El dolor de Pailita: la historia policial que marca al cantante urbano que triunfa en Chile

Sebastián, hermano de Pailita

El 2019, el hermano de Carlos Raín Pailacheo -Pailita- fue condenado a 18 años de cárcel por el delito de robo con homicidio de un hombre en Punta Arenas. En más de una ocasión, el artista urbano se ha referido a la sentencia de su hermano, lo cual lo ha motivado, según él, a realizar canciones sin alusiones a drogas, armas o robos.


“Él la tiene clara, sabe que lo que hizo no estuvo bien y lo está pagando. Espero que él salga y cambie, pero depende de él”. Con estas palabras, en más de una ocasión, Carlos Raín Pailacheo, alias “Pailita” (22), se ha referido a la condena de 18 años de cárcel a la cual fue sentenciado su hermano Sebastián Alvarado Pailacheo (27) por el delito de robo con homicidio.

Este fue condenado en febrero de 2019 a la pena de 18 años de cárcel, luego de que asesinara a un hombre tras robarle $ 15.000 y su teléfono. La condena -que actualmente cumple en el Centro Penitenciario Punta Arenas- causó noticia en la Región de Magallanes, ya que desde el 2010 que no se sentenciaba a esa pena a una persona.

El crimen ocurrió en la madrugada del 19 de mayo de 2018, cuando Alvarado Pailacheo, uno de los cuatro hermanos del artista -el segundo chileno más escuchado del país, según Spotify- caminaba por la Avenida Martínez de Aldunate en Punta Arenas junto a su pareja, una menor de edad. Al llegar a la intersección de esa calle con la Avenida Pedro Aguirre Cerda, se encontraron con César Muñoz Yefi de 39 años. La pareja le pidió un encendedor al hombre, quien había viajado a esa ciudad por motivos laborales.

Ante la negativa de Muñoz, la pareja lo atacó y robó sus pertenencias. Según consta en la sentencia, “molestándoles el tenor de la respuesta dada por la víctima, razón por la que el imputado se abalanza contra la víctima, botándolo al suelo, instante en que ambos imputados registran sus bolsillos sustrayéndole con ánimo de lucro”.

Encubriendo el crimen

Así fue como Alvarado Pailacheo se abalanzó en contra de él y lo redujo en el piso, instante en el que la mujer se encargó de registrar los bolsillos del hombre y robarle $ 15 mil en efectivo y su teléfono. El joven, por su parte, lo apuñaló en el tórax con una cortaplumas.

En su declaración, la pareja indicó que el hermano del artista atacó al hombre porque este habría maltratado a su polola, a quien le habría dicho “pend... de mier....”. Durante el juicio, y debido a diferentes testimonios, se pudo comprobar que la joven detenida sabía que Alvarado Pailacheo tenía causas previas por otros delitos, y que manejaba un arma cortopunzante.

Tras apuñalar al hombre, la joven tomó el arma homicida y la guardó en su cartera. Luego llamó a una ambulancia, haciéndose pasar por otra persona e indicando que había un hombre herido en las cercanías del supermercado Unimarc. La pareja esperó en la esquina de ese local a que llegara la ambulancia, y se enterarían de su muerte más tarde a través de las noticias.

Horas después de ocurrido el crimen, a través de internet, la pareja vendió el teléfono de la víctima en $ 18.000. Este sería uno de los principales antecedentes que le permitieron a la PDI detenerlos tres días más tarde. Junto con eso, también quedó registro de la llamada de la joven al SAMU, lo que también sirvió para identificar a la pareja.

Sebastián Alvarado Pailacheo.

Con estos antecedentes, la policía identificó a los autores, tras lo cual los detuvo. Ambos imputados en aquel entonces confesaron su participación en los hechos ante la contundencia de las pruebas. Junto con eso, se encontró el cuchillo que la mujer había botado en un basurero cercano a su colegio, según ella misma reveló. La investigación ya estaba cerrada.

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Punta Arenas condenó como autor del crimen al hermano de Pailita, mientras que a su pareja le otorgaron 3 años y un día por el robo con violencia, y otros 800 días más por ser encubridora del homicidio, condena que deberá cumplir en un régimen semicerrado con programa de reinserción social.

Pero este no es el único enfrentamiento que Alvarado Pailacheo ha tenido con la justicia. En tribunales constan denuncias anteriores previas por presunta desgracia, así como también causas en las que estuvo involucrado por riñas y agresiones, sin embargo, ninguna de ellas llegó a ser investigada. Ya en la cárcel, en dos allanamientos a las celdas, se le ha vinculada al porte y fabricación de armas blancas.

La marca en la vida de Pailita

El 2020, Carlos Raín Pailacheo comenzó a hacerse popular en redes sociales, aunque sería más conocido aún al participar en una canción junto al cantante Marcianeke. Desde entonces, la carrera de Pailita sólo ha sabido de éxitos. En menos de dos años, el artista urbano oriundo de Punta Arenas se convirtió en uno de los artistas más escuchados de Chile.

En diversas entrevistas, el artista se ha referido en más de una ocasión a la detención de su hermano. “Sebastián cometió ese error por las drogas. Estaba muy metido y vi todo su cambio. Estuvo internado como diez veces. Siempre he dicho que la droga mata”, señaló en una entrevista en YouTube.

31 Mayo 2022 Entrevista al cantante urbano Pailita. Foto: Andrés Pérez

El cantante también ha dejado en claro lo que ese episodio marcó en su vida. Pailita ha señalado que “a mí no me gusta cantar de drogas y armas. No me hace sentir orgulloso. Yo tengo a mi hermanito privado de libertad y pasamos hartos problemas cuando niños por culpa de las drogas. Yo lo viví de frente, estuve 12 años viendo los efectos que me dejaron claro que no tenía que ir por ese camino”. Además, en más de una ocasión en sus shows ha hecho un llamado a sus seguidores a no consumir drogas.

“Como familia nos juzgaron demasiado, a mi mamá la trataron muy mal. Mi hermano cometió un error, pero la familia no tiene la culpa. Entiendo a la otra familia de la víctima, si me hubiera pasado a mí, no sé qué hubiera hecho”, concluyó en una entrevista en LUN.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.