El nuevo laberinto del Congreso peruano: nombrar a otro Presidente

Manifestantes piden la renuncia del Presidente interino, Manuel Merino, afuera del Congreso en Lima. Foto: AP

La presión social ha puesto al Legislativo ante un nuevo dilema para designar al sucesor del renunciado Manuel Merino. Esto, porque lo que se busca es que el futuro mandatario provenga de una bancada que no haya votado a favor de la destitución de Vizcarra.




Un día después de que Manuel Merino renunciara como Presidente interino de Perú, el dividido y cuestionado Congreso del país busca hoy llegar a un acuerdo para elegir a un nuevo líder con el objetivo de que para que asuma la Presidencia y poder terminar así con la crisis política y las protestas, que han dejado dos muertos y más de 100 heridos.

Los congresistas no lograron elegir el domingo a uno de sus 130 miembros para que se convirtiera en el cuarto Presidente desde 2016 y reemplazara así a Merino, que sólo gobernó cinco días. Esto, porque la propuesta de que la legisladora del Frente Amplio, Rocío Silva-Santisteban, asumiera el liderazgo solo recibió 42 votos a favor, mientras que 52 sufragaron en contra y 25 se abstuvieron de votar. Se necesitan 60 votos para elegir la lista única de la Mesa Directiva.

Los votos en contra provinieron, principalmente, del Frepap, Fuerza Popular y Podemos Perú. Los cinco parlamentarios de Somos Perú se abstuvieron, mientras Alianza para el Progreso y Acción Popular dividieron su voto. El asunto es que la alta presión social ha derivado en que la Mesa Directiva deba decantarse ahora por una figura que provenga de una bancada que votó en contra de la destitución de Martín Vizcarra. Y la única con ese “pergamino” es el centrista Partido Morado.

El Presidente interino Manuel Merino durante su discurso ayer en cadena nacional. Foto AP

“Hay una inmadurez política de algunos y falta de autocrítica de otros frente a lo que ha pasado en el país en la última semana”, dijo el legislador Alberto De Belaunde, del Partido Morado, consignado por la agencia Reuters.

La crisis política se agravó el lunes 9 de noviembre, cuando el Congreso destituyó al entonces Presidente, Martín Vizcarra, a quien se le acusa de recibir US$ 630 mil en sobornos cuando era gobernador en Moquegua (2011-2014). Esta causa está siendo investigada por la fiscalía y Vizcarra ya declaró el viernes pasado, tras lo cual la fiscalía le prohibió salir del país por 18 meses.

En su calidad de presidente del Congreso, Merino lo reemplazó, pero su gobierno fue impopular desde el primer momento y provocó protestas multitudinarias. La policía reprimió duramente las manifestaciones y dos jóvenes murieron tras recibir disparos de los uniformados. Eso provocó que entre el sábado y el domingo, 13 de sus 19 ministros abandonaran a Merino. Los militares también le restaron su apoyo. Ante esto, Merino anunció su renuncia en un discurso televisado el domingo al mediodía, generándose así un vacío de poder. Merino calificó de “ladrón” a Vizcarra, quien a su vez le respondió y lo llamó “dictadorzuelo”.

Homenaje realizado a las víctimas de las protestas en la Plaza San Martín en Lima, ayer. Foto: AP

Lo que se viene en el Congreso

Hasta las 13:00 de Perú (15:00 de Chile) los partidos peruanos tienen plazo para presentar una lista a la Mesa Directiva del Congreso, por lo que a estas horas se realizan negociaciones entre las colectividades.

El Partido Morado –que fue el único que votó contra la vacancia de Vizcarra- presentó una anoche con Francisco Sagasti a la cabeza. El legislador de 76 años es un ingeniero industrial y un exfuncionario del Banco Mundial, que ya había participado de la lista que encabezó Silva-Santisteban y que fue rechazada ayer. Este conglomerado cuenta con nueve congresistas, de un total de 130.

El Partido Morado fue fundado en 2017 y su líder es Julio Guzmán, quien en 2016 fue candidato a la Presidencia y se perfilaba bien en las encuestas, al punto que se había convertido en la mayor amenaza para Keiko Fujimori, de Fuerza Popular. Sin embargo, el Jurado Nacional de Elecciones declaró ilegal su inscripción de la candidatura por incumplimiento de los plazos establecidos. Uno de los beneficiados de ese fallo fue el líder de Peruanos Por el Kambio, Pedro Pablo Kuczynski, que surgió como contraparte a Keiko y finalmente ganó las elecciones.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.