Carlos Caszely: "Quieren que seamos 17 millones de perritos de auto"

Imagen IMG_20191024_121243512

Definido como un deportista con conciencia social y crítico con el gobierno, el exfutbolista observa con atención los acontecimientos que se desarrollan en el país.


Carlos Caszely (Santiago, 5 de junio de 1950) se sienta todas las mañanas en una cafetería de Manuel Montt a conversar y a leer el diario. Se define como un deportista con conciencia social, a partir de sus diálogos con Mario Moreno y Hugo Lepe, fundadores del Sifup. Hoy sigue atento el estallido social que vive el país.

"Nos han mentido durante tantos años, llegó un momento en que sonó el pitito de la olla a presión y no hicieron caso. Y lo que hizo explotar todo fueron los dichos de los ministros. O lo que dijo Cecilia Morel: 'Tenemos que compartir nuestros privilegios'. La gente que lee y escucha eso dice 'qué se cree esta tal por cual'. Entonces, hay ciertas declaraciones que, en vez de apagar, le echan parafina al incendio", medita.

¿Qué le parecieron los anuncios del Presidente Piñera?

La soberbia es muy grande y cuando se tiene soberbia no se puede pensar bien, porque todo va en base a subir el sueldo con gasto del Estado. Lo que realmente se requiere es que las grandes empresas paguen más. El único que logró sacarles el 3% fue Allende. Trató de hacer más equilibrado el asunto y por eso le vino el Golpe. De ahí en adelante, los gobernantes no hicieron nada. Piñera invita a la gente a La Moneda y son los mismos. Han estado 40 años metidos en el Congreso y no han hecho absolutamente nada. No van a cambiar.

¿Cómo se puede salir de esto?

Es la pregunta más difícil que hay. Dicen "vamos a subir el quinto quintil más el 20 por ciento y el IPSA y el dólar". ¡Hueón, eso lo entiende el 5% de la población! El 95% no lo entendemos. ¿Qué entendemos nosotros? Compadre, la jubilación debe ser mejor. Hay expertos para eso. Que el Transantiago y el Metro no deberían subir tanto, hay expertos para eso. Cuando estoy un poco bajoneado, me voy a los hospitales. Cuando veo que a un señor se le muere un hijo porque no tiene la plata para pagar un cáncer o una operación, ahí digo "puta, que soy privilegiado". Nadie me puede hablar de que esto es mentira, porque he visto estas situaciones.

¿Qué figura o líder podría sacar a Chile de esta situación?

Hoy no hay un líder que pueda sacar a Chile de esta situación conflictiva, difícil, preocupante. Hace un tiempo conversé con Felipe Kast, un gallo que me pareció bastante decente, pero el pasado lo condena. De repente, nuestros hijos pagan el pato por el pensamiento de los padres; de los asesinatos, de las matanzas…

¿Y recibe pensión?

Recibo una pensión muy, muy buena: 500 lucas, y coticé desde que empezó el sistema. Y mi señora tiene una pensión de 180 lucas. Me las arreglo haciendo stand up y charlas vivenciales. Yo digo que ojalá termine rápido este año, porque el 2020 va a ser fantástico. Lo dijo José Piñera, todos vamos a recibir el cien por ciento del sueldo. Hay tantas cosas que uno no entiende, como la deuda de los profesores. Sáquenle un cachito al cobre y páguenles a esos viejos que trabajaron 40 años y ganan 200 lucas de pensión. Hay mucha plata, pero está mal repartido el chancho.

¿Qué sintió al ver a los militares en la calle en la última semana?

Me dio mucho susto, ellos no tienen culpa. ¿Para qué preparan a los militares? Para disparar, no para resguardar. Hablaba con un chico de 19 años. Estaba muy nervioso con una metralleta. Le pregunté qué le pasaba y me dijo: "Estoy asustado, porque si viene la turba, tengo que disparar y tengo familia en la población". Entonces, el pelado no tiene culpa.

¿Y qué hubiera pensado su madre?

Estaría muy triste; llorando, porque no aprendieron nada.

¿Ha compartido con Piñera?

He compartido unas tres o cuatro veces con él, pero nunca como para sentarnos y exponerle los casos que uno conoce, porque estamos metidos en una sociedad totalmente injusta. Yo me siento privilegiado porque en todos lados me tratan bien, yo soy así, como me ves. No me gusta la violencia. Y cuando Piñera dijo que estábamos en guerra, agarré 10 libros de mi velador y me saqué una foto, diciendo que me estoy preparando para la guerra. Ahora, tú me pones un arma aquí y yo me arranco.

¿Cree que Piñera tiene la capacidad de entender a la gente?

Como hombre de números, capo. Sensibilidad social, cero. Está demostrado por lo que ha dicho. "Estamos en guerra". ¿En guerra de qué? Como dijo Gary Medel, en una guerra hay que tener dos con pistola.

¿Estaría dispuesto a integrar alguna comisión ciudadana?

Ya estoy retirado.

¿Y si se lo pidieran?

Las veces que me han invitado, he ido. Dejo que hablen los capos y al final levanto la mano. Por ejemplo, jornada escolar completa. Los cabros chicos se levantan a las 6 de la mañana, llegan a su casa a las 5 de la tarde, hacen la tarea, ven tele y duermen. Pero ¿cuándo ese niño es niño? No hubo respuestas, no me invitaron nunca más. Otra vez me invitaron y les dije "ustedes están encerrados entre cuatro paredes", y no me invitaron nunca más, porque los saqué de su contexto. Cuando todos los gallos que mandan tienen puros perritos de taxi al lado, queda la cagada. Esos dicen sí, sí. Nadie le dice a Piñera: "Presidente, la está cagando". No creo que haya. Cantero, la Lily Pérez lo hicieron y los sacaron cagando.

¿Y la alegría llegó?

La alegría llegó para algunos, para los de siempre. El rico siempre va a ser rico. Lo que tenemos que ver es cómo cambian las leyes, pero leyes de verdad. No una ley para la brisca.

O como la del Día Nacional del taca taca, de Érika Olivera.

Érika Olivera, Sebastián Keitel y Pablo Prieto, gente del deporte, dijeron "nosotros vamos ayudar al deporte de este país", como un eslogan. Viene la Marcela Cubillos y dice "vamos a eliminar Educación Física de los colegios", y no dijeron nada. Entonces, para estar en el Congreso, ganar 9 millones y no hacer nada, prefiero no estar. Yo hubiese alegado, aunque hubiese sido mi partido, mi gobierno. Sabemos que la obesidad de los niños está en un alto nivel. Quitaste filosofía, quitaste historia. Al final quieren que seamos 17 millones de perritos de auto.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.