Las canciones emblemáticas del trap chileno: libro recopila su historia

Desde la perseverancia de Marlon Breeze (DownZouthKingz, Nacion Triizy) —cuando hacer música trap no generaba ganancias económicas—, hasta el explosivo fenómeno de Paloma Mami —firmada por Sony Music tras haber lanzado su primera canción—, el recorrido local del género fue plasmado por el periodista Ignacio Molina en Historia del trap en Chile.



¿Cómo surgió el trap chileno? ¿Y cuándo comenzó a ser tan popular entre los jóvenes? Estas son parte de las interrogantes que Ignacio Molina busca despejar en Historia del trap en Chile (Alquimia, 2020), con la claridad que entrega el relato oral de sus propios protagonistas; desde quienes empujaron estos sonidos a punta de fiestas nocturnas, hasta quienes llevaron el género a los escenarios más grandes del país.

Un recorrido que sintetizamos con las canciones de agrupaciones o solistas que persistieron —y otros que se sumaron a la efervescencia del movimiento— hasta obtener los actuales éxitos digitales.

Incubando el género en Santiago aparecen Marlon Breeze, André Lavoe, Criz Gomez, Naimerz Mob, KSN FAM y El Equipo del Terror, entre otros, como figuras del under que empujaron un género por entonces sin réditos: una época de fiestas, de abrirse camino ante un público masivo adverso que los miraba y simplemente no entendía la propuesta. “¿Cómo podía haber raperos que se vestían con marcas lujosas y cantaban sobre dinero?”, era el comentario más común que recuerdan los artistas al enfrentar la hostilidad, principalmente desde los cultores locales del rap.

Desde Antofagasta, el desarrollo del movimiento también destaca en este recorrido del trap hecho en Chile. Principalmente liderado por M.E.T y K$WAD, dos agrupaciones clave para generar la unión que mantienen con sus colegas en Santiago.

A ello se suman jóvenes cantantes que confluyeron en las distintas Trap House de la capital, debutando así Pablo Chill-E que luego formaría Shishigang, o Big Angelo y Young Cister que estuvieron a la cabeza de Drip World. Punto de partida también para Gianluca, que con los años pasó de espectador a actor principal, ya sea cantando o en la producción, como fue en el caso de “Mi only one”, la primera canción de Princesa Alba.

Otro punto de inflexión relatado en el libro es la aparición de DrefQuila, bajo el alero de su actual mánager y ex-DJ de Tiro de Gracia, Mataskaupas. Su desenfrenado ascenso se explica en parte por los lazos que formó y cómo decidió impulsar su carrera que venía netamente de las batallas de freestyle, llegando a firmar por Warner Music en 2018.

La unión entre Polimá Westcoast y Young Cister, que se consolidó con la creación de BrokeBoyz y los llevó tanto a firmar con Sony como a ser parte de Lollapalooza 2019, la detallan quienes participaron en el proceso del video “Actitud”. Lo mismo ocurre con “My Blood”, de Polimá y Pablo Chill-E, acaso el punto cúlmine para la masividad de los trappers locales y un enfoque mucho más comercial.

Asimismo, el círculo más cercano al inicio musical de Paloma Mami desmitifica que Sony la fichara por su participación en Rojo y explican la fórmula de trabajo de la chilena-estadounidense desde la creación de “Not Steady”, sú única canción oficial al momento de fichar por el sello discográfico.

El crecimiento del plug como subgénero local también es revelado en este registro por una camada de artistas que incursionó en estos sonidos, desde los inicios con Slimmy Cuare en el micrófono hasta el nacimiento de Nvscvr.

La historia del trap en Chile, como lo indica su autor, busca dar a conocer una escena anterior a la que repleta las actuales plataformas digitales, cultora de un estilo que fue mal visto en sus comienzos.

“Las primeras generaciones tienen acercamientos con una segunda formada en la Trap House”, explica Ignacio Molina: “Se van dando featurings atractivos entre chicos escolares con artistas que tuvieron un camino difícil desde el dirty south y el crunk. Fueron, tiraron para arriba entre fotógrafos, cantantes y productores de eventos. Son cruces entre jóvenes talentosos que dan una identidad chilena, siendo una contracultura fuerte”.

Comenta