Expulsado: cuando Metallica sacó de sus filas a Dave Mustaine y dio vida a Megadeth

c453df64-429f-4ae7-88ce-94d91b9b63a7

Toda la banda solía beber a destajo, pero Mustaine se transformaba a niveles destructivos. Un día, sin previo aviso, el ahora vocalista de Megadeth ya tenía un reemplazante y un pasaje de bus entre sus manos.



El año era 1982. Iron Maiden publicó The Number of the beast, Led Zeppelin debutó Coda, The Clash lanzó Combat Rock y en los cines se proyectó Blade Runner y E.T.

Unos veinteañeros rockeros se aventuraban en su primera banda. Lars Ulrich y James Hetfield decidieron fundar Metallica, a la que se unieron posteriormente Ron McGovney y Dave Mustaine.

Lee también: En la mente de Dave Mustaine

McGovney fue reemplazado por Cliff Burton, y era solo cuestión de tiempo para que Mustaine también fuera eliminado de la ecuación.

El alcohol, aquel amigo líquido habitual de las figuras de rock, solía acompañar a los de Metallica, a todos, pero en el caso de Dave Mustaine era diferente.

El guitarrista se transformaba. La más mínima provocación era motivo de pelea. "Cuando estás alrededor de gente a la que le gusta beber y hace tonterías, solo quieren divertirse. Yo bebía y me divertía hasta que alguien me refutaba algo que había dicho. Y luego, eso significaba la guerra, cariño. Era agresivo y confrontacional porque era un ebrio violento. Perdía todas las inhibiciones cuando bebía, y eso no funcionó muy bien", dijo Mustaine según registra Loudwire.

Un viaje de ida

Durante 11 meses Mustaine fue el guitarrista y más violento miembro de Metallica, pero la formación cambió nuevamente la mañana de abril de 1983.

A las 9 am, James Hetfield, Lars Ulrich y Cliff Burton fueron a despertar a Dave Mustaine para informarle su expulsión de la banda. Intentando pasar con horas de sueño la borrachera de la noche anterior, el músico luchaba por abrir los ojos mientras tomaba noción de lo que estaba ocurriendo. "Lo que realmente me entristeció fue que nunca tuve una advertencia y nunca tuve una segunda oportunidad. Solo me dijeron 'Oye, estás fuera. Nos vemos pronto'", detalló el hombre de "Symphony of Destruction".

Lee también: Metallica: la banda más grande desde Led Zeppelin

La expulsión fue inmediata. Kirk Hammet ya había sido contratado como nuevo guitarrista y solo faltaba que Mustaine tomara sus cosas y abandonara el edificio en Queens que los alojaba.

Con rumbo a California, Mustaine subió a un automóvil conducido por Hetfield, quien lo dejó en la estación de buses ubicada en Nueva York a la espera de un viaje de más de 40 horas hasta su hogar. Sin un solo dólar en su bolsillo, y con sus ex compañeros de banda grabando el debut Kill 'Em All, Mustaine estaba decidido a responder.

Inspirado por la marihuana que acompañó su viaje, tomó un folleto político y comenzó a escribir. La propaganda se refería al uso de armas nucleares y destacaba la frase "The arsenal of megadeath can't be rid of".

"Megadeath", unidad de medida que indica un millón de muertes humanas, fue elegida por Dave Mustaine para bautizar su nuevo proyecto. Quitando solo una letra, decidió que Megadeth sería el nombre para superar a su ex banda.

Lee también: Dave Mustaine de Megadeth confirma que sufre cáncer y cancela conciertos

"Mi medida de éxito fue si comí ese día o no, y mi visión fue destruir a Metallica y dejar de vivir en una furgoneta. Lo bueno fue que superé mi malestar por abandonar la banda. Me alegro de habernos reconciliado", escribió en Twitter la voz de "In my darkest hour".

[caption id="attachment_87789" align="alignnone" width="1200"]

Metallica en 1982.[/caption]

La megamuerte y el fantasma de Metallica

Megadeth comenzó a existir el mismo año en que Mustaine fue despedido de Metallica, y poco a poco se abrió camino como parte de los "Big 4", las cuatro grandes bandas del thrash metal: Metallica, Megadeth, Slayer y Anthrax.

"No fue fácil escapar de la sombra de Metallica. Se requiere esfuerzo y energía para hacer que una banda despegue", dijo Mustaine en entrevista con la revista Planet Rock en 2018.

Lee también: El amigo chileno de Megadeth

A casi cuatro décadas, su salida sigue siendo controversial y fuente de comentarios en el mundo del rock. Su exclusión del Salón de la Fama del Rock & Roll cuando Metallica obtuvo el reconocimiento en 2009, no pasó desapercibido.

"Mustaine nunca tocó en ningún disco de Metallica. Sin faltarle el respeto, había media docena de otras personas que estaban en la alineación en los primeros días. Pensamos que lo más correcto sería incluir a cualquiera que haya tocado en un disco de Metallica. Dave Mustaine estuvo en la banda durante once meses, predominantemente en 1982. No estoy tratando de restarle importancia. No tengo nada más que respeto y admiración por sus logros desde entonces", explicó Lars Ulrich para The Plain Dealer.

Su reemplazo en Metallica se refiere con cautela a un ex compañero que no se fue en los mejores términos. "Siempre he visto a Dave como alguien realmente triste, realmente enojado, realmente frustrado por su situación con Metallica, y nunca lo pudo dejar. Y, ya sabes, siempre he demostrado mucha empatía por él, entendiendo que solo estaba enojado", dijo Kirk Hammett en un podcast en 2016.

[caption id="attachment_87827" align="alignnone" width="1280"]

Dave Mustaine y James Hetfield.[/caption]

Comenta