Tercera PM
Presenta:

¿Caballa tipo jurel? Pesquera de Angelini demanda por competencia desleal a grupo Bruzzone y abre guerra en mercado de conservas

Orizon acusa a CV Trading de pasar “gato por libre” y aprovecharse del reconocimiento a nivel nacional que mantiene el jurel. A través de un informe encargado a peritos , argumentó que el producto que comercializa su competencia no es jurel, sino que caballa.


Si el conocido dicho habla del jurel tipo salmón, hoy el jurel parece haber subido de escala: otro producto se estaría haciendo pasar por él.

Orizon -una de las filiales pesqueras del grupo Angelini-  presentó hace unos días una demanda por competencia desleal en contra de C.V Trading, compañía perteneciente a la familia Bruzzone, que comercializa múltiples categorías de productos alimenticios. Ambas comercializan en el país los mismos tipos de productos de origen pesquero, entre los cuales se encuentran latas de conservas de jurel. Orizon lo hace a través de la marca “San José”, de la cual es propietaria, mientras que CV Trading lo hace bajo la marca “Coliseo”.

Orizon -representada por el abogado Fernando Samaniego, socio de Prieto & Cía.- sostuvo que “CV Trading, se encuentra comercializando en el mercado nacional bajo la marca Coliseo, la especie de pescado llamada caballa, pero, sin embargo, en los envases o latas de conserva del referido producto señala que se trataría de jurel, siendo ello falso pues caballa y jurel son especies pesqueras distintas”.

Para avalar su posición ante el tribunal, Orizon  presentó el resultado de un informe técnico encargado al Laboratorio 5 M, que se dedica al análisis, inspección y certificación de diversos productos, entre ellos los pesqueros. Según el estudio los resultados son categóricos: “el producto contenido en los envases o latas que se ofrecen al público como Jurel corresponden en realidad a Caballa y no a Jurel, como se señala en la etiqueta de esos envases o latas”, sostuvo la demanda.

“La evaluación Físico-organoléptica del producto denominado como jurel al natural, etiquetado con la marca Coliseo, nos da la certeza de que el contenido encontrado en las latas, no corresponde a la especie conocida en nuestro país como jurel, denominada científicamente como trachurus murphyi”, consignó el informe citado.

Para Orizon, CV Trading, a través de su marca Coliseo, “ha comercializado y se encuentra comercializando en el mercado nacional el producto Caballa en latas de conserva bajo la denominación de Jurel, es decir, en palabras simples, está vendiendo Caballa como Jurel, induciendo a error a los consumidores y afectando a los demás competidores del rubro como mi representada”.

“Lo anterior se asemeja a la conocida expresión de uso común dar gato por liebre, que se utiliza para aquellos casos en que se vende un producto o se presta un servicio diferente al convenido, aprovechándose en este caso, de la fama y valoración de otro producto o servicio”, remató la demanda.

Según el escrito el personal que estuvo a cargo de la elaboración del informe cuenta con de más de 15 años de experiencia en la evaluación de productos pesqueros de exportación, habiéndose desempeñado en la industria pesquera y también en laboratorios bromatológicos, autorizados y que prestan servicios en el marco del programa de Sanidad Pesquera del Servicio Nacional de Pesca de Chile.

Más aún, para Orizon la demandada “pretende precisamente aprovecharse de la reputación comercial de los productores y comercializadores de jurel, producto que es y ha sido comercializado por años por las empresas que componen el rubro en nuestro país”.

Los productos asociados a la marca Coliseo, entre ellos el jurel, se comercializan principalmente, a nivel nacional y regional, en los supermercados Unimarc, Mayorista 10, Alvi, La Oferta, La Caserta, La Fama, Romanini Gainza, Melipilla, en las distribuidoras Rabié y Adelco, almacenes y también mediante plataformas virtuales o e-commerce.

Orizon solicitó al tribunal ordenar a CV Trading poner fin a la comercialización del supuesto jurel de “Coliseo”. A ello se suma “la remoción de sus efectos, mediante la publicación de la sentencia condenatoria o de una rectificación a costa del autor u otro medio idóneo” y “la indemnización de perjuicios”.

Sin embargo, la pesquera no cuantificó los montos que implicaría la acción que podría venir en una segunda instancia posterior al juicio de competencia desleal.

El pasado viernes el tribunal acogió a trámite la demanda y citó a un comparendo al quinto día hábil tras la notificación.

“Tenemos documentos que son mucho más poderosos que cualquier informe pagado”

Por su parte, CV Trading se mostró sorprendida por la acción judicial, asegurando que sus productos comercializados cuentan con todo tipo de certificación de origen. Aclaró que el jurel que están vendiendo proviene de China y mantienen la documentación vigente que da cuenta de la autenticidad de la especie que venden por medio de conservas.

Cristóbal Viñes, abogado de la compañía, sostuvo que a la fecha aún no han sido notificados. Más aún, aclaró que este es el tercer intento de parte de Orizon por desacreditar sus productos. Ello luego que –según el jurista- la firma del grupo Angelini llevó las mismas acusaciones a Sernapesca y la Seremi de Pesca, pero fueron desestimadas.

“La caballa en muchos países es más cara que el jurel. Eso es lo raro de la presentación. En el mercado internacional varía, pero lo concreto es que podría ser más cara. Estamos muy tranquilos al respecto. Más allá del mal rato, nos queda bastante claro”, sostuvo.

“Tenemos documentos que son mucho más poderosos que cualquier informe pagado. Por muy respetable que sea el laboratorio. No es un laboratorio bueno o malo. No es un laboratorio que conozca. Además hacemos siempre pruebas internas. La autoridad sanitaria china y chilena ratifican nuestra posición”, sostuvo.

Cabe recordar que Orizon nació en 2010, como el resultado de la fusión de Southpacific Korp y Pesquera San José, y hoy, tras cerrar un negro 2017 con pérdidas por US$86,7 millones, se enfrenta a un escenario complejo dados los bajos precios de la harina, el aceite y las conservas de pescado.

Seguir leyendo