La LNB bajo la lupa de uno de los mejores extranjeros del torneo

20 DE MARZO DEL 2019 RETRATOS AL BASQUETBOLISTA ELYS MANUEL GUZMAN, EN EL GIMNASIO LOS LEONES DE QUILPUE. FOTO: DEDVI MISSENE

Elys Manuel Guzmán, pívot dominicano que jugará desde hoy la final de la Conferencia Centro con Los Leones, critica a otros refuerzos foráneos que solo juegan para ellos y no por el equipo.


Son las cinco de la tarde en Quilpué y Los Leones está a minutos de reunirse en su cubil. Antes llega el dominicano Elys Manuel Guzmán, pívot de 2,06 de altura, quien con una sonrisa atiende a La Tercera antes de que Claudio Jorquera inicie el entrenamiento. El objetivo es la final de la conferencia Centro en la Liga Nacional ante Temuco. El ánimo es bueno, pues su equipo viene de remontar su semifinal ante Universidad de Concepción. Guzmán lo sabe y lo analiza previo a la definición.

Estuvieron 3-1 abajo en su serie, a un partido de perder.
Se vive intensamente, no hay mañana. Era ganar o irse para la casa. Logramos el objetivo que no se esperaba, regresar de un 3-1 y ganar la serie.

¿Cuánto cambió el ánimo del equipo cuando comenzaron a remontar?
Nos miramos a la cara y con el entrenador, nos reímos. Dijo: ‘sí se puede, vamos a buscarlo’. Nos reímos y la armonía cambió.

Ahora viene la final con Temuco, ¿cómo lo analiza?
A todos los equipos los tomamos con la misma seriedad, no hay enemigos débiles ni tan fuertes. Preocupándonos de nosotros mismos para hacer las cosas bien, ajustándonos para poder dar un buen espectáculo y lograr el objetivo de ir a la gran final.

¿Se teme algo de Temuco, líder de la zona en la fase regular?
No tememos a nadie, nos enfocamos en cada día, juego y práctica que pasa.

¿Qué opina de que se cambie tan fácil de extranjero en la Liga? Usted es de los pocos que se mantiene desde el principio.
Hay que adaptarse y saber su rol, cuando llegué lo sabía. No se me han pedido nada más de lo que no tengo para dar, mi rol es adaptarme a lo que tenemos, no tratar de ser protagonista. En cada juego aparecen distintos protagonistas. Muchos extranjeros piensan que son ellos y ahí se equivocan. El equipo es el importante, después el jugador.

Algunos suman peso a los extranjeros por ser tres, pero usted dice que no es tan así…
El nuestro es el único equipo donde los extranjeros no tenemos que tirar 20 ó 30 veces por partido. Usualmente los otros extranjeros cargan a su equipo, acá en cualquier momento viene Arteaga, Marechal o Carrión y son los goleadores.

¿Cuál es es evaluación de la Liga Nacional?
Muy competitiva. Los viajes te matan, son bien largos, pero hasta ahora bien. Se puede convertir en una liga bien competitiva cuando pasen los años. Como pasó en México, que la liga era normal y ahora es una de las mejores de Latinoamérica.

¿Cómo se puede mejorar?
Viene del trabajo de los equipos, la consistencia de los jugadores locales para hacerlos más competitivos. Que cualquier chileno pueda ser tan bueno como los extranjeros, el resultado es un gran empujón para la liga.

Usted jugó el partido entre su país y Chile, en Valdivia, por Eliminatorias. ¿Cómo ve el futuro del básquetbol nacional?
En Chile es más fútbol, pero creo que está metiéndose. Con las Eliminatorias que participaron, si siguen aportando más y la Federación sigue ayudando a traer a los chilenos que están fuera, que tienen harto talento, más los que están aquí, creo que pueden dar la sorpresa. Es importante que se busca un trabajo de práctica, para no solamente juntarse por ventanas, sino tener un tiempo para conocerse y estar juntos.

Seguir leyendo