El Covid-19 y los clubes europeos tienen a las Eliminatorias sudamericanas en vilo

Francisco Sierralta del Watford de Inglaterra sería uno de los perjudicados por las restricciones. FOTO: REUTERS.

Inglaterra, Alemania y España exigirán una cuarentena de 10 días a los jugadores que viajen al cono sur, lo que perjudica directamente a los clubes. La federación paraguaya puso en duda el duelo del 25 en Chile. Eso, mientras la FIFA y la Conmebol buscan una solución, que incluye una opción importante de llevar los partidos de marzo a Europa.


La próxima fecha doble de las eliminatorias sudamericanas está en el aire. Las restricciones sanitarias de tres de los países que más jugadores aportan ha puesto en tela de juicio la realización y las sedes de los partidos. Inglaterra y Alemania no permitirán que los futbolistas de sus ligas locales reingresen al país sin iniciar una cuarentena.

El martes, Gran Bretaña emitió un comunicado gubernamental que contiene una lista de países, entre los que se encuentran todos los participantes de las Eliminatorias sudamericanas. En el documento se impide el retorno en caso de haberlos visitado y obliga a una cuarentena de diez días en un hotel aprobado por las autoridades sanitarias.

Alemania, en tanto, tiene previsto prolongar las medidas de confinamiento para frenar la propagación de coronavirus, que inició a mitad de diciembre, hasta el 28 de marzo.

España no se queda atrás. Este miércoles, el Sistema Nacional de Salud emitió una Orden que estipula 10 días de cuarentena obligatoria, aunque puede quedar en siete acreditando una prueba diagnóstica negativa. La normativa entrará en vigor desde el lunes 18 de marzo, por catorce días naturales prorrogables, hasta el 21 de marzo próximo como mínimo.

En ese escenario, la Conmebol sostendrá una reunión clave este viernes con la FIFA, que actuará como mediador frente a las respectivas federaciones europeas, para conocer la posición del ente rector del fútbol mundial respecto a las dificultades que tienen las selecciones suramericanas para hacer sus convocatorias.

En términos formales, casi todos los países se verán afectados con las medidas del Viejo Mundo. Considerando las últimas convocatorias, las selecciones más perjudicadas son Brasil con 14 jugadores de esos tres países ya mencionados, Argentina con 10, Uruguay suma 8, Colombia y Venezuela 6, Chile 4, Paraguay 3 y Ecuador 2.

En el caso de la Roja, los potenciales perjudicados serían Francisco Sierralta de Watford de Inglaterra, Charles Aránguiz de Bayer Leverkusen, Claudio Bravo de Betis y Fabián Orellana de Valladolid.

Paraguay no quiere

Uno de los rivales de la Roja en esta doble fecha será Paraguay, partido que debiera jugarse en Santiago el próximo 25 de marzo. Pese a ello, el presidente de la federación guaraní, Robert Harrison, puso en duda la presentación de su equipo nacional, en caso de que se mantengan las restricciones.

“Sin jugadores es inviable jugar, la semana que viene hay una reunión para resolver eso. Los clubes europeos no les dan el permiso a los futbolistas por una reglamentación FIFA, que está vigente hasta el mes de abril, no solo el Reino Unido, sino cualquier club de FIFA. Hemos tenido el caso de New York que no nos quiso ceder nuestro jugador, también los casos de Perú y Venezuela que no contaron con sus atletas, pero para este combo de marzo no estamos dispuestos a jugar si no nos ceden jugadores”, aclaró el máximo dirigente del organismo paraguayo.

No deja de tener razón, ya que la FIFA confirmó el mes pasado que no aplicaría las regulaciones internacionales normales de liberación de jugadores donde se apliquen restricciones de COVID-19, incluyendo en eso a la cuarentena.

Por eso en la Conmebol y sus selecciones están preocupados por el tema. En Brasil, por ejemplo, el técnico Tite decidió retrasar la entrega de la nómina debido a estos inconvenientes. El Scratch es el más perjudicado y Real Madrid está atento a los que ocurra con Casemiro, Rodrygo, Vinicius, Marcelo y Eder Militao. Todos deberán cumplir una cuarentena de diez días, tras regresar del duelo contra Argentina el 30 de marzo próximo. En rigor, si regresan a España el 1 de abril, los futbolistas deberán estar en cuarentena justo hasta el 10, un día antes del clásico ante Barcelona.

¿Se juega en Europa?

El diario El País publicó que la FIFA ofreció a la Conmebol llevar los partidos eliminatorios de la doble fecha a Europa. La idea del organismo rector del fútbol mundial es llevar los duelos a ciudades como Budapest, Bucarest o Atenas, las mismas que han albergado partidos de Champions League. Así ocurrirá, por ejemplo, con el duelo de vuelta de Liverpool contra Leipzig, ya que los alemanes deberán ceder su localía a la capital de Hungría.

Si bien es una solución ecléctica, la votación está dividida, ya que hay países del Cono Sur que no están dispuestos a ceder su localía en esta doble fecha eliminatoria. Ecuador, Colombia y Bolivia, quienes siempre saca provecho de las condiciones climáticas de su localía, son los que no aceptan esta posibilidad. Lo cierto es que a los presidentes de las federaciones ya les dijeron que hay una opción importante de llevar los partidos a Europa.

Hasta Bielsa habló

El tema de los jugadores internacionales ha sido ampliamente debatido en la Premier League de Inglaterra. Así quedó de manifiesto ayer, cuando Marcelo Bielsa técnico de Leeds se refirió a las complicaciones de esta situación.

“Es una decisión que deben tomar las autoridades. Los que establecen las reglas. Ya, para los jugadores, participar representando a su equipo nacional es un orgullo, pero la situación reglamentaria se altera. Porque extiende el día de regreso diez días más. Entonces los que toman las decisiones, las reglas, no pueden mirar para otro lado e ignorar esta situación”, dijo el rosarino en conferencia de prensa.

Más duro en el análisis fue Jürgen Klopp, entrenador de Liverpool, quien confirmó que no cederá a los futbolistas para los duelos eliminatorios.

No podemos dejar a los jugadores que se vayan con la selección y al volver tengan que hacer 10 días de cuarentena en un hotel. Creo que todos los clubes están de acuerdo. Entiendo las necesidades de las diferentes federaciones, pero tenemos que admitir que los clubes son los que pagan a los futbolistas y son los que tienen prioridad. Es un momento en el que no podemos contentar a todo el mundo, no estamos 100% seguros de que algunos países tengan que cambiar la sede de sus partidos y jueguen en otros sitios de alerta roja”, confirmó el ex DT de Borussia Dörtmund.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.