Kobe Bryant vs. Michael Jordan: la carga que se desvaneció con la muerte de la leyenda de los Lakers

Michael Jordan,Kobe Bryant

Foto: Reuters.

¿Quién fue mejor? Un debate de años, que revive en medio de la pena por la partida de la superestrella de los Lakers. Una de las grandes penas del 24 fue no haber igualado a Su Majestad con seis anillos NBA. Quedó a uno de hacerlo.




Es cruel, sin duda, pero tuvo que morir para ser igualado con su máximo ídolo, con quien fuera una especie de obsesión, la meta que siempre persiguió y que no pudo alcanzar. Su condición de leyenda nadie la puede discutir. Se la ganó con creces. Pero solo en la liturgia lastimosa de la tragedia, cuando las alabanzas y el mérito se multiplican por el simple hecho de ya no estar entre los vivos, Kobe Bryant (1978-2020) se elevó a la misma altura de su maestro. Fue la carga que llevó durante sus 20 años de carrera, la mochila más pesada para cualquier basquetbolista. La comparación destemplada con Michael Jordan (56 años), el mejor de todos los tiempos sobre un parquet.

Como si hubiese sido calculado, en los últimos días ha circulado por redes sociales un video donde se confronta al dios de los Bulls con el dios de los Lakers. Es increíble. Movimientos calcados, el mismo drible, lanzamiento con retención y salto hacia atrás. Hasta la misma muletilla de sacar la lengua exageradamente cada vez que inventaban una pirueta frente al aro. Jordan fue el ícono de la NBA y del deporte mundial en los '90. Bryant, su heredero en la primera década del nuevo siglo.

En cancha solo se enfrentaron en ocho ocasiones. Cinco triunfos para Kobe (22,8 puntos promedio) y tres para Michael (24,5). Por un asunto generacional nunca se toparon en la plenitud de sus condiciones. A mitad de los '90, el fallecido escolta eran un adolescente que había saltado directamente desde la secundaria a la NBA, mientras que Su Majestad dominaba la liga. Entre 2001 y 2003, en tanto, en el segundo regreso de un cuarentón Jordan, Bryant ya era una estrella de Los Ángeles.

Fuera de las tablas, sin embargo, su relación fue muy estrecha. Un diálogo de superdotados. Impactado por su muerte, el mítico 23 de Chicago describió al exescolta como "su hermano menor", un ser que "amaba". Si bien ambos son embajadores de la competitividad, internamente su lucha era mucho menos enconada que la descrita y orquestada por analistas, marcas deportivas y medios especializados. Aún así, en una de sus últimas apariciones públicas hablando de Jordan, Black Mamba reconoció su frustración por no haberle igualado el número de anillos NBA. "Me molesta, pero las cosas son lo que son... te esfuerzas para lograr las metas y mi objetivo original era tratar de ganar ocho. Y tratas, y tratas y tratas y haces lo mejor que puedes. Al final del día, solo puedes estar conforme con los resultados de hasta dónde has llegado", comentó.

[caption id="attachment_988315" align="aligncenter" width="500"]

Foto: Reuters.[/caption]

Kobe ganó cinco títulos (2000, 2001, 2002, 2009 y 2010), Michael seis (1991, 1992, 1993, 1996, 1997 y 1998). El frente a frente estadístico entrega también cinco MVP de finales para Jordan y dos para Bryant; 14 nominaciones al All Star del primero contra 18 del segundo. Dos medallas olímpicas para ambos. El sitial de quinto máximo anotador de la historia de la NBA para Su Majestad (32.292) y el cuarto para su heredero (33.643). Números fríos, decidores desde la calculadora, pero que no representan la verdadera magnitud de ambas superestrellas del deporte mundial.

Hasta antes del helicóptero estrellado, a la hora de hacer la comparación tan flagelante, casi nadie dudaba sobre que Jordan fue más grande que Bryant. Quizás ni el mismo héroe siniestrado lo discutía. A horas de la muerte del mejor jugador de la franquicia Lakers (reconocido por el mismo Magic Jonhson), ese debate se reaviva quizás como un homenaje para quien sostuvo a la NBA después del retiro de Michael Jordan. Porque si Kobe fue el mejor de una escuadra por donde también pasaron Magic, Wilt Chamberlain, Jerry West, Kareem Abdul-Jabbar o Shaquille O'Neal, entre varios otros, no es una locura ubicarlo también en el podio de todos los tiempos del básquetbol.

Después de Kobe, llegó LeBron James, quien ya superó a los dos en el registro de puntos total. Pero esa es otra historia y todavía no tiene final. El final que ya tuvo Bryant, trágico, injusto para él, su hija, su familia y la de los nueve tripulantes de la nave destruida. El final que le dio al número 24 un sitial que no ganó en la cancha, pero sí mereció en su vida y en su muerte.

Lo dejó escrito Kobe Bryant en su documental, premiado con un Oscar, con el que se retiró del básquetbol: "Y eso está bien. Estoy listo para dejarte ir. Quiero que lo sepas para que ambos podamos saborear cada momento que dejamos juntos. Los buenos y los malos. Nos hemos dado todo lo que tenemos mutuamente". Se lo escribió a su deporte. Y hoy sabe a su propio epitafio.

Comenta