la lucidez de nunca caer en eso. Encontré la manera de hacer humor siendo un personaje que también era homosexual, siendo una pareja homosexual que nos debíamos mantener en silencio y reprocharle en público cosas.

Avello partió en SQP en 2004 y a los pocos meses se integró Ítalo Passalacqua al panel. Luego de esos primeros años, la dupla se fue fortaleciendo. Entraron en confianza y se pusieron de acuerdo para hacerse bromas. En su paso por el programa, Avello desarrolló una parodia en la que Passalacqua era el “abuelo”, al que quería y odiaba a la vez. Le dedicaba canciones, le bailaba y hacía insinuaciones sobre su vida sexual.

En una ocasión, mientras el resto del panel hablaba seriamente de los múltiples romances de una modelo, Felipe Avello dio su opinión. Decía que los jóvenes debían ser responsables con sus relaciones. Y después de ese mensaje, dio vuelta una foto en la que se estaba dando un beso con Ítalo Passalacqua. La imagen estaba trucada con photoshop y en realidad era del matrimonio de Avello.

“Él me puso ‘el abuelo’. Hizo una canción, y en la tiendita me presentaba como Ítalo Passalacqua, periodista de espectáculos, gran crítico, hombre muy culto. Hacía una pausa y decía:homosexual. Me gustaba ver la cara que ponían los invitados”, recordó el crítico de cine en una entrevista en Mentiras Verdaderas en 2017.

Da la impresión de que Passalacqua entendía tu forma de hacer humor y eso resultaba muy bien.
Con Ítalo resultó hasta el final. Veía a otros personajes que tenían enfrentamientos con él e Ítalo se molestaba. No es que tuviera preferencias por mí. Sentía que se daba cuenta de que de verdad lo hacía con respeto.

¿Que piensas que significó Ítalo para tu carrera?
-Sentí que valoraba mucho lo que hacíamos, no con cualquiera se daba para participar. Luego aparecieron varias personas que intentaron hacer humor con Ítalo, y los frenaba. Creo que valoró y le gustó. Y luego se sumó a que nos burláramos de la homofobia finalmente.

 

***

Ítalo Passalacqua falleció el sábado 29 de septiembre por un paro cardiorrespiratorio mientras desayunaba en su casa en Quintero junto a su pareja, Patricio Herrera, con quien firmó un Acuerdo de Vida en Común. Tenía 72 años y su estado de salud se había deteriorado mucho tras el accidente automovilístico que sufrió en abril de 2014.

Cuando se conoció la noticia fueron varias las personas que llamaron a Felipe Avello. Fue tanto el interés, que el humorista debió organizar una pauta de prensa para expresar su emoción por el fallecimiento de su excompañero de trabajo.

¿Cómo te enteraste de su muerte?
-Supe el mismo sábado, revisé Twitter y me enteré por las noticias. Estoy muy triste, porque fue un querido colega con el que viví muchos momentos, hicimos un buen trabajo que me gustaba mucho. La relación humorística parecía muy natural, pero finalmente se dio sin haberlo conversado, era consensuada, y cuando sucede esa fluidez entre dos es muy gratificante.

¿Qué te parece que se recuerde tanto el trabajo que hicieron juntos?
-Encuentro injusto, pero entiendo que aparecen más en YouTube. Me acuerdo que antes tenía un rol medio parecido. Me parece injusto con el mismo Ítalo que tenía esa capacidad de antes de reaccionar, de reírse de sí mismo.

“En enero lo llamé y le conté que iba a estar en el Festival de Olmué. Antes lo había llamado para la Navidad. Sentí que en esos últimos dos llamados no me conocía tanto. Me superó esa situación”.

