Encuesta a boca de urna en Perú da ventaja a candidato de izquierda y confirmaría balotaje

El Presidente de Perú, Francisco Sagasti, saluda a los medios de comunicación mientras emite su voto en una mesa electoral en Lima. Foto: Reuters

En unas elecciones presidenciales marcadas por el Covid-19 y una histórica fragmentación del voto, sondeo de la encuestadora Ipsos muestra que Pedro Castillo obtendría un 16,1% de los sufragios, seguido por el economista Hernando de Soto y Keiko Fujimori, ambos empatados con 11,9%.


El candidato presidencial de Perú Libre, Pedro Castillo, es el único candidato que supera el 15% de los votos en las elecciones generales de este domingo en Perú, según una encuesta a boca de urna realizada por América TV/Ipsos Perú, por lo que se confirmaría una segunda vuelta.

La encuesta, con un margen de error de aproximadamente del 3%, da a Castillo, de izquierda, un 16,1% de los votos, seguido del conservador aspirante de Avanza País, Hernando de Soto, y la candidata de ultraderecha Keiko Fujimori de Fuerza Popular, ambos con un 11,9%.

A ellos les sigue el candidato de Acción Popular Yonhy Lescano con un 11%, mientras ocupa el quinto lugar el postulante de Renovación Popular, el conservador Rafael López Aliaga, con un 10,5%, y el sexto, la aspirante de Juntos por el Perú, Verónika Mendoza, con un 8,8%.

Tras conocer el resultado de esta encuesta a pie de urna, López Aliaga reconoció que Castillo, quien encabeza la misma, hizo “una buena campaña”, mientras Lescano recordó que “hay que esperar a los resultados oficiales para poder pronunciarse”.

Por su parte, en la sede de Perú Libre en Tacabamba, en la provincia de Chota, los simpatizantes de Castillo se acercaron para celebrar los resultados. “Agradecemos este resultado al pueblo y pedimos tranquilidad hasta los resultados finales”, dijo Castillo en medio de aplausos y vivas de cientos de sus seguidores.

Un día después de reportarse la cifra diaria más alta de muertes por Covid-19 desde el inicio de la pandemia en el país, los peruanos salieron a votar el domingo por un nuevo Presidente en las elecciones más fragmentadas de su historia reciente.

“Sabemos de la situación crítica en la que está la salud, pero se han tomado todas las precauciones del caso para evitar el contagio. No tienen que tener temor de venir a ejercer su derecho y cumplir su deber de votar”, expresó el Presidente Francisco Sagasti, luego de votar en un colegio de La Molina, en Lima.

El sábado, las autoridades sanitarias anunciaron que el coronavirus mató a 384 personas, la mayor cifra diaria desde que la pandemia irrumpió en el país hace 13 meses, lo que elevó la cifra total de víctimas a 54.669. En tanto, los contagios acumulados ascendieron a 1.639.767, con 11.248 durante la jornada.

Keiko Fujimori, del partido Fuerza Popular, emite su voto en un colegio electoral en Lima. Foto: Reuters

La situación de la pandemia se ha venido agravando en Perú. Esta última semana el promedio diario de nuevos contagios fue de 9.567, frente a 7.500 de la semana anterior. Además, los hospitales están saturados por más de tres meses y los muertos en domicilios comenzaron a elevarse.

En medio de este escenario, las autoridades electorales elaboraron un protocolo de seguridad para los 25,2 millones de electores habilitados, entre ellos el uso obligatorio de mascarillas. En los locales de votación, a los electores se les midió la temperatura y proporcionó alcohol en gel para desinfectar sus manos. También se dispuso de pediluvios para desinfectar los pies. La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) también recomendó que cada elector llevara su propio lápiz.

A raíz de la pandemia, la jornada electoral en esta oportunidad se extendió por 12 horas, desde las 07.00 hasta las 19.00. Al respecto, la ONPE recomendó que de 07.00 a 09.00 concurrieran a votar las personas vulnerables, como adultos mayores, embarazadas o con alguna discapacidad. En las horas siguientes, se sugirió un orden de acuerdo al último dígito de la cédula de identidad. Pese a ello, durante la mañana se observaron aglomeraciones y largas filas para ingresar a los centros de votación, las que disminuyeron en la tarde.

Pese al ausentismo de miembros de mesa durante las primeras horas de la jornada electoral, la ONPE confirmó la instalación de 83.011 mesas de sufragio, lo que representa al 99,96% de estas.

Yonhy Lescano, del partido Acción Popular, muestra su documento de identidad antes de emitir su voto en un colegio electoral en Lima. Foto: Reuters

La participación en los comicios es obligatoria para todo ciudadano a partir de los 18 años. En el caso de los mayores de 70 años la votación es facultativa, lo que implica que si no cumplen con el deber cívico electoral no pagan la multa correspondiente. Mientras las multas por no votar van desde 22 soles (US$ 6,1) a 88 soles (US$ 24,4), la sanción por no cumplir la función de miembro de mesa o negarse a conformar la mesa electoral asciende a 220 soles (US$ 61,1).

