Crece malestar en cultura: instituciones responden a ministra y cineastas se suman a protesta por los recortes

Ante el anuncio de una baja de un 20% de los recursos estatales a cinco centros, los espacios responden sobre cómo se verían afectados. Además, la comunidad audiovisual expresó su rechazo a la nueva reducción de fondos del CNTV a través de una carta que firman 300 profesionales, entre ellos Andrés Wood y Sebastián Lelio.


Pareciera la segunda parte de una película estrenada el año pasado por estas mismas fechas. Nuevamente algunas instituciones se enfrentan a un eventual recorte del presupuesto destinado al Ministerio de las Culturas para 2020. Fundación Teatro a Mil, Matucana 100, el Museo Precolombino, Balmaceda Arte Joven y el Teatro Regional del BioBío son los principales afectados, quienes recibirían un 20% menos de recursos, es decir alrededor de $ 630 millones en su conjunto, de aprobarse el presupuesto en el Congreso.

El año pasado ya se había considerado un recorte de un 30% para las mismas instituciones, medida que finalmente se logró revertir en la discusión parlamentaria. "Este tema no se trata solo de nosotros. Si es tan frágil el aporte del Estado, nos puede tocar hoy día a nosotros y otro día a otros. Es muy difícil imaginar qué viene después", dice Loreto Bravo, directora de Balmaceda Arte Joven. La encargada del espacio señala que los recursos estatales cubren el 70% de su financiamiento, por lo que el recorte presupuestario los expone a una crisis. "Es muy difícil porque además nosotros tenemos presencia en cinco regiones, incluida la Metropolitana, entonces la institución está expandida y tiene costos particulares", agrega Bravo.

Tanto para las instituciones de la Región Metropolitana como para aquellas de fuera, la reducción presupuestaria significa un impacto directo en sus ingresos fijos. En entrevista con La Tercera la Ministra de las Culturas, Consuelo Valdés, señaló el sábado pasado que espacios como el Teatro Regional del BioBío "también tiene posibilidades de presupuesto regional, y es importante que entiendan y vean cuáles son las posibilidades dentro las comunas de esa región, y no estar siempre mirando a Santiago".

De acuerdo a datos entregados por el Teatro Regional del BioBío, el espacio sustenta su financiamiento con fondos que provienen en un 50% desde la Subsecretaría de las Culturas y las Artes, 25% del GORE Biobío y 25% recursos propios. "Un recorte del 20% detona un efecto dominó que afecta a todas las áreas, desde la programación artística hasta los equipos de trabajo", explica Francisca Peró, directora ejecutiva del teatro.

Sobre las palabras de la ministra de las Culturas, la ejecutiva agrega: "El Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio es una entidad pública nacional, no de Santiago ni para Santiago. El ministerio tiene que cumplir un rol descentralizador real, informado y responsable de la infraestructura que ellos mismos han creado".

"El recorte presupuestario afecta en la parte más sensible: el aporte basal, la operación, la estructura", explica Cristóbal Gumucio, director ejecutivo de Matucana 100. "Cuando se afecta este soporte, finalmente, se afecta todo. Estos fondos basales permiten cumplir una de las misiones esenciales que tiene M100 que es arriesgar en el arte contemporáneo, línea que cruza todas las disciplinas del centro", agrega.

Desde el Museo Precolombino señalan que la reducción de un 20% pone en peligro la sostenibilidad del espacio y afecta gastos de seguridad, agua, electricidad, climatización de depósitos y salas de exhibición, entre otros. "Si nosotros no tenemos eso financiado, no vamos a tener aportes privados, no vamos a tener capacidad de conservar nuestras colecciones con los estándares adecuados. No es real que nosotros podamos conseguir aportes privados para los gastos basales, los privados financian proyectos", agrega la arquitecta Cecilia Puga, secretaria del directorio.

Desde el Ministerio de las Culturas, el subsecretario Juan Carlos Silva prefirió no entrar directamente en el debate sobre la eventual de financiamiento de estas cinco instituciones en espera de lo que se discuta e el Congreso. "El proyecto está en proceso de tramitación en el Congreso, por lo tanto debemos ser responsables para no realizar ningún tipo de declaración que pueda afectar esa tramitación o interpretarse de mala manera", sostuvo la autoridad de las Culturas y las Artes a La Tercera.

