Christian Garin: "Puedo lograr cosas grandes, solo debo estar tranquilo"

Garin

Un cierre de año exitoso en challengers llevaron a Garin a su primer Grand Slam de manera directa, tras comenzar a sacar lecciones positivas de todo lo bueno o malo que le sucediera. El Tanque disfruta y cuenta las horas para saltar a la cancha.


Christian Garin (22 años) se prepara intensamente para dar una sorpresa. El sorteo determinó que el chileno hará su estreno absoluto en el Abierto de Australia ante -hasta hace menos de un año top ten- David Goffin (22º ATP). El tanque entrena a solas con su coach, el argentino Andrés Schneiter, y al finalizar se fotografia con hinchas chilenos que lo fueron a ver. No hay ánimo, tiempo, ni ganas para charlar. Al día siguiente, sí, con más calma, acepta conversar con La Tercera en la sala de los jugadores de Melbourne Park.

¿Cuáles son las sensaciones desde que llegó a Australia?

La verdad es que súper buenas. Jugué dos torneos en la previa antes de este grand Grand Slam, mis primeros torneos en este país, por lo que no ha sido fácil acostumbrarse. A pesar de que sólo estuve en las qualy, me sentí bien, gané dos partidos y sumé entrenamientos con jugadores top, lo que me ha levantado el nivel. Ya pones un pie acá en Melbourne Park y las cosas son distintas, es otra calidad.

¿Más presión?

Para nada, todo lo contrario. Me encanta estar aquí y estoy motivado. Más ansiedad sí hay, porque lo único que quiero es que llegue el martes para entrar a la cancha y jugar.

¿Qué tal el entrenamiento con Dimitrov y ante su técnico, Agassi?

Fue un privilegio. Dimitrov es uno de los jugadores más top, con mayor calidad técnica del circuito y fue espectacular. Y ahí también con Agassi, con quien no pude hablar mucho. Ya el hecho de compartir en la cancha con él fue tremendo. Es un ídolo para mí, crecí viéndolo jugar desde que yo era muy chico. Son el tipo de experiencias que te regalan los Grand Slam y que no desaprovecho, sino que absorbo al máximo. Espero jugar estos eventos muchos años.

¿Es el cambio de Challenger a ATP uno de los desafíos más difíciles?

Es muy duro, y más encima partir en esta superficie cuesta. Este cemento es muy rápido, distinto al de Estados Unidos que mejor conozco, y me falta todavía aprender mucho sobre cómo jugar acá, porque claro, soy más arcillero. Pero me gustan bastantes estas condiciones. Me tiene contento haber podido ingresar a los ATP sudamericanos, además que antes está la Copa Davis en Austria, que será un muy lindo desafío y me prende un montón.

¿Se sacó una mochila de encima al entrar directo a un major?

Sí, seguro que sí. Era una de las cosas que quería para este año y lo logré a la primera. Espero jugar estos eventos durante muchos años. Da la tranquilidad de que acá estás con todos los mejores. Si estoy preparándome bien toda la temporada, alguna semana tienen que darse grandes triunfos, como pasó a fines de 2018.

Parte con un rival duro: Goffin.

Es muy difícil, él estuvo top ten mucho tiempo y tiene tremendo nivel. Pero estamos en el Abierto de Australia, miras el cuadro y ves que nadie la tiene fácil. Hay partidazos en primera ronda. Yo estoy tranquilo con mi preparación. Llego potente físicamente hablando.

Pero Goffin no gana un solo partido desde el US Open.

Eso es algo aparte, lo cierto es que aunque venga con mala racha es un tremendo tenista y voy a tener que dar lo mejor de mí si quiero ganar. Es una linda oportunidad enfrentar a alguien de su categoría.

¿Qué metas se planteó para 2019?

Estoy disfrutando mucho mi trabajo y todo lo que estoy haciendo en torno al tenis. Me ha ido mejor desde que comencé a rescatar siempre lo positivo a todas las cosas. En realidad, las metas son estar sano y competitivo cada semana. Se me vienen cosas muy buenas con un calendario entretenido lleno de torneos ATP. Siento que mi juego está bien y que puedo lograr cosas grandes, sólo tengo que estar tranquilo. En lo personal soy exigente con mis números, con mi ránking, pero creo que recién comienza el año y el único objetivo tiene que ser seguir disfrutando.

¿Es lo que más le inculcan?

Andrés se preocupa mucho de todos los detalles y es súper exigente en los entrenamientos. Encontré un equipo súper bueno, con el que trabajo muy fuerte y la paso muy bien. A este ritmo y con este trabajo, grandes resultados irán llegando de a poco. Por lo mismo es que siento que plantearme ahora objetivos a largo plazo, sería apresurado. Si no parto ganando ahora no me voy a frustrar, porque sé que ya me iré adaptando a este nuevo nivel. Si llego y gano, mejor, pero si no, no me achaco porque entiendo esto como un proceso.

¿Habló con algún extenista chileno antes de viajar a Australia?

No.

¿Cómo se siente cuando se encuentra con tantos compatriotas fuera del país?

No sabía que en Melbourne vivían tantos chilenos y la verdad que es una sorpresa muy agradable. Me apoyan en los entrenamientos y me mandan buenas vibras. Hace una semana en Sidney había más de cien hinchando por mí y fue muy lindo. No me genera una presión extra. Más bien me gusta y lo hace más especial.

¿Cómo se lleva con los demás tenistas de su edad? ¿Tiene algún amigo?

Los conozco a todos porque hemos compartido siempre, no sé si tengo amistad especial con alguno, pero sí hay buena onda. Me gustaría enfrentar a todos los que están ahí metidos arriba.

¿Qué opina de que a Andy Murray le queden pocos meses compitiendo?

¡Una lástima! He crecido viendo a Murray ganando Grand Slam, medallas olímpicas, y jugando finales buenísimas. Por suerte pude compartir algunos torneos con él. Hizo una gran carrera.

Comenta