Tercera PM

Presenta:

Belisario desclasifica la captura del Negro Palma: Lenin Guardia supo “quiénes eran los asesinos de Jaime Guzmán y dónde se encontraban”

Autor: Ivonne Toro

23 de Julio de 2015/SANTIAGO El ex Ministro, Belisario Velasco durante el lanzamiento del libro “La Democracia Cristiana que queremos, el Chile que soñamos” de Ignacio Walker, realizado en la sala de sesiones del ex Congreso Nacional. FOTO: PABLO VERA LISPERGUER/AGENCIAUNO

"Evitamos numerosos hechos que habrían sido muy dolorosos para el país, incluso para los que tanto hablaban en contra del ministerio por tener informantes. ¡Si el ministerio del Interior no es un movimiento familiar cristiano! Tiene que asegurar la seguridad a los ciudadanos", afirma el exsubsecretario de Interior de los gobiernos de Aylwin y Frei.


La vida del sociólogo Lenin Guardia Basso parece de ficción: Perteneció al Movimiento de Izquierda Revolucionaria y en 1973, tras el Golpe de Estado, fue detenido, pero por alguna razón intervino a su favor el general Herman Brady, uno de los instigadores del quiebre democrático, y logró salir del país. Vivió por años en Paris, y en los ’80 retornó a Chile y se hizo cercano al entonces director de la temida Central Nacional de Informaciones (CNI), Humberto Gordon, hoy fallecido. De allí a colaborar en la desarticulación de movimientos subversivos durante la transición hubo un paso: Guardia Basso se convirtió en un reconocido analista de inteligencia que colaboró con el exsubsecretario Belisario Velasco, en el gobierno de Patricio Aylwin para combatir a los grupos que habían tomado las armas. Posteriormente, en la década del 2000, fue procesado y detenido por el envío de cartas bombas a la embajada de Estados Unidos y al reconocido abogado penalista Luis Hermosilla.

El exsubsecretario de Interior de la transición, lo conoció antes de que cayera en desgracia, en los albores de la democracia cuando, asegura a La Tercera PM, Lenin era su informante y jugó un rol clave en la captura de, entre otros, el exfrentista Ricardo Palma Salamanca, condenado por el crimen en 1991 del senador Jaime Guzmán Errázuriz, fundador de la UDI.

La historia es sórdida: Dubilia María Consuelo Maccquiavello Forni era psiquiatra de Marcela Palma Salamanca, hermana del “Negro”, y en esas circunstancias ella le confidenció sus temores sobre el exsubversivo, quien hoy permanece con calidad de refugiado en Francia a la espera de que se resuelva el 12 de diciembre la solicitud de extradición. Maccquiavello, además, era pareja y socia de Guardia en una empresa de seguridad. Por esta vía se logró dar con el paradero del guerrillero.

Velasco revela hoy estos y otros secretos de aquella captura.

¿Qué significó para el gobierno de Aylwin el crimen de Jaime Guzmán?

-Bueno, es algo que condenamos desde el primer día. Es algo que fue insólito, que no tenía sentido, y que todo el país lamentó. En todo caso, de acuerdo a los antecedentes que tuve en su oportunidad en mi calidad de subsecretario del Interior, antes de su detención Ricardo Palma Salamanca fue uno de los que disparó y dio muerte al entonces senador Jaime Guzmán. El otro asesino fue Raúl Escobar, el comandante Emilio, hoy preso en México por secuestro.

-¿Cómo lograron obtener la información de que Palma Salamanca estaba involucrada en el crimen de Guzmán?

-Me acuerdo que había una discusión porque el ministerio del Interior tenía informantes, precisamente para evitar crímenes y ese tipo de situaciones. Obtuvimos mucho éxito en eso, lamentablemente en este caso el senador fue asesinado. Ahora, tuvimos la información antes de que se produjera la detención de Ricardo Palma, a los pocos meses del crimen. Y fue detenido, puesto a disposición de la Justicia, condenado a cadena perpetua y pasó a la Cárcel de Alta Seguridad. Y bueno, ahí pasó otra situación (la fuga) que depende de Gendarmería y del ministerio de Justicia, no de Interior. Ahora, creo que se debe insistir en la extradición pero recordando que Francia es una democracia plena y debemos respetar la Constitución francesa, pero sin dejar de insistir en lo que nuestros tribunales han dispuesto: Palma Salamanca debe cumplir su condena aquí.

Sin embargo, nada se ha dicho respecto del doctor Helmut Hopp, que escapó de la justicia chilena y se encuentra en Alemania, en libertad provisional. El era encubridor y responsable, como segundo hombre, de la ex Colonia Dignidad, en que hubo decenas de actos de pedofilia, estupro, torturas y asesinato, y nadie dice nada. Hay que actuar de la misma forma en los dos casos.

-Usted dice que se criticó en su momento que ustedes tuvieran informantes destinados a desbaratar grupos subversivos. ¿Lenin Guardia tuvo o no alguna incidencia en la captura de Ricardo Palma Salamanca?

-Sí, Lenin Guardia estuvo un año informándome. Después yo me fui de embajador a Portugal y él se metió en otras cosas que lo llevaron a él a la cárcel (cartas-bombas), sin que tuvieran absolutamente nada que ver conmigo o el ministerio del Interior. Pero él sí entregó antecedentes que en su oportunidad salieron en la prensa, en el sentido que él tuvo conocimiento directo, a través de sus contactos, de quiénes eran los asesinos de Jaime Guzmán y dónde se encontraban. Me entregó esos antecedentes y los puse en conocimientos de la Justicia y la dirección de Investigaciones para que se procediera conforme a derecho.

