El corazón de Inglaterra o un manual para entender el Brexit

La última novela de Jonathan Coe, no solo cierra magistralmente la trilogía iniciada hace 20 años con El club de los canallas, sino que resume en sus 528 páginas, mejor que cualquier tratado político o social las razones que llevaron a Reino Unido a abandonar la Unión Europea. Y de paso convierte a Coe en el mejor cronista de la Inglaterra de fines del siglo XX y principios del XXI.


Uno de los capítulos más significativos de El corazón de Inglaterra, la nueva novela de Jonathan Coe es el que relata la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Todos los personajes de esta novela coral, reunidos en sus respectivas casas, compartiendo lo que parece ser el último momento en que los británicos lograron estar unidos detrás de un sentimiento común. “Esa tarde, Inglaterra parecía ser un país tranquilo y organizado, un país en paz consigo mismo”, escribe el novelista británico. Pero algo se estaba gestando por debajo y avanzaba “murmurando a través de su curso sin tiempo”, como aquel río que bordea la casa del único de los protagonistas que aquella noche no estaba siguiendo la ceremonia. Un sentimiento nacionalista que culminará con el triunfo del Brexit cuatro años más tarde y que es el eje del libro.

El corazón de Inglaterra, la traducción española de Middle England, el título original del libro de Coe aparecido en 2018 —y publicado hace solo unos meses por Anagrama en su versión en español—, pretende ser la gran novela del Brexit. Un tema que Coe ya había tratado indirectamente en Número 11, su libro anterior, pero que ahora corona con mayor maestría. Porque el libro busca ser una suerte de crónica de la realidad cotidiana de la Inglaterra de principios del siglo XXI que llevó finalmente a la decisión de más de la mitad de sus habitantes a optar por dejar la UE. El libro parte en 2010 y culmina en 2018, ocho años que van dando cuenta de las divisiones sociales, las rabias acumuladas y los conflictos latentes que arrastra especialmente aquella clase media inglesa que se inclinó mayoritariamente por romper lazos con el resto de la comunidad europea.

La referencia es clara. Middle England rima con esa Middle-earth o Tierra Media de J. R. R. Tolkien. Inglaterra es, ironiza Coe, una tierra de hobbits que quieren vivir aislados del resto del mundo, mediocres incluso. Tanto así, que su idea inicial era comenzar la novela con el cumpleaños 50 de Benjamin Trotter, uno de los protagonistas de la novela, en clara referencia a la celebración de Bilbo Baggins en el inicio de El señor de los anillos. Pero finalmente cambió de idea y comenzó con el funeral de la madre de Trotter. Una vida que termina y otra que comienza. Aunque las referencias a Tolkien no están ausentes. “Esto parece el comienzo de El Hobbit, una fiesta sorpresa”, dice uno de los amigos de Benjamin Trotter al llegar a casa ese día. Y así, los personajes ficticios del escritor de origen sudafricano reaparecen recurrentemente durante el libro, como una clara referencia a los habitantes de esas Middlelands, las tierras medias de Inglaterra de donde provienen la mayoría de los protagonistas del libro.

Pero además de ser “la gran novela del Brexit”, como la catalogó el Financial Times, el libro de Coe es la culminación de una trilogía que ha recorrido la historia de Gran Bretaña desde mediados de los 70 hasta la actualidad. El autor de El corazón de Inglaterra es el gran cronista de la historia reciente de su país. Pero en lugar de recurrir a fechas y análisis históricos, ha logrado retratar un magistral fresco de un país a través de una pléyade de personajes memorables que resumen la identidad británica. Todo comenzó en 2001 con El club de los canallas, que relata las transformaciones y las crisis de la Inglaterra de los 70, que llevó finalmente al triunfo de Margaret Thatcher, elección que marca el final del libro. Luego vendría Círculo cerrado, ambientada 15 años después, en vísperas del triunfo de Tony Blair y el Nuevo Laborismo. Y finalmente: El corazón de Inglaterra. Pero antes de eso, obras como Menudo reparto también aportan a esa crónica social.

Coe es un digno heredero de la tradición impuesta por novelistas como Anthony Powell o incluso Evelyn Waugh en la extraordinaria Regreso a Brideshead. Libros que recorren la vida familiar de sus protagonistas en el marco de las transformaciones de su época. Una suerte de Downton Abbey en versión literaria y moderna. Los protagonistas de la trilogía de Coe son compañeros de escuela en Birmingham y a ellos se unen sus familias y luego sus descendientes. Ahí están Benjamin Trotter, músico retirado y dedicado a terminar su anhelada novela; su sobrina Sophie, que es el centro de la última novela; Doug Anderson, periodista de izquierda y duro crítico de David Cameron y Phil Chase que dirige su propia compañía editorial, que editará finalmente el libro de Benjamin. En torno a ellos, circulan otra serie de personajes que van desde nacionalistas furibundos, como Roland, viejo compañero de Benjamin que lidera un grupo xenófobo, hasta el desencantado Christopher Trotter, el padre de Sophie. Todos dan vida a un libro que logra explicar mejor que cualquier ensayo social o político por qué los británicos optaron finalmente por abandonar la Unión Europea.

Comenta