El mesías Rafael Dudamel: La leyenda futbolística venezolana que se atrevió a emplazar a Nicolás Maduro

dudamel

Pese a que su perfil actual es más conservador, el técnico de Venezuela golpeó la mesa hace dos años y le pidió al lider parar las armas.




En Venezuela, a Rafael Dudamel lo describen como un ídolo. Sus actuaciones como arquero en 54 partidos entre Eliminatorias, Copa América y amistosos, en los que incluso se dio maña para anotarle un gol de tiro libre a Argentina, le valieron el reconocimiento generalizado. Su imagen se agigantó aún tras el subcampeonato del equipo que dirigía, y en el que brillaba el ex jugador de Universidad de Chile Yefferson Soteldo, en el Mundial Sub 20 de Corea del Sur, en 2o17. El Sudamericano Sub 20 vuelve a transformarse en quizás la única instancia de reunión de un país dividido profundamente por las diferencias políticas, aunque los hinchas que residen en Chile ocuparon el estadio El Teniente para desahogarse.

Fue precisamente la plataforma del torneo asiático la que utilizó Dudamel para revelar su faceta más política. Que tampoco es tan evidente, como explican desde tierras llaneras. "Pareciera ser opositor, por lo que dijo hace dos años, pero no se puede decir con certeza. Después, ha sido más conservador, en el sentido de ir moderándose o, derechamente, de evitar involucrarse con situaciones ajenas al fútbol", dice el periodista caribeño Mario Sánchez, a La Tercera PM.

Esos dos años aluden a un mensaje directo y sin eufemismos del entrenador al gobernante Nicolás Maduro, en una entrevista a DirecTV Sports, en junio de 2017. "Presidente, paremos ya las armas. Esos chicos que salen a la calle lo único que quieren es una Venezuela mejor, la que ría, la que sonría y la que disfrute de la vida", declaró, sin temor a eventuales represalías.

Incluso comparó la actuación de un futbolista de 17 años con un joven de la misma edad caído en las manifestaciones que suelen ocurrir en Venezuela. "Hoy la alegría nos la ha dado un chico de 17 años y ayer murió uno de 17 años", graficó. La intervención generó controversia en el país, porque puso en el tapete de la prensa internacional los problemas sociales que afectan al pueblo caribeño.

Sánchez dice que después de esa intervención el discurso del estratega ha sido bastante más moderado. "Es natural, considerando que en la federación los directivos  son esencialmente pro gobierno y que, en alguna medida, sus jefes son controlados por gente afín a Maduro. Seguramente, no le conviene arriesgar su trabajo y se autocensura. O lo censuran. No podría decirlo con certeza", explica el reportero.

Por esa razón, por ejemplo, al técnico y a su staff les incomodó que el grito de "Y va a caer" que emergió desde las bocas de sus dirigidos  después del triunfo de la Vinotinto sobre Bolivia y justo cuando el país estaba convulsionado por la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente encargado del país. El encargado de comunicaciones de la federación llegó al extremo de encarar al periodista que consultó acerca de la espontánea manifestación en la rueda de prensa posterior al partido.

Dudamel solo se juega por una posición: la de la paz. Eso pese a la fuerte personalidad que refleja ante sus dirigidos, que lo llevó a darle una cachetada a uno de sus pupilos, Jorge Yriarte, durante el partido frente a Bolivia. "La situación política del país es un impulso para nuestros futbolistas porque queremos darle alegría a Venezuela, darle alegría a la fanaticada vinotinto", expresó en el marco del sorteo de la Copa América.  "Queremos que el país esté unido, que esté en calma y que esté en paz, y, cuando juega la selección, es un lindo momento para invitar a los venezolanos, con mucha ilusión, a estar unidos", enfatizó el ídolo venezolano que se atrevió a emplazar a Maduro, pero que hoy mide cada una de sus palabras.

Comenta