No más cines: Salas chilenas confirman cierre indefinido por el coronavirus

Este lunes, el Cinépolis ubicado en Plaza Egaña lucía vacío. Foto: AGENCIAUNO

En sintonía con la medida anunciada por los malls, y sumándose a la tendencia mundial frente a la emergencia sanitaria, las cadenas del país comunicaron que dejarán de atender hasta nuevo aviso. Entre lunes y martes alcanzaron a asistir menos de 5 mil personas, marcando las cifras más bajas desde las semanas posteriores al estallido social.


El anuncio del cierre de los cines chilenos se esperaba desde este lunes, cuando el país ingresó en la Fase 4 por la propagación del coronavirus y, en respuesta, la industria local se reunió para analizar la medida. Hoy, luego de dos días de escasa asistencia, y poco antes que los centros comerciales comunicaran su cierre en todo el país, el circuito local comunicó la determinación: a partir de hoy mismo la mayoría dejará de atender, por lo que se paraliza por completo el sector.

Cinemark, Cine Pavilion y Cineplanet anunciaron la disposición en sus redes sociales, subrayando el cuidado de la salud de trabajadores y espectadores. Hoyts, que tiene cerca de la mitad de los cines del país, durante la mañana dio a conocer que lo haría a partir de hoy con sus complejos de Shopping Quillota y Vivo Outlet La Florida, pero más tarde informó un cierre total. La diferencia con las otras empresas es que la medida en el resto de sus establecimientos la aplicará desde mañana.

Sumando los cines independientes (incluidos los que pertenecen a la Red de Salas, que comunicó su cierre este lunes), el circuito local detendrá el funcionamiento de sus más de 80 complejos. Un duro golpe para el rubro, pero que se asume sin sorpresa, por el avance del Covid-19 en el país y cómo las salas del mundo han tomado la medida ante los llamados de aislamiento que han hecho los gobiernos y la Organización Mundial de la Salud. En EE.UU., por ejemplo, las tres principales cadenas (AMC, Regal y Cinemark) lideraron la medida, mientras que en China, Italia y Argentina se aplicó lo mismo.

Unidos, la última cinta de Pixar, alcanzó a tener solo dos semanas de funciones.

Antes, el día lunes, la cartelera local se había quedado sin estrenos para este jueves. Uno de ellos era la película chilena Lina de Lima, que también debía inaugurar FEMCINE, otro evento suspendido ante la contingencia. “Es una medida necesaria en vista de lo que está pasando y obviamente sigue una tendencia que ha sido absolutamente mundial”, señala Alexandra Galvis, directora de Market Chile, distribuidor del filme y de otros como La cordillera de los sueños, de Patricio Guzmán, que llegaría el 2 de abril. “Esperamos que puedan reabrirse pronto pero lo más importante es seguir la medida de aislamiento que ha probado ser efectiva”, añade.

“Sobre las películas, serán todas reprogramadas sin problemas y nos vamos a ocupar fuertemente de ofrecer contenidos gratuitos y legales de manera online”, comenta Galvis, apuntando en específico a Onda Media, la plataforma de cine chileno. “Vamos a subir recomendaciones de qué estrenos ver y seguir así hasta que las salas regresen a su funcionamiento habitual”, agrega.

Los peores días desde el estallido

Entre lunes y martes, la asistencia a los cines chilenos cayó drásticamente, con menos de 5 mil personas sumando ambos días. El lunes acudieron 3.682 personas y el martes 1.132, acercándose a los números registrados durante las semanas más críticas post 18 de octubre, en que la industria sufrió con horarios reducidos y escuálidas cifras, tardando meses en recuperarse.

Antes del cierre, Sonic: La Película se había convertido en uno de los éxitos de este año.

Con el cierre indefinido del circuito, algunos estrenos en cartelera salen fuertemente dañados. Unidos, la última película de Pixar, acababa de estrenarse a inicios de marzo y llevaba en su recorrido 155 mil espectadores, mientras que Bloodshot con Vin Diesel registró 20 mil en su primera y hasta ahora única semana. Otras, en cambio, como Sonic: La película (701 mil) acumulaban cerca de un mes y medio y ya habían superado con creces sus expectativas.

Las consecuencias del aumento de contagios en el país se habían hecho notar desde el fin de semana, cuando disminuyó en un 35% la asistencia respecto a la semana anterior, acumulando solo 144 mil entradas vendidas.

Comenta