Cuando lo imposible parece sobrevivir: otras salvadas milagrosas en la F1

El terrible accidente de Romain Grosjean, quien salió casi ileso, hizo recordar otras trágicas jornadas que pudieron haber terminado con consecuencias fatales. Nombres como Niki Lauda, Michael Schumacher o Fernando Alonso paralizaron al mundo con sus impactantes choques.




Las llamas envolviendo el vehículo del francés Romain Grosjean trajeron a la memoria los peores recuerdos del automovilismo. La victoria de Hamilton en el Gran Premio de Baréin pasó casi a un segundo plano. Las imágenes del accidente del piloto de Haas continúan impactando y han sido noticia en los principales medios deportivos del mundo. Parece increíble decir que salió prácticamente ileso. Sin embargo, Grosjean no es el primero que la saca barata en un incidente de estas características en la Fórmula Uno. Antes Niki Lauda, Michael Schumacher, entre otros, también han tentado a la suerte. A veces los milagros sí existen.

1976: La corazonada de Niki Lauda

Producto de la pista mojada y de las condiciones de ese día, el histórico Niki Lauda había manifestado la opción de no correr esa jornada. El Gran Premio de Alemania de 1976, disputado en Nurburgring, es uno de los días más catastróficos en la carrera de este multicampeón de la Fórmula Uno. Lauda arribó a ese circuito como el puntero del campeonato, sin embargo, nada pudo evitar que su vehículo se estrellara contra el muro de contención. Tras eso, el coche acabó en la pista, en llamas y, como si fuera poco, fue impactado por otro piloto. El austriaco terminó con varias quemaduras e incluso se especuló con su muerte.


1990: Martin Donnelly, tirado en la pista

La secuencia de imágenes son impactantes. El Lotus de Martin Donnelly terminó partido por la mitad, las barreras de contención totalmente dobladas y el piloto británico tirado a varios metros del auto, en el cemento. El GP de España de 1990 entregó uno de los momentos más espeluznantes en la máxima competencia automovilística. A pesar de todo, Donnelly se recuperó de excelente forma de las lesiones que le provocó este accidente.


1994: Rubens Barrichello salió con vida de un circuito maldito

La semana más triste en la historia de la Fórmula Uno. El Gran Premio de San Marino de 1994 quedó marcado por las muertes de Ayrton Senna y Roland Rotzenberger. Pero antes de esos trágicos acontecimientos, pocos se acuerdan del impactante choque de Rubens Barrichello en los entrenamientos. El brasileño perdió el control de su coche, el que voló antes de chocar contra una barrera de neumáticos. Él sí pudo salir con vida de esa semana maldita para el automovilismo.


1998: Bélgica y el choque de los 13 vehículos

Solo ocho monoplazas terminaron la carrera, ante una lluvia incesante. El GP de Bélgica de 1998 es considerada una de las carreras más caóticas en todos los años de competición, y cómo no si a los 15 segundos de la partida la televisión ya mostraba a una buena cantidad de pilotos chocando unos con otros. Insólito. Pero el desastre todavía no terminaba. Al reanudarse la carrera, Mika Häkkinen de McLaren y Michael Schumacher de Ferrari tuvieron accidentes y no pudieron seguir. Al final, de manera impensada, la escudería Jordan se quedó con el primer y segundo lugar gracias a sus pilotos Damon Hill y Ralf Schumacher respectivamente. Celebraron después de 125 carreras sin ganar.


1999: El infierno de Schumacher en Silverstone

Si Michael Schumacher hubiera sabido las consecuencias que traería intentar adelantar en esa zona de Silverstone (Stowe), jamás lo habría intentado: terminó incrustado en un muro de neumáticos, con una fractura de la tibia y fíbula de la pierna derecha y sin poder disputar el resto de la temporada. El GP de Gran Bretaña de 1998 fue un infierno para el piloto de Ferrari. Una de las jornadas más trágicas en la carrera del histórico piloto alemán.


2002: Ralf Schumacher voló por sobre Barrichello

El GP de Australia en 2002 tuvo una partida inolvidable. La imagen del auto de Ralf Schumacher volando por sobre el Ferrari de Rubens Barrichello quedó para el recuerdo. Un choque del alemán al brasileño, por detrás, fue el inicio de todo. Los técnicos de Williams, equipo de Schumacher, se tomaban la cabeza, incrédulos. Afortunadamente nadie resultó con lesiones.


2003 y 2016: Alonso, en problemas

El español Fernando Alonso se ha visto involucrado dos veces en incidentes que podrían haber terminado mal. La primera fue en el GP de Brasil, en 2003. La pista todavía estaba con restos del auto de Mark Webber, y Alonso no pudo esquivar una de las ruedas del auto del australiano que había quedado en el cemento. Tras el impacto se fue contra el muro a alta velocidad. Se dice que el español pudo haber muerto. Terminó ese día en el hospital. 13 años después, en el GP de Australia, volvió a vivir una situación parecida. Su auto giró por los aires después de chocar con el mexicano Esteban Gutiérrez. “He sido muy afortunado”, comentó Alonso después de la carrera.


2007: Canadá y un mal recuerdo para Kubica

El polaco Robert Kubica preocupó a todo el mundo en el GP de Canadá, en 2007. Estrelló contra el muro su BMW a 300 kilómetros por hora, y por poco choca con otros vehículos que pasaban en la zona. Al ver el escalofriante registro, parece increíble pensar que solo estuvo una jornada afuera a causa de este accidente.


2012 y 2020: Grosjean, otra vez

El de este fin de semana no es el primer accidente grave que protagoniza Romain Grosjean. En 2012, en el GP Bélgica, chocó con Fernando Alonso y voló por sobre otros vehículos, en una maniobra en la que el piloto francés fue declarado culpable y sancionado. Este domingo, en el GP de Baréin, Grosjean quiso adelantar por el lado derecho en la curva tres y tocó la rueda derecha trasera del monoplaza de Daniil Kvyat. Tras eso, el piloto de Haas se fue directo contra la barrera de contención y, de inmediato, el auto fue envuelto por las llamas. El rápido trabajo de los asistentes fue fundamental para que el piloto haya podido salir con vida.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.