Crisis de los rehenes: el origen del quiebre entre Irán y EE.UU.

Estudiantes iraníes presentan a los rehenes estadounidenses, en noviembre de 1979. FOTO: AFP

En 1979, estudiantes iraníes tomaron rehenes por 444 días a funcionarios de la embajada de EE.UU. en Teherán, gatillando la ruptura de relaciones hasta hoy.


Enarbolando pancartas con el lema: "Jomeini lucha, Carter tiembla" y nueve meses después del triunfo de la Revolución Islámica que depuso al último sha, Mohammad Reza Pahlevi, cientos de estudiantes iraníes seguidores del líder religioso iraní Ruhollah Jomeini irrumpieron en la embajada de Estados Unidos en Teherán el 4 de noviembre de 1979 y capturaron a 66 funcionarios y diplomáticos norteamericanos, que fueron exhibidos con los ojos vendados y maniatados. Para los seguidores del ayatola Jomeini el lugar era un "nido de espías".

Fue el inicio de la llamada "crisis de los rehenes", que se prolongó por 444 días, hasta el 20 de enero de 1981. Los "Estudiantes musulmanes seguidores de la Política del Imán" exigían a cambio de la liberación de los diplomáticos que EE.UU. extraditara a Mohammad Reza Pahlevi, para que fuera juzgado en Irán, en consonancia con las demandas de Jomeini, que con esta crisis se consolidó en el poder al dimitir el primer ministro moderado Mehdi Bazargan. Washington había otorgado asilo al último sha, para tratarse del cáncer que padecía en el Cornell Medical Center de Nueva York.

Si bien el 20 de noviembre de 1979 los estudiantes liberaron a 13 rehenes, Carter rehusó ceder a las demandas de Teherán. Incluso, el 7 de abril de 1980, rompió relaciones diplomáticas con Irán -no restablecidas hasta hoy- e impuso un embargo comercial. Excluida la vía diplomática, y después de que varias unidades antiterroristas de otros países (como el GSG9 germano o el GIGN galo) se ofrecieran a colaborar, el Presidente de EE.UU. decidió tomar medidas drásticas y organizó ese mismo mes una operación de rescate. Antes, en enero de 1980, seis diplomáticos estadounidenses habían logrado huir por sus propios medios (caso retratado en la película Argo). El embajador canadiense les ofreció refugio en su residencia hasta ser rescatados.

[caption id="attachment_522989" align="alignnone" width="600"]

Partidarios del líder y fundador de la Revolución Islámica, el ayatola Jomeini, sostienen su foto en Teherán, durante una manifestación en febrero de 1979.[/caption]

Sin embargo, la Operación Garra de Águila, de Carter, que se lanzó el 24 de abril de 1980, resultó un desastre total. Tres de los ocho helicópteros enviados para la misión a una zona del desierto, en el sureste de Irán, sufrieron percances o se averiaron, por lo que la operación no pudo completarse. En el momento de la retirada, uno de los helicópteros colisionó con un avión de apoyo, en un accidente en el que fallecieron ocho soldados estadounidenses.

El fracaso de la misión dañó severamente la imagen internacional de EE.UU. y fue considerado por muchos como una de las razones por las cuales Carter no logró la reelección. Su principal contrincante, el republicano Ronald Reagan, lo acusaba de "estar equivocado desde el principio".

A juicio de los analistas, la muerte del sha en julio de 1980 y la invasión iraquí de Irán en septiembre de ese año propiciaron que la República Islámica se mostrara más dispuesta a hallar una solución a la crisis de los rehenes. Así, entre noviembre de 1980 y enero de 1981, delegaciones de ambos países negociaron con la mediación de Argelia la liberación de los rehenes a cambio del desbloqueo de los activos iraníes en EE.UU. y de la no injerencia de Washington en los asuntos internos de Irán.

El 20 de enero de 1981, el mismo día en que Reagan llegó a la Casa Blanca, las partes alcanzaron un acuerdo y los 52 rehenes que permanecían en Irán fueron liberados y enviados a una base aérea en Alemania, desde donde volaron a Washington para ser recibidos como héroes.

Comenta