-Según se ha dicho, él obtuvo esa información de su pareja, Dubilia María Consuelo Maccquiavello, quien era la siquiatra de Marcela Palma, hermana de Ricardo.

-Así es, pero esa información no la filtró el ministerio del Interior, sino que los periodistas tienen gran capacidad para informarse de lo que está sucediendo, y en esa oportunidad logran esa información. Pero es efectiva.

-¿Y cómo responde a las críticas que había entonces y aun quedan respecto de la política del gobierno de Aylwin de contratar informantes? Supongo que tiene que ver con el contexto.

-Creo que la obligación del ministerio del Interior es adelantarse a hechos como éste y tomar las medidas del caso. Si está encerrado en su oficina y no sabe nada de lo que pasa en Chile, pueden pasar muchas cosas. Nosotros las evitamos. Jamás se usó un informante para obtener antecedentes respecto de la oposición, e incluso de los parlamentarios del gobierno. Jamás. Evitamos numerosos hechos que habrían sido muy dolorosos para el país, incluso para los que tanto hablaban en contra del ministerio por tener informantes. ¡Si el ministerio del Interior no es un movimiento familiar cristiano! Tiene que asegurar la seguridad a los ciudadanos.

-Y la labor de Inteligencia es parte del Ministerio del Interior. 

-Por supuesto. Sin Inteligencia suceden muchas cosas que podrían haberse evitado, incluso en estos años, lo que hace falta es Inteligencia. Y parte de eso se trata de obtener los antecedentes previo a que ocurran los hechos, no reaccionar. Y no lo entendían porque había una situación política difícil de enfrentar.

¿Aparte de Lenin Guardia hubo alguna otra información relevante para atrapar a Palma Salamanca?

-Mire, hubo otras informaciones que bueno, no todo se publica. Yo estoy en las próximas semanas publicando un libro donde sale algo de todo esto. Hubo información relevante que se junto con lo señalado por Lenin Guardia y su pareja, que resultó absolutamente cierto, y permitió la detención de Palma Salamanca, de Hernández Norambuena, de Ortiz Montenegro, en fin, de varios.

-¿Ustedes tenían gente infiltrada también dentro del Frente?

-No, nosotros no trabajamos con infiltrados. Tenía informaciones que las hacíamos confirmar, y una vez confirmadas, íbamos a la Justicia, Investigaciones o Carabineros, para que se hicieran las investigaciones del caso. Después,en el narcotráfico, se estableció la infiltración en la ley, y ha dado muy buenos resultados. Pero nosotros como Ministerio del Interior jamás infiltramos algún movimiento.

-Eso no implica que las policías tengan sus propias tácticas.

Las policías tienen sus protocolo, su ley, y según la Constitución, los encargados de investigar y detener por orden de un juez, son ellos.

-Palma Salamanca ha dicho que cuando él fue detenido no se cumplieron las garantías del estado de Derecho. 

-En mi opinión sí se cumplieron y sabíamos antes de que lo detuvieran que él era uno de los dos que había disparado en contra de Jaime Guzmán. El otro fue el “comandante Emilio”, Raúl Escobar Poblete. Lo supimos antes de que fueran detenidos y yo creo que se cumplió plenamente el debido proceso y fue condenado a cadena perpetua.

-Usted dice que se cumple el estado de Derecho, pero en la declaración extrajudicial que él hace no está firmada, sin abogados, y esos elementos influyen en como determina Francia darle el refugio. 

-Mire, yo no intervine en el juicio. Nosotros nos limitamos a poner a disposición de la Justicia quiénes, por los antecedentes que teníamos, eran los responsables del crimen. Llegamos hasta ahí, y a pedir rapidez a Investigaciones para que los detuvieran. Algunos incluso arrancaron, como Raúl Escobar que después encabezó la fuga del siglo. Estábamos convencidos que eran los culpables y todo lo demás que se diga que confesaron bajo apremio, yo pienso que no es cierto.

-¿Cómo ve que se ha abordado la relación con Francia en este episodio?

Creo que ha habido algunas fallas que superar. Todos estamos porque Palma sea extraditado y cumpla la condena en Chile, pero tratemos con cuidado la relación con Francia.

-Usted hace ver la situación de Hopp. ¿es complicado para el gobierno, considerado que por ejemplo el ministro de Justicia actual, Hernán Larraín, fue defensor de colona dignidad?

-Yo lo lamento, pero la ley es una sola y hay que insistir en la petición de extradición. Aquí hay que aplicar justicia y esta es una para todos. Comparto la posición de traer a Palma, pero también a Hopp.

-¿En la época que usted estaba en el gobierno, sintió la resistencia de la derecha de intervenir Colonia Dignidad?

-Pero por supuesto. Y también lo toco en el libro que sale a la venta en unas semanas más.

-Lo último: En términos conceptuales, ¿usted justifica la lucha armada durante una dictadura?

-Pese a que Santo Tomás dijo que la rebelión contra el tirano es legítima, nosotros, la DC y la oposición en general, siempre fue partidaria de volver a la democracia en política. Salvo el MIR, trabajamos para llegar al plebiscito, que se hizo con el control de la dictadura, pero con un lápiz y un papel hoy estamos en democracia.

Seguir leyendo