"Les ruego que no me dejen abandonado": El mensaje de despedida de O'Reilly a sus cercanos antes de abandonar Chile

A_UNO_442876

El sacerdote de los Legionarios de Cristo envió un texto a sus amigos en el que también señala que, "con el corazón detrozado, muy confundido y con una salud debilitada, me despido con inmensa gratitud". El religioso debió salir del país tras una resolución dando cuenta del cumplimiento de una condena por abuso.




"Amigos: con el corazón destrozado y muy confundido y una salud debilitada me despido con inmensa gratitud, aprecio y admiración. La Fe y la Esperanza en el Señor quedan intactas, a pesar del inmenso dolor que oprime la mente y corazón, casi hasta la muerte".

Así comienza el mensaje que este viernes hizo llegar a sus cercanos el sacerdote de los Legionarios de Cristo, John O'Reilly, antes de abandonar el país rumbo a Roma. Esto, luego de que el 4° Juzgado de Garantía de Santiago emitiera una resolución dando cuenta del cumplimiento de la condena por abuso del religioso.

O'Reilly, quien dejó  el país pasado el medio día en un vuelo de ALitalia, concluye el mensaje a su círculo cercano agregando que "estoy feliz y agradecido con cada uno de ustedes. Han sido 'Ángeles' en mi camino sacerdotal de la vida, y la forma de vivir mi sacerdote en los últimos años aumenta la Gracia en vida de cada uno de Nosotros. Qué más podemos pedir!

Les ruego que no me dejen abandonado... un gran y emotivo abrazo".

El 11 de noviembre de 2014 O'Reilly fue condenado, por el Tercer Tribunal Oral en lo Penal de Santiago, a una pena de cuatro años y un día de libertad vigilada, tras ser declarado culpable de abusos reiterados contra una menor de edad, exalumna del establecimiento educacional. Lo anterior provocó que se la que motivó a que se le revocara la nacionalidad por gracia.

Así, la tarde del jueves,  el 4° Juzgado de Garantía de Santiago emitió la resolución que dio cuenta del cumplimiento de la condena.

El religioso se trasladará  a un recinto de los legionarios en Vía Aurelia, en Roma, donde seguirá sin ejercer el ministerio sacerdotal público mientras espera la sentencia del proceso canónico.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.