A favor de Trump, transfóbica y anti-mascarillas: la polémica estrella femenina de The Mandalorian

La actriz como Cara Dune en la serie de Star Wars. Fotos: Disney

La actriz, una aliada del personaje de Pedro Pascal en la ficción, enfrenta cuestionamientos por su comportamiento en redes. La reacción a sus opiniones, que van desde su apoyo al presidente de EE.UU. hasta su crítica el uso de mascarillas en pandemia, han llevado a parte de los fans a pedir su salida de la serie, pese a que su papel motivó aplausos en la primera temporada.




A mediados de noviembre de 2018, la primera serie de Star Wars con actores reales anunciaba a su gran estrella femenina: Gina Carano, popular por su protagónico en Haywire, de Steven Soderbergh, y sus secundarios en superproducciones como Rápidos y furiosos 6 y Deadpool.

El fichaje de la actriz y exluchadora en artes marciales mixtas por entonces se agregaba al anuncio del chileno Pedro Pascal como protagonista de la producción, ya conocida como The Mandalorian. Luego vendrían el resto de las confirmaciones del elenco –de Werner Herzog a Giancarlo Esposito– y la cálida recepción a la serie un año después, en su salto a la plataforma Disney+ en Estados Unidos.

Pedro Pascal y Gina Carano

En ese momento, Carano ahondó en su primera impresión cuando recibió un llamado de los productores. “Pensé que iba a ser como la Chewbacca femenina”, le dijo a Vanity Fair en una entrevista. “Me sorprendió descubrir que era una de las pocas personas de las que en realidad ibas a ver su rostro, y en muchas escenas, a veces es el único rostro, lo cual es bastante increíble”.

Su actuación como Cara Dune –una exsoldado de las tropas rebeldes que se asocia con “Mando” en distintos episodios de la historia– despertó el entusiasmo de la crítica y los fanáticos, en general encantados con un personaje que además marca un suceso dentro de la franquicia creada por George Lucas, casi siempre carente de protagonistas mujeres fuera de Leia, Rey y Padme (cada una a la cabeza de las tres trilogías de la saga).

Pero lo que era admiración por su papel en la serie pronto evolucionó en rechazo a su figura. La razón central son sus constantes y polémicas expresiones a través de redes sociales. Una de ellas, que data de septiembre, se desató porque la actriz decidió acompañar su nombre en su perfil con un “beep/bop/boop”. Una acción leída como transfóbica por parte de sus seguidores, ya que le comunidad LGBTI y quienes le brindan su apoyo tienden a escribir en ese apartado de sus redes los pronombres masculinos (he/him/his) o femeninos (she/her/hers).

Durante esas semanas empezó a extenderse una campaña en su contra bajo el #GinaCaranoIsOverParty. Luego, en el calor de las elecciones de Estados Unidos, el nuevo foco en torno a Carano pasó a ser su respaldo irrestricto a Donald Trump y las posturas de extrema derecha.

Su apoyo permanente hacia el presidente y excandidato republicano después derivó en que se plegará a quienes sostienen sin pruebas que en los últimos comicios entre Trump y Joe Biden hubo fraude. Durante la semana en que se conocieron los resultados, llamó a “implementar leyes que nos protejan contra el fraude electoral. Investigar todos los estados. Filmar el conteo. Eliminar los votos falsos”.

El tercer flanco de críticas ha sido su rechazo a usar mascarillas en plena pandemia, un punto que también se ha dedicado a plantear tanto en Twitter como en Instagram. Así –en coincidencia con su reaparición en la trama de The Mandalorian–,  en los últimos días surgió otro movimiento en su contra, llamando derechamente a su despido de la serie de Star Wars (#FireGinaCarano).

Disney, como siempre ante las controversias de sus estrellas (Chris Pratt fue la anterior en vivir algo similar, aunque en su caso ha preferido el bajo perfil), ha guardado silencio, mientras la permanencia de Carano en la tercera temporada de la ficción –o el destino de su personaje en la segunda, hoy en la mitad de su historia– es más incierto que nunca.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.