La huella que el Pibe de Oro dejó en el fútbol chileno

Maradona, con la camiseta de Católica, junto a Marcelo Salas, en San Carlos. FOTO: ARCHIVO

Maradona jugó por la UC ante la Roja y su último partido en torneos de Conmebol fue ante Colo Colo, en el Monumental.




Diego Maradona tenía a todos en vilo la noche del 2 de marzo de 2006. El Sifup organizó un partido de homenaje para Nelson Tapia, Nelson Parraguez, Fabián Estay, Marcelo Salas y Pedro Reyes. La Selección versus Universidad Católica, el campeón vigente. ¿El invitado estelar? El 10.

Sin embargo, el argentino, fiel a su estilo, no llegaba nunca. Se tomó las cosas con tanta calma que dejó pasar varios vuelos hasta que decidió viajar a Santiago, el mismo día del amistoso. Aterrizó encima del partido y llegó a San Carlos de Apoquindo cuando ya se jugaba.

En medio de una gran expectación, Maradona se puso la 10 de los cruzados e ingresó a la cancha, en reemplazo de Francisco Arrué. Con la camiseta del equipo de la franja, se robó toda la atención. Fue ovacionado cada vez que su legendaria zurda acarició la pelota.

Chile venció 2-0, con goles de Luis Jiménez y Pablo Contreras, pero esa noche será recordada como la única vez en que el Pelusa jugó por un cuadro chileno. Y venía de una operación.

El 11 de marzo de 1980, cuando tenía 19 años, posó con la camiseta de Colo Colo, previo a un duelo entre el Cacique y Argentinos Juniors, donde se formó. Fue su primera visita al país.

Pese a su juventud, el Diego ya era figura del fútbol transandino y su actuación generó furor. El escenario fue el Estadio Nacional, donde casi 66 mil personas fueron testigos de un amistoso que no fue tal, en el que hubo mucha fricción, pierna fuerte y expulsados. Tanto, que el Pibe de Oro terminó en la Posta Central, tras una falta de Leonel Herrera. Ahí estuvo un par de horas y luego regresó a su país. Los albos ganaron 3-2.

La última vez que Maradona estuvo en Chile jugando por su selección fue el 18 de mayo de 1994. La Albiceleste se preparaba para el Mundial de Estados Unidos, mientras que la Roja iniciaba un nuevo proceso al mando de Mirko Jozic. Fue empate 3-3 en Ñuñoa.

Maradona y Espina, en la Supercopa de 1997.

Chile marcó otro hito en su carrera, ya que el 10 disputó su único y último partido de torneos Conmebol en suelo criollo. Fue el 24 de septiembre de 1997, y otra vez tuvo como rival a Colo Colo. Esta vez el escenario fue el estadio Monumental, en un encuentro por la fase de grupos de la extinta Supercopa. El astro argentino fue titular y jugó 45 minutos en el cotejo que su equipo, Boca Juniors, perdió por 2-1. Luego salió lesionado. Su retiro sería el mes siguiente.

Colo Colo y la U sondearon alguna vez al Pelusa, pero sin éxito. Fue Marcos Kaplún quien lo intentó por los azules, cuando el astro vino a Chile en 1995, para un amistoso entre Boca y los estudiantiles. “Me dijo que si alguna vez jugaba en Chile, sería en la U”, revela el ex dirigente.

No solo vino a jugar. Maradona también fue invitado especial del exitoso programa Viva el lunes, de Canal 13, en 1997. En el recordado estelar, el exfutbolista bailó con Cecilia Bolocco. Tras su participación, se descompensó y tuvo que ser trasladado a un centro de salud.

Como DT, dirigió a Edson Puch en el Al Wasl de Emiratos Árabes. Aunque el último recuerdo con sabor a Chile será su abrazo de consuelo a Arturo Vidal, luego de que la Roja perdiera la final de la Copa Confederaciones 2017 ante Alemania.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.