La U revive, golea y clasifica en la Copa Chile

MARCOS RIQUELME

Los azules vencieron por 4-1 a Cobresal y se metió en semifinales del torneo. No hacían cuatro goles desde mayo.




U. DE CHILE  4 - COBRESAL 1

U. de Chile: J. Herrera; M. Rodríguez, O. González, L. Aveldaño, J. Beausejour; G. Espinoza (75', S. Ubilla), C. Moya, N. Oroz (90'+4', R, Caroca); L. Fernández; Á. Henríquez, L. Benegas (75', M. Riquelme). DT: H. Caputto.

Cobresal: M. Vargas; M. Filla, R. Cabrera, R. González, M. Jorquera; J. Gutiérrez, C. Mesías (62', M. Cañete), R. Ureña, I. Poblete (62', S. Céspedes); C. Muñoz (63', C. Villagra), C. Escobar. DT: G. Huerta.

Goles: 1-0, 9', Benegas; 2-0, 36', Henríquez; 2-1, 70' Cañete; 3-1, 83', Rodríguez, cabezazo; 4-1, 89', Riquelme.

Árbitro: Juan Lara. Amonestó a Henríquez, Oroz y Espinoza (U); Ureña, Filla, Cañete y Jorquera (C).

Estadio Nacional. Asistieron 26.349 personas.

Fue uno de los mejores primeros tiempos de Universidad de Chile en el año. El equipo de Hernán Caputto se mostró agresivo, veloz y con buena asociación. Lo necesitaba, porque si quería avanzar a las semifinales de la Copa Chile tenía que revertir el 3-1 que sufrió en la ida ante Cobresal, en El Salvador.

Los azules, con su mejor contingente, aprovecharon que el cuadro minero saltó a la cancha del Estadio Nacional mayoritariamente con suplentes. Y aunque la visita se generó la primera ocasión clara (un cabezazo que contuvo Johnny Herrera), la U, como nunca, brilló por su eficacia.

Una gran jugada entre Jean Beausejour y Nicolás Oroz fue finiquitada con gran precisión por Leandro Benegas. Golazo. La apertura de la cuenta le dio aún más empuje al local, que siguió llegando con mucho peligro.

Los de Gustavo Huerta, sin muchos argumentos, tuvieron el empate más que nada por las fallas defensivas de la U, que a estas alturas ya son su mal endémico. A los 26', Gonzalo Espinoza se quedó clavado en el área, habilitando a tres atacantes rivales, tras un tiro libre. Carlos Muñoz recibió solo, se acomodó, le pegó de chilena y elevó. Acto seguido, se tomó la cabeza. Era el 1-1.

El elenco universitario aprovechó la oportunidad y aumentó las cifras. Centro de Matías Rodríguez para Ángelo Henríquez, quien madrugó a la zaga cobresalina y anotó el 2-0. Felicidad azul.

Hasta que Huerta se decidió y mandó a tres titulares a la cancha, entre ellos, Marcelo Cañete. Precisamente, fue el ex Universidad Católica el que descontó con un zapatazo desde fuera del área que contó con la débil reacción de Herrera.

La U se desesperó y con más empuje que fútbol metió en su arco a la visita. La insistencia tuvo premio a los 83', cuando Matías Rodríguez conectó de cabeza un centro al área y dejó el global 3-3. Hasta ahí, había penales.

Sin embargo, faltaba la redención de Marcos Riquelme. El argentino, que llegó como el salvador del equipo para el segundo semestre, había estado bajo las expectativas. Esta noche tuvo su revancha: sentenció la goleada tras un centro de Rodríguez, cuando los estudiantiles no se conformaban con los penales. Los estudiantiles no anotaban cuatro goles desde el 26 de mayo, cuando vencieron 2-4 a Iquique, por el Torneo Nacional.

Un triunfo que mejora en algo el ánimo de un equipo que acaba de perder el Superclásico, que marcha penúltimo en el campeonato y que sufre con el descenso. Al menos, la U está en semifinales de la Copa Chile.

Comenta