Carmen Luisa Letelier: “Isabel Parra ha sido injusta con el Museo Violeta Parra, pero aún así la comprendo”

La cantante lírica y presidenta del directorio del Museo Violeta Parra, Carmen Luisa Letelier, fue galardonada con el premio Nacional de Artes Musicales 2010. Foto: Carlos Quezada / La Tercera.

La presidenta del directorio de la institución y Premio Nacional de Artes Musicales lo defiende de las críticas de la hija de la cantautora, quien dijo el fin de semana que éste se encontraba distanciado de la realidad, entre otras cosas.




Carmen Luisa Letelier Valdés es una de las voces líricas más destacadas del país y se formó en una familia musical: su padre era el compositor Alfonso Letelier, Premio Nacional de Música, y su primo es el director Max Valdés. Desde el año pasado es presidenta del directorio del Museo Violeta Parra, institución que fue objeto de incendios en tres oportunidades tras el estallido social de octubre del 2019, y siempre ha tenido una opinión de los hechos.

En esta oportunidad responde a las palabras de Isabel Parra, quien en entrevista a revista El Sábado durante el fin de semana, sostuvo que el museo dedicado a exponer la obra de su madre Violeta Parra estaba desconectado de la realidad y que no tenía compromiso social, entre otras críticas. También sostuvo que “hay personas que no están capacitadas para dirigir el Museo Violeta Parra”.

Sin embargo, tal vez sus palabras más determinantes tienen que ver con la negativa a seguir con el museo tal como está. “No vamos a reconstruir el museo por miles de razones. Ese museo fue destruido. La intención que nosotros tenemos como fundación es seguir mostrando la creación de la Violeta, pero de otra manera”, dijo a revista El Sábado.

¿Qué opinión le merecen las declaraciones de Isabel Parra?

Estamos trabajando en una declaración conjunta de la Fundación Violeta Parra, pero obviamente puedo adelantar que no estanos muy de acuerdo con las opiniones vertidas por Isabel (Parra). Por supuesto que la voz de ella tiene presencia en la fundación y museo, pues ella es la hija de Violeta Parra y fue quien donó las obras para que fueran expuestas. Sin embargo, lo que dice es un poco injusto pues ella es la que inició el museo y eligió al arquitecto (Cristián Undurraga). Ahora bien, entiendo que ella esté espantada, como todos lo estamos de cierta manera, con todo lo que la ha pasado al museo: es una cosa demencial y claramente se ve que quienes lo destruyeron ni siquiera sabían quién era Violeta Parra. Pero fue gracias a la dirección del museo, que Isabel Parra afirma ha sido tan mal gestionado, que se salvó todo también. Todas las obras están guardadas en condiciones de seguridad. Es más, la propia hija de Isabel Parra (Milena Rojas Cereceda, jefa de colecciones y patrimonio del museo) trabaja ahí y sabe muy bien cómo ha funcionado todo. En general, quiero decir que comprendo a Isabel Parra, pero ha sido injusta y todo se ha desenvuelto de forma unilateral. Después de todo, esta es una institución que funciona y no una volada, y por la misma razón todas las decisiones deben ser tomadas de común acuerdo entre sus miembros. No tiene sentido que cualquier integrante del directorio salga diciendo cosas por su cuenta, por muy importante que sea aquel miembro.

¿Qué le parece que ella considere que el museo no tenía contacto con la calle y que estaba desvinculado de la realidad chilena?

Es mentira. No sé si usted fue alguna vez, pero durante todos sus años hemos tenidos miles de actividades. Por supuesto que después de los hechos de fines del año pasado en Chile debimos comenzar a trabajar de otra manera, pero ahí fue cuando empezó todo nuestro trabajo a través de muestras online. El museo está destruido después de los incendios, pero si usted se mete al sitio, hay 200 actividades que hacer. Pero mire; lo que quiero dejar en claro también es que yo entiendo a la Isabel, porque es una persona muy apasionada y también se trata de las obras de su mamá. Aún así, no nos debemos olvidar de que Violeta Parra es patrimonio de todos los chilenos.

¿Cuándo se emitirá la declaración del directorio? ¿Hoy?

Lo estamos viendo. No es tan fácil tampoco. Debemos reunirnos todos por zoom y llegar a un acuerdo. No es cosa de sacar a la rápida una opinión.

¿Ustedes acogerían eventualmente algunas de las críticas de Isabel Parra?

Bueno, mire, es muy difícil manejar un museo. Hay gente experta ahí trabajando y todos los que estamos en el museo somos personas que admiramos a Violeta. Por algo lo hacemos y sentimos un cariño enorme a su obra. Siempre hay cosas que se pueden mejorar, por supuesto. Ahora bien, ella critica por ejemplo que el edificio no le gusta, pero fue ella misma la que contrató al arquitecto. Ni siquiera se hizo por un concurso. Isabel Parra lo contactó directamente y era el arquitecto más “pirulo” de Santiago. Si quería un edificio más sencillo y humilde, creo que anduvo mal entonces. Este proyecto se inició en el primer gobierno de Michelle Bachelet y se llevó a efecto en el primer gobierno de Sebastián Piñera. Por otro lado, la directora Cecilia García-Huidobro está desde el 2012 ahí y yo me incorporé el año pasado. En fin, es todo muy extemporáneo y entiendo que ella se sienta así pues el museo está hecho pedazos. Con respecto a los daños que se produjeron, todo en este momento está en investigación.

Isabel Parra sostiene que después de asistir a la última reunión de la fundación, quedó con la sensación de que el museo ya no existía más

Cuando la cosa se puso álgida en el sector de Plaza Italia a fines del año pasado, ella no fue nunca a nuestras reuniones. Hacíamos reuniones medio escondidos, entrando por las puertas chicas, en medio de barricadas, pero ella no fue a ninguna de aquellas. Fue todo bien complicado. Nuestro único objetivo era ver cómo podíamos salvar las cosas. De eso se trataba. La gente se saltaba la reja para entrar y tampoco le íbamos a pedir a los guardias que se expusieran ahí.

Ella afirma que fue a una reunión después del último incendio

Asistió a una. Y era consciente de que las obras de Violeta Parra estaban siendo debidamente resguardadas en otra parte. Pero insisto, entiendo que ahora reaccione así. Después de todo, se trata de las obras de su mamá. Estaba muy contrariada con todo lo que estaba sucediendo en ese momento. Es más la disculpo. Está actuando como hija no más.

Comenta