Muere el pintor y escultor chileno Hugo Marín

hugo marín

Hugo Marín obtuvo en 1953 el Prix des Anciens, Salón de Artistas Decoradores, en París.

Especialista en la técnica del esmalte sobre metales, el destacado artista falleció a los 89 años.




Nacido en Santiago, el 15 de marzo de 1929, Edgardo Hugo Osvaldo Marín Vivado murió ayer, dejando la visible huella de una obra plástica vasta y versátil, tempranamente reconocida tanto en América como en el Viejo Continente.

"Chile pierde hoy a uno de sus más grandes artistas visuales", declaró anoche la ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, al reaccionar a la noticia. "Lamentamos la partida de Hugo Marín, escultor y pintor que expuso sus obras en los mejores espacios de América y Europa", precisó la secretaria de Estado, quien eenvió "un abrazo a sus familiares, amigos y a toda la comunidad artística".

Connotado creador, Marín realizó durante dos años estudios en la Escuela de Artes Aplicadas, en los cursos vespertinos a cargo de José Perotti. Dedicado especialmente a la técnica del esmalte sobre metales, destacó en esa disciplina, desarrollando las posibilidades de una práctica aún entonces no muy apreciada. Becado para perfeccionarse en Francia e Italia entre los años 1952 y 1953, viajó a México y Cuba a comienzos de la década siguiente, en el marco de un quehacer artístico que fue alternando con su incorporación a la Escuela de Mimos de Marcel Marceau, momento a partir del cual compartió trabajo con Alejandro Jodorowsky.

Su pintura y su escultura se inspiran en mitos y símbolos de religiones y culturas antiguas que van desde India a los pueblos precolombinos, Mientras su cometido pictórico muestra un predominio de la técnica mixta, empleando materiales como adobe, mármol y grafito, en sus efigies predomina la figura humana de fuerte expresividad, que incluye, por ejemplo, ojos de vidrio y dientes auténticos en la factura. Acreedor del Prix des Anciens, Salón de Artistas Decoradores, en París, en 1953, y del Premio de Escultura de la Municipalidad de Santiago en 1992, su obra plástica es una aguda e incesante búsqueda en clave antropológica.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.