Elección fragmentada

Según los sondeos previos, dentro de los 18 candidatos en contienda nadie acumulaba más del 50% de intención de voto, necesario para ganar en primera vuelta, por lo que se esperaba que dos pasaran a un balotaje el 6 de junio para elegir al sucesor del Mandatario interino, Francisco Sagasti, quien entregará el poder el 28 de julio.

Ninguno de los seis primeros candidatos superaba el 13%, una cifra insólita comparada con hace cinco años cuando los primeros candidatos bordeaban el 30% de preferencias antes de los comicios. Según una encuesta difundida el sábado, el radical de izquierda Pedro Castillo se ubicaba a la cabeza de las preferencias, seguido por el economista liberal Hernando de Soto, la candidata de derecha Keiko Fujimori y el populista Yonhy Lescano, que había estado liderando los sondeos hace unas semanas.

Como hay un empate estadístico entre ellos, ésta es “la elección más fraccionada en la historia”, indicó el director de la encuestadora Ipsos Perú, Alfredo Torres.

El candidato presidencial Hernando de Soto, de Avanza País, hace un gesto antes de emitir su voto en un colegio electoral en Lima. Foto: Reuters

“Cualquiera fuera el resultado, nosotros, mi partido, lo vamos a respetar. Y esperamos que sea el correcto para luego avanzar a la segunda vuelta”, declaró De Soto, de 79 años, el primero de los 18 candidatos en sufragar. “Espero que las elecciones sean limpias, que no haya problemas”, agregó el candidato del partido Avanza País, que votó en la escuela Nuestra Señora de la Reconciliación, del distrito limeño de Surco.

“Esperamos que se respete la voluntad electoral”, declaró Keiko Fujimori tras un “desayuno electoral” celebrado en la sede de su partido, Fuerza Popular, en Lima. Por su parte, la candidata de Juntos por el Perú (izquierda), Verónika Mendoza, emplazó a la población a “votar con esperanza”. “Ha llegado el momento del cambio”, afirmó en su “desayuno electoral” desde la casa de sus abuelos en Cuzco.

Mientras, el candidato de Acción Popular, Yonhy Lescano, desayunó con su familia en Villa María del Triunfo, Lima, y destacó que estaba respetando los protocolos de bioseguridad. “Esperamos que la mayor cantidad de peruanos pueda ir a votar; a pesar de la pandemia, creo que el pueblo peruano está viniendo a cumplir con este deber cívico”, declaró.

El candidato de izquierda Pedro Castillo, de Perú Libre, expresó su preocupación por la lentitud en la constitución de las mesas. “Me preocupa que a nivel nacional algunas mesas no hayan abierto. Estamos en una fiesta democrática y tenemos que demostrarlo como ciudadanos y ejercer nuestro derecho ciudadano con responsabilidad”, dijo desde Cajamarca, donde acudió a votar montado en una yegua.

El candidato presidencial de Perú Libre, Pedro Castillo, emite su voto en la ciudad de Cajamarca. Foto: Agencia Andina

En un mensaje parecido, el también candidato y expresidente Ollanta Humala (2011-2016) criticó el “proceso mediocre”. “Este es un proceso mediocre, uno de los peores procesos electorales que he visto en mi experiencia política. Un Presidente (Francisco Sagasti) que a estas alturas está haciendo un llamado a los voluntarios (para hacerse cargo de las mesas de sufragio). ¿Por qué no lo hizo en su momento?”, apuntó desde Lima.

Para el candidato conservador Rafael López Aliaga (Renovación Popular), estos comicios estuvieron mal organizados por las ausencias en las mesas electorales. “Esta es la peor organización que vi en mi vida. Que vengan los jóvenes del Perú (a asumir la gestión de las mesas). Les están robando su futuro”, opinó desde la capital.

Al inicio de la campaña electoral, el Ministerio de Salud hizo un llamado a los candidatos a priorizar actividades de forma virtual y descartar aquellas que permitieran la reunión o aglomeración de personas, como medida para evitar contagios. Pese a ello, cinco candidatos presidenciales han tenido Covid-19: Ciro Gálvez, abanderado de Renacimiento Unido Nacional; Julio Guzmán, del Partido Morado; George Forsyth, de Victoria Nacional; José Vega Antonio, de Unión por el Perú, y Marco Arana, del Frente Amplio.

El nuevo presidente debe asumir el 28 de julio, día en que Perú conmemora el bicentenario de su independencia, y tiene el reto de superar la emergencia sanitaria, la recesión económica y la crisis política en una nación de 33 millones de habitantes. De los 10 presidentes que ha tenido Perú tras el fin del régimen militar, en 1980, siete fueron condenados, están salpicados por escándalos o tienen investigaciones de la fiscalía en curso.

A los estragos causados por la pandemia y la recesión (el PIB cayó 11,12% en 2020) se suma la inestabilidad política del último quinquenio, que alcanzó su clímax en noviembre cuando Perú tuvo tres presidentes en cinco días, con protestas que dejaron dos muertos y un centenar de heridos.

Además de elegir al nuevo Presidente, en estos comicios los peruanos también escogían a los dos vicepresidentes, a 130 parlamentarios y a cinco representantes al Parlamento.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.