Graves agresiones, escupitajos a policías y lanzamiento de extintores y lavamanos: el acta que detalla el escándalo de Boca Juniors en Brasil

La policía brasileña custodia el bus ocupado por Boca Juniors en su paso por Belo Horizonte (Foto: AP)

El informe emitido por los encargados de la seguridad en el encuentro entre Atlético Mineiro y los xeneizes consigna minuciosamente los excesos en los que incurrieron los jugadores argentinos, quienes aún esperan la orden para volver a su país.


Boca Juniors aún espera la orden para salir de Brasil y volver a Argentina. Varios jugadores e integrantes de la delegación pasaron la noche detenidos y tuvieron que prestar declaraciones ante la justicia brasileña después del violento desenlace del partido frente a Atlético Mineiro, por la Copa Libertadores. Las agresiones en contra de la policía y funcionarios de seguridad vinculados a la organización del encuentro metieron en líos a los transandinos. De hecho, un informe de las fuerzas de seguridad que operaron en el encuentro disputado en Belo Horizonte detalla minuciosamente las acciones protagonizadas por los futbolistas, colaboradores y dirigentes de la escuadra xeneize.

El acta de la policía brasileña que consigna los desmanes provocados por Boca Juniors.
El acta de la policía brasileña que consigna los desmanes provocados por Boca Juniors.

Destrozos y violencia

Marcos Rojo, Sebastián Villa, Diego González, Carlos Zambrano, Cristian Pavón, Marcos Rojo y Norberto Riasco aparecen expresamente citados en el documento emitido por las autoridades policiales, como participantes en diversos actos de violencia.

De Villa, por ejemplo, se consigna que “arrojó un bebedero contra seguridad y funcionarios”. En el caso de González y Rojo, que “agredieron a personal de seguridad y funcionarios”. En el caso de Briasco se detalla que “agredió a un funcionario de Mineiro e intentó pegarle con una barra de hierro”. Y en el del defensor peruano, la complicación es grave. “Zambrano escupió a un policía”, se lee en el documento.

Hay más. A Pavón se le acusa por lanzar un lavamanos a personal de seguridad y a Rojo, de romper una puerta con un extintor y luego lanzarlo al personal que intentaba controlar los desmanes.

La noche en prisión

Estas situaciones provocaron que los jugadores involucrados, además de miembros del cuerpo técnico y uno de los dirigentes a cargo de la delegación pasaran la noche detenidos. El resto del equipo permaneció en el bus, en las afueras de las dependencias policiales, a la espera de que sus compañeros recuperaran la libertad.

El club xeneize pidió apoyo al consulado argentino en Belo Horizonte para gestionar el retorno a Buenos Aires. Previamente, el club abonó los US$ 15 mil que las autoridades fijaron como fianza para permitir que los involucrados puedan retornar a su país. Se espera que en horas de la tarde se pueda producir el viaje.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.