El Frente Amplio sin plan B: ¿Qué pasa si Beatriz Sanchez dice que no?

Beatriz-Sanchez-WEB

Este sábado la mesa nacional del bloque sostendrá un encuentro para analizar cómo enfrentarán los desafíos post 25 de octubre, mismo plazo que se autoimpuso la excandidata presidencial para manifestar si volverá a competir. En el bloque existe preocupación por su respuesta, donde reconocen que hoy no hay ningún liderazgo que pueda reemplazar a su candidata natural.




El 26 de octubre es una fecha que distintos dirigentes y parlamentarios del Frente Amplio (FA) miran con atención. El día después del plebiscito sobre una nueva Constitución será una jornada, dicen en el bloque, en que tendrán que responder distintas preguntas sobre su futuro político, pero también será la fecha en que esperan recibir una respuesta que los tiene al vilo hace ya dos años: si Beatriz Sánchez aceptará o no ser la candidata presidencial del Frente Amplio.

El plazo se lo puso ella misma, luego de conversarlo con la mesa nacional frenteamplista. Y así lo comunicó públicamente. “Es un tema que voy a aclarar después del plebiscito”, ha sostenido la excandidata presidencial en distintas entrevistas.

Sin embargo, y pese a que entre las cúpulas de la coalición existe un acuerdo de no “presidencializar el debate” -luego de que retrocedieran en la polémica decisión de llevar un candidato directo a la primera vuelta- , durante las últimas semanas han estado conversando sobre cómo enfrentarían uno de los “peores” escenarios para la coalición: si la periodista finalmente decide no liderar la carrera presidencial del Frente Amplio y opta por un desafío local como candidata a gobernadora regional o convencional constituyente.

Para ese caso, los distintos timoneles y parlamentarios de todos los partidos del FA reconocen que entre sus filas hoy no existe ninguna figura -o plan B- para reemplazar a su candidata natural, una situación que, dicen, les podría ocasionar un “remezón interno” de cara a la elección presidencial.

La preocupación ha sido conversada en distintas instancias, tanto al interior de los partidos como entre algunos dirigentes. “Hay una sensación de que Beatriz va a ser la candidata y eso tiene a muchos con cierta tranquilidad”, dicen desde el bloque. Sin embargo, esa idea no es compartida entre todos en el FA, desde donde hay distintas versiones sobre lo que ha transmitido Sánchez a sus cercanos durante el último tiempo.

“Sea cual sea el escenario, el FA presentará pre candidatura presidencial. Nos hemos ganado un lugar nuevo en la política chilena que debe crecer y proponer. Es un debate que daremos luego del plebiscito”, dice el diputado de Convergencia Social, Diego Ibáñez.

De hecho, y como una forma de anticiparse a esto, este sábado la mesa nacional del FA sostendrá una jornada de reflexión para evaluar, entre otras cosas, “el día después del plebiscito”. En esa cita, dicen los organizadores, se abordaría el tema presidencial y cómo enfrentar las distintas elecciones futuras.

No obstante, al interior del Frente Amplio están conscientes que, de darse este escenario, tendrían que volver a “levantar” una candidatura, algo que los dejaría con una distancia aún mayor -en términos de las encuestas- del candidato mejor posicionado de la oposición, Daniel Jadue (PC).

En ese sentido, en el bloque sostienen que un problema es que algunas de las opciones que podrían haber surgido se han ido “diluyendo”. Tal es el caso del alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, cuyo liderazgo al interior del FA se ha ido mermando luego de que renunciara a su colectividad, Convergencia Social, por sus diferencias con el diputado Gabriel Boric tras el acuerdo del 15 de noviembre. De hecho, la semana pasada hubo una reunión entre él y la mesa nacional del bloque, en la que habrían acordado que el edil sería el único candidato del FA para la alcaldía de Valparaíso.

Otra opción que había entusiasmado a algunos líderes del Frente Amplio era la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, quien, sin embargo, ha descartado la idea en diferentes ocasiones. Mientras que otra alternativa era el presidente de uno de los nuevos partidos del bloque, Fernando Atria (Fuerza Común), quien, a pesar de esto, está apostando por una candidatura a la eventual convención constitucional.

Así, en el conglomerado mencionan que el diputado del movimiento Unir, Marcelo Díaz, podría agarrar la posta. El parlamentario, de hecho, ya se ha manifestado disponible a enfrentar ese desafío y ha promovido internamente que se realicen primarias dentro del FA . Sin embargo, el liderazgo de Díaz es mirado con cautela en el bloque, desde donde creen que a la militancia le podría “incomodar” su pasado en la ex Nueva Mayoría.

“Desde Unir lo que hemos dicho es que hoy la prioridad política es el plebiscito y el proceso constituyente y que luego de eso el FA tiene que resolver su liderazgo presidencial. El mejor mecanismo es una primaria que legitime democráticamente nuestra candidatura”, indica el parlamentario. Y agrega: “reitero que si el movimiento al que pertenezco me lo plantea, asumiré la responsabilidad, pero el FA tiene muchos liderazgos posibles”.

En ese sentido, desde el bloque sostienen que una posible salida sería “revalorizar a los partidos” y sostener una primaria interna donde todas las fuerzas lancen a un candidato propio. En esa opción, aventuran algunos en el FA, se podría enfrentar el diputado Pablo Vidal o el senador Juan Ignacio Latorre por RD; Gabriel Boric por Convergencia Social; Carlos Ruiz por Comunes; Marcelo Díaz o Lorena Fries por Unir; y Fernando Atria por Fuerza Común. Todo esto, sin embargo, dependería de si en la centroizquierda logran alcanzar un acuerdo para sostener una primaria presidencial del amplio arco opositor.

“No creo que sea el momento de hablar de las presidenciales, lo he dicho varias veces y lo mantengo. Sin embargo mi candidata sigue siendo Beatriz. Esa es mi apuesta y eso no ha cambiado. Tendremos su definición después del plebiscito y hay que tener paciencia”, sostiene el diputado del PL, Vlado Mirosevic.

Con todo, consultada por este medio, la excandidata presidencial declinó referirse al tema.

¿Y si dice que sí?

Dos son los escenarios que, dicen en el Frente Amplio, ven como posibles en el caso de que Sánchez les dé el esperado “sí” a una carrera presidencial.

Uno sería que la periodista fuera nombrada como la abanderada inmediatamente, para salir a enfrentar al resto de las fuerzas opositoras en una primaria del sector o directo en una primera vuelta en noviembre de 2021.

Por el otro lado, algunos sectores del FA sostienen que, incluso si Sánchez acepta, el bloque debería sostener primarias internas de cualquier manera. Esto, para “impulsar” a sus liderazgos y que sean electos democráticamente por la ciudadanía.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.