[caption id="attachment_863565" align="aligncenter" width="940"]

Violeta se fue a los cielos de Andrés Wood fue parcialmente financiada por el CNTV.[/caption]

Menos dinero para el CNTV

En la industria audiovisual se podría decir que el "efecto déjà vu" es aún más cercano: sólo hace tres meses se supo que el BancoEstado dejaría de financiar el cine chileno y, entre otras cosas, desaparecería al clásico logo que antecedía a gran parte de las producciones locales, entre ellas la ganadora del Oscar Una mujer fantástica.

A pesar de que hasta el Ministerio de las Culturas consideró relevante el apoyo del BancoEstado al cine chileno, la medida no ha sido revertida y no hay señales de que cambie, en cualquier caso.

El malestar de los cineastas y productores locales se acrecentó tras conocerse que el Consejo Nacional de la Televisión (CNTV) contará el próximo año con menos aportes de los que ya posee. Los fondos para premios, que serán vistos por la Comisión Mixta del Congreso el próximo lunes, disminuirán en un 2 por ciento. Los trabajadores de la industria audiovisual alegan que esta decisión es grave en la medida que se suma al 28 por ciento que ya se había recortado el año pasado, sumando un acumulado cercano al 30 por ciento.

Resumiendo en números: si en el 2018 hubo 4.479 millones de pesos, en el 2019 bajó a 3.322 millones. Con la nueva merma, para el 2020 la cifra sería de 3.247 millones. Desde la Asociación Nacional de Productores de Cine y Televisión (APCT) ejemplifican con que en la práctica se han reducido las series de ficción apoyadas por el CNTV en Chile, desde 5 en el 2018 a 3 en el 2019.

Históricamente, un grupo no menor de producciones acogidas a fondos del CNTV también son películas y entre ellas hay obras como Violeta se fue a los cielos y El bosque de Karadima. Los cineastas y productores, que se manifestaron en una protesta durante el cierre del Festival de Valdivia el sábado pasado, también alegan que menos dinero del CNTV significa menos fuentes laborales en la industria creativa y eventual disminución de los co-productores extranjeros.

"Los fondos e incentivos para el audiovisual y el cine deben crecer año a año y no decrecer o recortarse. Estos atraen recursos internacionales que sin el fomento del Estado no se podrían levantar y traer a nuestro país", sostuvo Sebastián Freund, presidente de la APCT y productor de El bosque de Karadima, entre otros filmes. "Estos recursos entregan más empleo, impuestos, servicios e imagen país a través de sus locaciones junto con externalidades positivas para el turismo, el conocimiento de nuestra idiosincrasia y la cultura", agregó.

La organización envió una carta suscrita por 300 trabajadores del audiovisual, entre ellos cineastas como Andrés Wood y Sebastián Lelio, a la ministra de las Culturas Consuelo Valdés y a la presidenta del CNTV Catalina Parot.

Al respecto el subsecretario de las Culturas y las Artes Juan Carlos Silva, optó por referirse a los aumentos globales del Fondo Audiovisual: "Nosotros tenemos que partir definiendo y gestionando de la manera más eficiente posible el Fondo de Fomento de de la Industria Audiovisual, que depende de la subsecretaría de las Culturas y las Artes. Nos hemos preocupado en estos dos años de gobierno no solo de que el fondo no disminuya, sino de que crezca: en 2019 vieron su mayor aumento, llegando a 8.900 millones y para este 2020 el proyecto de presupuesto propone que se llegue a los 9.126 millones de pesos".

Sobre los diferentes financiamientos de la industria audiovisual, sostuvo en términos generales: "Nosotros (Ministerio de las Culturas) tenemos claro que no cubrimos el total del universo de postulantes, pero queremos partir de nuestro aumento y, desde ahí, hacer cruces con otras instituciones como Corfo o Televisió Nacional".

Consultados por La Tercera PM, los ejecutivos del CNTV prefirieron no referirse a la situación hasta que se decida el presupuesto 2020 en el Congreso.

Comenta