Osvaldo Garay, jefe de la UPC del Hospital Van Buren de Valparaíso: “El paciente de esta segunda ola es en su mayoría joven y obeso”

Osvaldo Garay, jefe de la UCI del Hospital Carlos Van Buren de Valparaíso.

El médico intensivista relata que la unidad de mayor complejidad del recinto alcanzó su ocupación máxima. Cuenta que hace cuatro semanas se saturó y que “en este momento tenemos una UCI desbordada”. Por ello, han desplegado medidas para contener los requerimientos de UCI y acelerar el flujo de los pacientes, con tratamientos precoces que buscan evitar el agravamiento de los cuadros.


Los pies de la escalera que accede al Hospital Carlos van Buren de Valparaíso están surcados por ramos de flores y restos de las velatones que a diario recuerdan a los 1.072 pacientes que han fallecido en el recinto, desde que comenzó la pandemia. Son las 13.00 del miércoles y al interior del centro de salud el personal médico se mueve rápido. Hace cuatro semanas que funcionan a máxima capacidad. “En este momento tenemos una UCI desbordada”, cuenta Osvaldo Garay Coloma (60), jefe de la Unidad de Paciente Crítico.

Antes de la pandemia el recinto tenía 14 camas para los pacientes de alta complejidad. Hoy son 41, distribuidas en distintos servicios del hospital. Pero ya no quedan cupos, admite el profesional. Por ello, han desplegado una estrategia para pronar (posicionar boca abajo) y brindar oxígeno con cánulas a las personas que llegan a la urgencia con neumonía Covid, para evitar que requieran una cama UCI. Y para ellos han habilitado dos unidades: Respiratoria Aguda y de Vigilancia Respiratoria Aguda, en una sala que antiguamente se utilizaba como gimnasio para rehabilitación. “Esa es la estrategia más potente que hemos implementado, porque cuando llegaste a la UCI ya es tarde, ya hay daño en el pulmón. Lo ideal es adelantarse a eso y eso tratamos de hacer”, dice el médico intensivista.

¿Cuál es la situación del recinto?

La sobreexigencia del hospital se ve a todo nivel, pero se disminuye al tener más pacientes boca abajo y con apoyo de oxígeno. En “prono vigil” mejora el paciente su falla respiratoria. Y evita que el pulmón se siga dañando. Cuando necesitan más apoyo (de oxígeno) usamos un segundo instrumento, que solo se veía en los niños antes de la pandemia: cánula basal de alto flujo. Es un tremendo aporte. Permite tolerar altos volúmenes, pero en una posición cómoda. Esos dos manejos, boca abajo y oxígeno, han sido fundamentales.

¿Por qué han optado por estos mecanismos?

Habilitar camas UCI es súper complicado, porque no es solo un ventilador, es el personal que no está disponible. En el Minsal nos ofrecen ventiladores, pero no es el punto. Por eso esta otra estrategia es importante para que los pacientes no lleguen a la UCI, y a los que ya están, sacarlos lo antes posible a otras unidades de rescate. Estamos sacando pacientes a la UCI general o a la Unidad de Cuidados Intermedios Generales, con traqueostomía y ventiladores chicos. Entonces, sin aumentar camas UCI, puedes aumentar cupos UCI. El paciente se maneja agresivamente desde el principio.

¿Cómo es el paciente de esta segunda ola?

El paciente de esta ola es en su mayoría joven y obeso. Llegan a la urgencia saturando muy bajo y no se sienten mal. Respiran profundamente, pero con una alta frecuencia (hipoxia silenciosa). Si tienes Covid, no te das cuenta que estás respirando mal. Se dan cuenta las personas que están alrededor tuyo. Además, ahora llegan a consultar pacientes jóvenes, pero muy tardíamente, en una etapa avanzada de la patología.

¿Por qué cambió el paciente?

Es difícil responder con precisión científica, pero en parte la población de más edad se ha cuidado más y respeta mucho las medidas de aislamiento. También, y claramente, hay un cambio en la virulencia y probablemente pueda deberse a las variantes del virus original.

¿Han tenido que hacer nuevas contrataciones?

A muchas personas en la primera ola. Los capacitamos, pero mucha gente se fue (al sector privado), porque no hay contrataciones oficiales, por un tema administrativo. Tienes que tener el cargo oficializado desde Hacienda y Salud para poder contratar a alguien. Es terrible, porque pierdes personal muy capacitado, y obliga a contratar a gente que tienes que volver a capacitar, y se pierde mucho tiempo.

¿Qué otra estrategia han aplicado?

Hago un Zoom hace dos meses con todos los servicios de atención primaria de salud. He bajado los criterios de ingreso, para que lleguen antes los pacientes, y antes se le ponga, rápidamente, este manejo agresivo: boca abajo, con oxígeno.

Con el aumento de casos que registra Valparaíso, ¿cuál es el plan para dar abasto a la demanda asistencial?

Tenemos que ver si podemos sacar pacientes de la UCI con traqueostomía. Y al resto trasladarlos. Pero eso tiene un límite, y esa es nuestra inquietud. Están los traslados, pero las camas igual se están acabando. Por eso para nosotros la pre UCI es tan importante, allí tenemos tres veces los pacientes de mayor complejidad y, de ellos, entre el 5% y el 8% llega a la UCI. En la urgencia se habilitó un espacio adecuado a las necesidades y hasta ahora se da el mismo nivel de soporte tanto a pacientes intubados como a los que están pronados, pero obviamente si sigue la demanda al nivel que estamos enfrentando en los últimos días, podría colapsar. Espero espero no lleguemos a ese nivel.

Ud. lleva un año a cargo de la UCI, sin vacaciones. ¿Cómo se siente?

Hago harto ejercicio para liberar tensión, porque si no te pasa la cuenta. Pero todavía me queda ánimo. Lo que desgasta mucho es ver que no puedes darles mas apoyo a los pacientes. No tienes más armas para manejar a más pacientes al mismo tiempo. Esas son las cosas que agobian. Cuando el paciente llega muy tarde y ves que podrías haber partido antes. Por eso es tan importante transmitir la hipoxia silenciosa. Los mismos médicos no se dan cuenta de esto.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La Tercera Noche


Durante la tarde de este martes, el ministro de la Segpres, Juan José Ossa, y su par del Interior, Rodrigo Delgado, contactaron a dirigentes de Chile Vamos y a los abanderados presidenciales Mario Desbordes y Joaquín Lavín para transmitirles que están dispuestos a impulsar la propuesta del alcalde de Las Condes, en una fórmula más acotada que la original. Ello, siempre y cuando los parlamentarios oficialistas se abstengan o voten en contra del tercer retiro.