Actuar en bloque y evitar el “pirquineo” del gobierno de Boric: las definiciones de Chile Vamos como futura oposición

Ayer, en un encuentro, los principales dirigentes del oficialismo acordaron que darán una señal de unidad como coalición, de cara al cambio de gobierno. Así, se acordó visitar al presidente electo los cuatro partidos juntos y no por separado, en medio de la preocupación de la derecha de que la administración entrante busque votos en el Congreso saltándose la institucionalidad partidaria.




Hasta la casa de la secretaria general de Evópoli, Luz Poblete, en Las Condes, llegaron ayer los presidentes y secretarios generales de los cuatro partidos de Chile Vamos.

El objetivo de la cita, que se extendió por cuatro horas, fue para continuar abordando el rol que tendrán como oposición en el futuro gobierno de Gabriel Boric.

Esto, luego de la reunión que sostuvieron el jueves pasado en la casa del Presidente Sebastián Piñera, donde se hizo un profundo análisis de la derrota del 19 de diciembre, en donde Boric terminó imponiéndose ante José Antonio Kast, quien había recibido el apoyo del actual oficialismo.

Así, en el encuentro de anoche -que también estuvo marcado por la tensión entre los convencionales del sector debido a que no lograban ponerse de acuerdo en la vicepresidencia adjunta-, se dividió, según presentes, en tres grandes ejes: el rol que tendrán frente a la Convención Constitucional, el rol como futura oposición y la preparación con anticipación de las elecciones municipales.

La reunión, según presentes, fue franca, a ratos dura, pero en ella lograron fijar ciertas definiciones. En cuanto al rol como oposición, una de las determinaciones que tomó la coalición fue actuar como bloque mostrando unidad, para así evitar una posible estrategia de “pirquineo” de votos del gobierno de Boric (buscar apoyos individuales de parlamentarios en el Congreso), en legisladores que sean díscolos saltándose así la institucionalidad radicada en las jefaturas de bancada.

Para ello es que Chile Vamos definió dar una primera señal política al respecto concordando en que la reunión con el presidente electo sea como bloque (con los cuatro partidos) y no a nivel individual. Esto debido a que en un principio cada colectividad iba a visitar a Boric por su propia cuenta, siendo RN y la UDI los primeros partidos en hacerlo.

De hecho, según transmitían en la primera colectividad, esa cita se estaba agendando para el próximo martes.

“La conversación que tuvimos anoche tiene que ver con enfrentar esta nueva etapa en conjunto como coalición y esto es una señal de aquello”, dice sobre el punto Poblete.

El tema del pirquineo justamente era algo que preocupaba al sector. De hecho, el lunes en entrevista con La Tercera el presidente de RN, el senador Francisco Chahuán, afirmó que en el Senado “esperamos actuar los 25 de manera monolítica y evitar que haya díscolos en el sector que le permitan al gobierno entrar en una negociación uno a uno”.

Con el objetivo de continuar con la lógica de “actuar en bloque”, otras de las ideas, en línea con lo conversado con Piñera, es profesionalizar la coalición y que tenga una estructura para actuar en bloque. Así, nuevamente resurgió la idea de nombrar a un secretario ejecutivo de la coalición. También se abordó hacer una convención de la coalición, donde se pueda abordar el futuro del bloque.

Otro de los temas tocados fue la relación que tendrá Chile Vamos con el Partido Republicano de José Antonio Kast y con el Partido de la Gente. Sobre ambas colectividades, si bien no se acordó una postura en común, se insistió en la necesidad de que exista una coordinación en el Congreso para analizar los temas legislativos que impulsará el gobierno de Boric.

La relación con el Partido Republicano es justamente un tema que divide en el oficialismo, pues algunos partidos, como la UDI, son más proclives a generar acercamientos, mientras que a otras colectividades, como Evópoli, les genera más aprensión hacerlo.

Rol ante la Convención

Otra de las materias que definieron en el bloque es el rol que tendrán ante la Convención Constitucional. Ahí, la idea es que existan equipos en común para afinar propuestas de contenido. Esto, agregan, para enfrentar los meses que restan en unidad.

En la oportunidad, además, se hizo una autocrítica respecto de la polémica en que se han visto envueltos los constitucionales del sector por no llegar a un acuerdo en el nombre de la vicepresidencia adjunta. Así, se reconocieron errores y se reforzó la idea de que sea una persona que concite consenso. Sin embargo, en la oportunidad no hubo acuerdo y las negociaciones continuaban durante esta mañana.

Finamente, en el tema municipal, los partidos abordaron la necesidad de que se haga un trabajo anticipado para proyectar liderazgos municipales y que cada colectividad haga un “mapeo” de sus zonas fuertes.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.