En los 90, Ítalo Passalacqua fue un conocido crítico de espectáculos con años de carrera en televisión. Sus comentarios le valieron una reputación de tipo duro, severo y lejano. Cuando participó en Cuánto Vale el Show (1994) empezó a mostrar una faceta distinta, capaz de tomarse con humor las bromas que le hacían Leo Caprile y Erick Polhammer. Luego, esa faceta fue reforzada al entrar en SQP y conocer a Avello. Los videos en YouTube que resumen las rutinas que hicieron juntos tienen más de 400 mil visitas en promedio.

Antes de eso, Passalacqua era visto como una persona lejana y, sobre todo, polémica. Sus dichos en paneles de farándula le valieron demandas judiciales de Cristián de la Fuente, Iván Zamorano y Felipe Camiroaga, por comentarios que el periodista hizo en televisión.

¿Cómo era Ítalo tras las cámaras?
Era muy inteligente. Me parecía un poco solitario, sentía que una persona que tuvo tantos vínculos, con tanta gente, en tantos canales y era muy respetado, no tenía, por lo que veía, muchos amigos o una vida social muy intensa. Lo iba a buscar su pareja. En los primeros años decía que iba mucho a discotheques, que le gustaba mucho la noche. Antes del accidente le pusieron un by pass y no lo quería contar. Ahí empezó a sentirse mal anímicamente, porque tenía mucha energía y un carácter muy fuerte.

¿Y la relación entre ustedes?
Siempre buscaba que la relación con otros colegas no se confundiera. Como me veían haciendo humor podían pensar que era así. Pese a que tengo una forma muy distinta. Tenía una actitud muy respetuosa con él, sabiendo que lo que hacíamos podía interpretarse como faltas de respeto. Estaba claro que no lo era. Era muy cortés. Conversábamos de otros temas, no de las cosas del programa. Me contaba de sus perros y le preguntaba por su familia.

Una de las cosas que se dijo sobre Passalacqua es que estaba muy solo tras su enfermedad.
Siento que es parte de la vida un poco. Fue un personaje querido, pero a veces no necesariamente uno es amigo de las personas con las que trabaja.

¿Se siguieron viendo tras tu salida de SQP?
Dejé de trabajar el año 2012. Después de eso nunca volvimos a trabajar juntos y coincidimos un par de veces. Para el accidente lo fui a ver dos veces a la clínica. La primera no estaba en coma, pero no me pudo recibir. Hablábamos por teléfono, pero le empecé a perder la pista.

***

La muerte de Ítalo Passalacqua trajo una coincidencia que ha hecho pensar mucho a Felipe Avello. Su padre está enfermo ytiene la misma edad del fallecido crítico de cine. Por lo mismo, han sido días de bastante emoción y de preocupación para abrir espacios en su apretada agenda para visitar a sus seres queridos.

-Tengo dos programas de radio, de lunes a viernes y los fines de semana. Los domingos viajo a Concepción en la mañana para ir a ver a mis papás y vuelvo en la tarde- cuenta Avello.

 

El humorista fue al funeral de Passalacqua y luego realizó un sencillo homenaje tras un show realizado el domingo pasado en el Teatro Mori. Tras la presentación se proyectó una imagen de Passalacqua. Avello cuenta que en ese momento se emocionó al recordar a su viejo compañero de trabajo.

La última vez que estuvieron juntos fue para el matrimonio de Juan Pablo Queraltó, en marzo de 2017. El crítico fue a la ceremonia en silla de ruedas, acompañado por su pareja.

¿Cómo lo viste esa vez?
Estaba desmejorado, en silla de ruedas, muy delgado, con Patricio. Se notaba que estaba bien, pero que no era la persona que era hace cuatro años, antes de su accidente.

¿Y cuándo hablaron por última vez?
En enero de este año lo llamé y le conté que iba a estar en el Festival de Olmué. Antes lo había llamado para la Navidad. Sentí que en esos últimos dos llamados no me conocía tanto. Me superó esa situación. Le hablé como le había hablado hace un par de años y ya su estado no era el mismo. Tuve dudas si me reconoció, siento que no.

Seguir leyendo