El blindaje al hombre fuerte de La Moneda

A_UNO_1024718




"Todas estas conversaciones fueron cuando (Andrés) Chadwick no era ministro, y como ministro ha cumplido con todas las obligaciones". La frase es del titular de la Segpres, Gonzalo Blumel, quien hoy en la mañana defendió a su par del Interior en radio Duna.

Y lo hizo luego que radio Bío Bío revelara ayer la existencia de mensajes de Whatsapp entre Chadwick y el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto (ex UDI), luego que en diciembre de 2017 el fiscal Sergio Moya incautara el teléfono del edil en el marco de una indagatoria por presunta malversación en el Teatro de Rancagua, por la que Soto será formalizado este 24 de mayo. En esos mensajes –que corresponden a abril de 2017– Chadwick le dijo a Soto que "sería bueno un apoyo al fiscal", aludiendo a Emiliano Arias, y que "es muy injusto lo que ha hecho la Fiscalía Nacional al sancionarlo por investigar incendios". Además, le agregó que "un Twitter tuyo sería un muy buen respaldo".

De acuerdo a esos mensajes revelados por radio Bío Bío, Soto le respondió "ok", junto con comentar que "ojalá no se enrede lo del teatro". Y la respuesta de Chadwick fue: "Dios quiera".

La situación abrió un foco distinto al que ya se había generado luego de la denuncia del fiscal Moya contra Arias, en medio de la investigación contra jueces de la Corte de Apelaciones de esa ciudad por presunta corrupción. Esta vez, parte de la atención que ha generado esa trama se centraba, en base a esos mensajes, en el ministro del Interior. Sin embargo, la defensa de Blumel -y que en La Moneda comenzaron a repetir desde ayer en la tarde- apunta a que esos mensajes ocurrieron cuando Chadwick no era secretario de Estado, un punto que buscan resaltar en el gobierno y en el oficialismo. Todo, como parte del blindaje al hombre más fuerte del gabinete en un momento en el que ha logrado –según comentan en el oficialismo– ir dejando atrás las secuelas del caso Catrillanca que lo había puesto en el foco de los cuestionamientos.

De hecho, en el oficialismo enfatizan que Chadwick no tiene nada que ver con el conflicto y que esas comunicaciones son "entre dos conocidos" antes de que se iniciara el segundo gobierno de Piñera.

La misma "bajada comunicacional" con la que enfrentó Blumel hoy el asunto es la que manifestó el propio Chadwick durante esta mañana. Mientras parlamentarios de la UDI también salían en su defensa, el jefe de gabinete sostuvo hoy que "es una conversación de Whatsapp que, en primer lugar, es bueno aclarar: la tuve hace dos años atrás, en abril del año 2017. Yo no tenía ningún cargo público, ejercía mi laboral como abogado y profesor universitario".

Asimismo, señaló que "es una conversación absolutamente normal en tono de amistad, en la cual le señalo preocupación en un tema público e importante en la región en la cual yo fui senador y mantengo preocupación, que es con las investigaciones de los incendios forestarles que ese año 2017 fueron realmente dramáticos". Chadwick, además, agregó que "no tiene ninguna relación, ningún vínculo con ninguno de los temas que están siendo investigados hoy día o que se busca esclarecer en el Ministerio Público, ninguna relación" y que "espero que esto no sea utilizado políticamente, porque no corresponde".

Exabogado de Soto: "El alcalde me señaló que Chadwick le ofreció la defensa gratuita de Luis Hermosilla"

Soto es un reconocido exmilitante UDI cercano a Chadwick, quien, cuando fue parlamentario en la Región de O'Higgins, construyó una fluida relación y cercanía política con el edil, que incluyó trabajo territorial conjunto. Y esa relación cercana se grafica con otro elemento, que corresponde a marzo de 2017.

Por esos días, el abogado Mario Zumelzu se encontraba trabajando en una causa por extorsión que el propio Soto había denunciado ante la fiscalía, cuando comienzan a surgir rumores acerca de que en la investigación sobre el Teatro de Rancagua el alcalde estaba siendo indagado como imputado por posible malversación de caudales públicos.

Según recuerdan dirigentes gremialistas de la zona, de improviso Zumelzu dejó la causa por extorsión, que se vinculó a la del teatro y que posteriormente se agrupó en una sola. La defensa de Soto pasó a manos del abogado Luis Hermosilla, un exsocio de Chadwick y hoy asesor del Ministerio del Interior. Sur servicios, incluso, serían entregados ad honorem.

Zumelzu lo recuerda así: "Me reuní con el alcalde Soto, quien en buenos términos y muy agradecido me señaló que Andrés Chadwick le ofreció la defensa gratuita de Luis Hermosilla, con quien hablé telefónicamente y le transferí los antecedentes de que disponía".

La Tercera solicitó al Ministerio de Interior una versión sobre el rol de Chadwick en la llegada de Hermosilla a la causa, pero señalaron que no se realizarán comentarios.

Comenta