¿Carrete en dos turnos? El plan de las discotecas para contrarrestar las restricciones de aforo

El reducido tamaño de las salas de baile y las exigencias de distanciamiento que obliga la pandemia impiden que los recintos reciban a grupos abultados de clientes, que es lo que esperan los empresarios tras un año y medio de cierre por la pandemia. Lo anterior ha derivado en una propuesta que podría cobrar adeptos entre quienes no disfrutan trasnochar: un horario de 19.00 a 23.00 y otro de medianoche hasta el cierre.




Con la instalación de la Fase Apertura en la mayor parte del país, numerosos pubs y discotecas han vuelto a funcionar. En horario acotado, eso sí, conforme a las limitantes que suponen el estado de excepción y el toque de queda que rige desde la medianoche para todas las regiones.

Pero en los últimos días el gobierno ha dado señales concretas de que -si no cambian las buenas condiciones epidemiológicas- la medida llegará a su fin el 30 de septiembre. “Si se mantienen estas cifras después del 18, no estamos por renovar ese estado de excepción, pero tenemos que esperar un poquito más, esperamos que no haya un rebrote”, dijo esta mañana el ministro vocero de gobierno, Jaime Bellolio.

En ese contexto, los integrantes de la Asociación Nacional de Empresarios Nocturnos de Turismo y Espectáculos (Anetur) están expectantes. Aunque con ciertos reparos. Si bien el término del toque de queda les permitiría volver a abrir los locales hasta las 5.00, el problema que acusan es el límite de aforo.

Actualmente, las restricciones impuestas por la pandemia disponen que debe haber una persona por cada seis metros cuadrado. Por eso, si se toma en cuenta que la mayor parte de los locales nocturnos son pequeños y se debe contabilizar el personal, el ingreso del público queda limitado a un número bastante reducido en relación a la capacidad real.

En ese contexto, la iniciativa que está promoviendo el gremio es que el “carrete” sea en dos tandas, a objeto de que pueda haber un recambio de clientes.

“Antes la gente llegaba a la discoteca a la una de la madrugada. Esperamos que la costumbre pueda cambiar y la gente que quiera bailar llegue a las siete de la tarde (hasta la 23.00) y otro grupo llegue a las 12 de la noche, para funcionar con un negocio de dos turnos”, explica Bórquez, quien es dueño del Passapoga, donde se implementaría el sistema.

Marcelo Villarroel, propietario de Club Mandala, en Bellavista, relata que con las restricciones del plan Paso a Paso, en su local solo puede recibir a 40 personas, y que por eso no está funcionando como discoteca, sino como restaurante. En ese contexto, se suma a la idea de dividir las noches en dos turnos. “Frente a este nuevo escenario, queremos aprovechar este público que ya nos hemos hecho, que llega más temprano, y además tener otro turno hasta más tarde, hasta la hora que nos permitan funcionar”.

Las cifras del gremio

El gremio de la entretención ha sido fuertemente golpeado por el Covid-19. Gran parte de los pubs y discotecas cerró al inicio de la pandemia, y si bien algunas mantuvieron el giro de restaurante y han funcionado cuando las condiciones sanitarias lo han permitido, muchas no volvieron a abrir.

Bórquez señala que “según el registro de los asociados de Anetur, antes de la pandemia había 1.500 locales y hoy van quedando alrededor de 750. Nos queda la mitad de los socios, ha sido un gran golpe”.

Raúl Tapia, dueño del Boulevard Pub Discotheque de Talca, relata lo difícil que ha sido mantenerse con las restricciones: “El rubro de las discotecas aún está decaído. El gobierno no ha dado ninguna ayuda directa y aún nos sigue cobrando las patentes, es una injusticia, es acumular deudas”.

Ahora que las salas de baile han vuelto, los empresarios detallan que se han puesto exigentes en hacer cumplir las medidas sanitarias para evitar un nuevo rebrote que obligue a restablecer las cuarentenas, como se ha visto en Europa y Asia. Por eso, algunos recintos han optado por vender las entradas de forma online -de manera de facilitar la trazabilidad de los contactos en caso de producirse un contagio.

Además, para ingresar se exige el Pase de Movilidad y el uso de mascarillas. Los dueños de locales también tomaron medidas extras, como por ejemplo el uso de vasos desechables. ”El riesgo es real y hay que seguir manteniendo las medidas estrictas, porque a nosotros no nos conviene abrir hoy y tener que cerrar el próximo mes, el costo de abrir ya es una inversión”, agreg Bórquez.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.