St. Vincent, Rosalía o Idles: Qué ver (y escuchar) en la nueva edición del Festival In-Edit

Como cada año, uno de los certámenes chilenos más relevantes del apartado audiovisual, consagrado a los documentales musicales, presenta una cartelera diversa e interesante. Se hará en diciembre.



Como un punto de encuentro de melómanos y seguidores del séptimo arte llega In-Edit, el festival internacional de cine y documental dedicado a la música que esta vez celebra su decimoséptima versión. Un evento que fijó sus fechas desde el 7 al 14 de diciembre e invita como siempre a sumergirse en historias y narraciones de las grandes figuras de la música, pero también en capítulos más anónimos, en episodios que a veces no se ven en un escenario ni se escuchan en un disco.

¿Qué hay para ver? Aquí, los detalles de la variada cartelera.

Crock of Gold: A Few Rounds with Shane MacGowan (Inglaterra)

Con un premio del jurado en el Festival de San Sebastián en 2020 y con el actor Johnny Depp manejando algunos hilos de la producción, el material se centra en Shane MacGowan, miembro insigne de The Pogues y emblema del rock irlandés de principios de los 80, tanto por su carácter como por su capacidad para fusionar sonidos en su obra.

Una especie de rompecabezas con entrevistas, archivos y confesiones que intentan homenajear precisamente aquel historial marcado por la ruina y el talento del cantante de 63 años. También, se trata de un retrato del tipo mal portado del rock, del menos complaciente, cuyo estilo se mantuvo por décadas.

Lydia Lunch: The War is Never Over (Estados Unidos)

Documentando a una de las cabezas de la llamada no-wave neoyorquina -aquella corriente disruptiva que mezcló experimentaciones, exotismo y oscuridad en partes iguales- y en la misma línea a una de las artistas más multifacéticas de la escena, la directora Beth B se sumerge en la mente y el alma de Lydia Lunch.

Claro, retrata claves de la artista: provocaciones, creatividad, una no despreciable cuota de demonios internos y el rock como bandera de lucha. Por lo mismo, intenta encuadrar todas sus facetas: cantautora, música, poetisa, fotógrafa, ensayista, guionista de cine y, en resumen, una creadora con un puñado de ángulos.

Poly Styrene: I am a cliché (Inglaterra)

Foto: Kino_Library

En casi una hora y media de registros, la cinta sigue la vida y obra de una de las voces medulares y más rupturistas del punk británico: Poly Styrene.

Fallecida en 2011, la cantante del grupo X-Ray Spex -esenciales al minuto de mirar en retrospectiva esa época- es expuesta más allá de aquel personaje que se plantaba en los escenarios. En ese proceso se explora su melancólica adolescencia y también una difícil experiencia como madre.

Un espacio para ahondar en lo íntimo de la primer mujer afroamericana en liderar una banda de punk y asimismo en los roces de las crisis mentales que la desgastaron. Otro registro imperdible.

Faith and Branko (Serbia / Inglaterra)

Apelando un tanto a lo emotivo, Faith and Branko sigue a una pareja formada por una acordeonista inglesa y un violinista serbio. Se trata a fin de cuentas de una mera excusa para hablar de lo que es quizás lo medular: el compromiso con la música, las diferencias culturales y la humanidad en sí.

Siendo la cámara un personaje más en la sucesión de hechos, la realizadora Catherine Harte siguió y registró por siete años a la inusual relación unida por lo sonoro, donde se confunden latitudes y géneros distanciados en lo geográfico, pero que -como mucha de la música que se desarrolla en los países más disímiles-encuentra su punto de abrazo en la creación.

Nueve Sevillas (España / Francia)

Frente al lente se sitúan artistas y voces reconocidas en territorio español como Rosalía, Silvia Pérez Cruz, Niño de Elche y Rocío Molina. ¿El objetivo? Hablar, mostrar y dar un paseo para retratar el nuevo flamenco. Han sido ellos precisamente los llamados a darle nuevos aires a una de las expresiones culturales más simbólicas de España.

Nueve Sevillas es una pieza de más de dos horas que apunta a un ensayo visual sobre el baile, Sevilla y aquellos personajes que componen lo social, artístico y geográfico del movimiento. Un filme coral al que también se suman algunos nombres más, incluida una chilena.

St. Vincent: The Nowhere Inn (Estados Unidos)

Con Annie Clark y Carrie Brownstein a la cabeza como parte del reparto, el largometraje de ficción cuenta cómo la pareja de amigas intenta dar forma a un documental sobre la primera.

“Cuando contrata a un amigo cercano para que lo dirija, las nociones de realidad, identidad y autenticidad se vuelven cada vez más distorsionadas y extrañas”, adelanta la sinopsis.

Una cinta que aborda la fraternidad, el ego y la propia identidad, rozando por momentos la comedia. Tood en torno a una de las artistas más versátiles, inquietas y agudas de la actualidad, siempre lanzando discos interesantes y con presentaciones en vivo que rozan lo volcánico.

Don’t Go Gentle: A film about IDLES (Reino Unido)

Marginados y sin futuro. Al menos así se catalogaba al quinteto rockero de Bristol en sus inicios. Claro que más allá de percibir la sentencia como palabras desmotivantes, la banda nacida en 2009 tomó aquello como un combustible para el despegue artístico, y el director Mark Archer como un factor para retratarlos desde los primeros pasos.

IDLES se expone en este documental con un cancionero que refleja inseguridades y vulnerabilidad. Y del mismo modo, aquella imagen salvaje, los fanáticos fieles y las dolorosas historias personales de sus integrantes. Ellos, en rigor, no son sólo ruido.

“En un mundo de persistentes microagresiones, es alentador escuchar verdades dichas de un modo simple” comentó al respecto The Guardian en julio.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.